El día antes de la revolución - Ursula K. Le Guin



"Después de toda una vida viviendo en la esperanza porque no hay nada más que esperanza, una pierde el gusto por la victoria."





Le Guin, Ursula K. El día antes de la revolución
Madrid: Nordica Libros, 2017


The Day before the Revolution. Traducció d’Enrique Maldonado
Il·lustracions d’Arnal Ballester



::: Què en diu la contraportada...
Publicado originalmente en 1974 en la revista Galaxy Science Fiction, este relato, ganador de los premios Nebula en 1974 y Locus en 1975, tiene como protagonista a Odo, la líder de la revolución que dio lugar al odonianismo, sociedad anarquista imaginaria. Ursula K. Le Guin identifica esta sociedad con el anarquismo, que para ella «es la más idealista, y la más interesante de todas las teorías políticas».
Pero lo que realmente le interesa a la autora es contar la historia de una mujer; no sólo como ideóloga de la revolución, sino como persona, y así lo manifiesta en su presentación: «Agradecí sumamente cuando Odo apareció de entre las sombra

::: Com comença...
La voz de la oradora era tan vibrante como el retumbar de los barriles vacíos del camión de la cerveza en una calle empedrada y los asistentes a la reunión estaban apelotonados, como adoquines, frente a esa gran voz que resonaba sobre ellos.

::: Moments...
(Pàg. 18)
Asquerosos. Tristes, deprimentes. Viles. Penosos. Probó con todas la palabras y todas encajaban como espantosos sombreros. Espantosos: sí, ésa también. Mirarse una misma y verse espantosa, ¡menuda historia!

(Pàg. 27)
El favoritismo, el elitismo y el culto al líder se colaban sigilosos y afloraban en cualquier parte. Sin embargo, ella nunca había esperado verlos erradicados en vida, en una generación. Sólo el tiempo opera los grandes cambios.

(Pàg. 30)
Valentía, coraje... ¿qué era el coraje? Nunca había conseguido explicárselo. No tener miedo, decían algunos. Tener miedo y aun así continuar, decían otros. Aunque ¿qué podía una hacer sino continuar? ¿Existe una elección verdadera alguna vez?
Morir era sencillamente continuar en otra dirección.

(Pàg. 36)
Una se mantiene arreglada por mera decencia, por simple sensatez, por conciencia de la existencia de otra gente.
Y, al final, hasta eso termina por perderse y una babea sin vergüenza ninguna.

(Pàg. 39)Después de toda una vida viviendo en la esperanza porque no hay nada más que esperanza, una pierde el gusto por la victoria. La verdadera sensación de triunfo tiene que verse precedida por una desesperación real. Ella se había olvidado de la desesperación mucho tiempo atrás. No había más triunfos. Una se limitaba a continuar.

(Pàg. 47)
¿Qué es un anarquista? Alguien que, al elegir, acepta la responsabilidad de su elección.


(Pàg. 50)
Sin embargo, en lo que a nombres se refería, se mostraban indiferentes aceptaban e ignoraban cualquier apelativo que les aplicaran, temerosos de quedar atrapados o acorralados por las palabras, sin miedo a resultar ridículos.

(Pàg. 52)
(...) sabía; que ella y los otros niños y sus padres y los padres de los demás niños y los borrachos y las putas y todos los de la calle del Río estaban en el fondo de algo: eran los cimientos, la realidad, el origen.

(Pàg. 53)


(Pàg. 58)



(Pàg. 60)
“Huelga general”, murmuró Laia al detenerse un instante a recuperar el aliento en el descansillo. Más allá, por encima, en su habitación, ¿qué le esperaba? La huelga corporal.

::: Altres n'han dit...

::: Llegeix-lo
Anglès (multiformat)

Comentaris

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrades populars d'aquest blog

-Uf, va dir ell - Quim Monzó

Les cròniques marcianes - Ray Bradbury

La veïna - Isabel-Clara Simó

El poema de la rosa als llavis - Joan Salvat-Papasseit

El baró rampant - Italo Calvino

Hijo de Satanás - Charles Bukowski