dijous, 28 de juliol de 2016

L'arpa sense encordar - Edward Gorey




"(...)  les ressenyes estúpides o criminals, el talent en declivi dels altres i l’horror indescriptible de la vida literària."






Gorey, Edward. L’arpa sense encordar. 
Barcelona: Angle Editorial, 2009

The Unstrung Harp, or, Mr. Earbrass Writes a Novel. Traducció de Jordi Puntió
Col·lecció El far, 13
 


 Què en diu la solapa...
El procés d’escriptura d’una novel·la i les peripecies de la vida literaria, retratats amb ironia en aquesta obra majúscula.

 Com comença...
El senyor C(lavius) F(rederik) Earbrass és, per descomptat, el famós novel·lista. De tots els seus llibres, Un cubell d’escombraries moral, Més cadenes que xerrics, Era probable? i la trilogia Hipdeep són tal vegada els més admirats.

 Moments...
(Pàg. 26)
El senyor Earbrass ha conduït fins a Nether Millstone per buscar-hi unes prunes prescriptives, però l’ha distret una llibreria de saldo. Mentre remenava, sobretot, entre tractats religiosos u memòries autoeditades, s’ha trobat El sentit de la casa, la seva segona novel·la. Quan comprova que no ha anat a parar en aquella pila per error (perquè ell mateix difícilment en pagaria més), descobreix que és un exemplar dedicat. Per l’Angus – t’oblidaràs mai de les arengades? Arengades? Angus?

(Pàg. 27)









































(Pàg. 34)
Fins i tot més angoixosos que els primers capítols d’una novel·la ho són els últims, com a mínim pel senyor Earbrass. Els personatges, tots i cadascun d’ells, s’han tornat completament tediosos, com si hagués quedat atrapat amb ells a la mateixa festa des del dia abans; pertot arreu sorgeixen seccions menystingudes de la trama, que esperen ser despatxades; els verbs semblen haver-se decandit i els adjectius proliferen sense control. A més a més, arribat a quest punt és inevitable que pateixi insomni. Ni tan sols rellegint La plantació de tòfones (la seva primera novel·la) no li agafa son. En l’horror blau de la matinada, sembla que les parres de la catifa se li hagin d’enroscar aviat als turmells.

(Pàg. 35)










































(Pàg. 42) 
Unes setmanes més tard, proveït d’una ploma, tinta, tisores, cola, un brocal de xerès i una enorme reticència, el senyor Earbrass comença a revisar LASE. Això vol dir, en primer lloc, transposar passatges, o invertir l’ordre dels paràgrafs, o rebregar-los amb fúria i llençar-los tot seguit a la paperera. Després ve la reescriptura. Això és pitjor que escriure i prou, perquè no només ha de pensar coses noves igualment, sinó que a més ha d’intentar no recordar les antigues. Quan el senyor Earbrass hagi acabat, com a mínim una tercera part de LASE no s’assemblarà de res al seu estat original.

(Pàg. 43)









































(Pàg. 50)
La nit abans de tornar a casa a Mortshire, el senyor Earbrass es deixa convidar a un sopar literari en un menjador privat de Le Trottoir Imbécile. Entre els seus col·legues escriptors –en reconeix algun, però no en coneix cap personalment-, hi ha en Lawk, en Sangwidge, en Ha’p’orth, l’Avuncular i Lord Legbail. El senyor que fa mala cara i va embolicat amb un abric és un obscur assagista que es diu Frowst. Les converses giren al voltant de les vendes decebedores, la publicitat inadequada, els drets d’autor pitjor que inadequats, les ressenyes estúpides o criminals, el talent en declivi dels altres i l’horror indescriptible de la vida literària.

(Pàg. 51)









































(Pàg. 58)
Avui es distribueix LASE i el senyor Earbrass ha vingut a Nether Millstone per fer uns encàrrecs que ja no es podien retardar més. Ha sigut inusualment meticulós a l’hora de fer-los i ja és l’última hora de la tarda quan, tot anant a buscar el cotxe, s’atura al davant de l’aparador d’una llibreria. Després de comprovar, de cua d’ull, que hi ha un exemplar de LASE, llegeix atentament el títol de tots els altres llibres amb una vergonya extrema i sense sentit.

(Pàg. 59)









































(Pàg. 62)
En una reunió vespertina a la vicaria, vagament en honor del senyor Earbrass, ell estava ocupat repartint tasses de te quan vet aquí que és assaltat pel coronel Knout, Mestre de la Cacera de la Guineu, de la Partida de Caça de Blathering. L’home exigeix saber “on volia anar a parar” el senyor Earbrass a l’última escena del capítol XIV. Al senyor Earbrass li sap greu no saber on el coronel. On què, ell? On volia anar a parar vostè mateix. El coronel esbufega, el senyor Earbrass sospira. Aquesta trobada, que durarà una estona i no anirà enlloc, deixarà el senyor Earbrass en un estat d’extrema feblesa, i tant que sí.

 Altres n'han dit...
Ariadna al laberint grotesc, all'ombra, Il Foglio, The Slings & ArrowsGoreyana.

 Enllaços:
Edward Gorey, context, influències, recorregutentre l'escriptura i la il·lustracióla dura vida de l'escriptor de novel·les.

dijous, 21 de juliol de 2016

La lección del maestro - Henry James





"¿Es que no existen mujeres capaces de entendernos, capaces de participar en un sacrificio?"





James, Henry. La lección del maestro. 
Madrid: Espasa, 2008

The Lesson of the Master. Traducció de Federico Corriente, Íñigo Ureta, Miguel Martinez-Lage, MªPilar Mur, Eugenia Vázquez.
Col.lecció Austral -Narrativa, 623
 


 Què en diu la contraportada...
Considerada por la crítica como una de las mejores novelas cortas de Henry James, La lección del maestro supone la máxima expresión de la intensa depuración narrativa del genial escritor norteamericano. La trama gira alrededor de tres personajes –un joven y prometedor escritor, otro afamado pero ya en decadencia, y la mujer a la que ambos aman- para los que el arte y la creación constituyen elementos esenciales en sus vidas; de ahí que las elecciones vitales que tomen vendrán marcadas por el dilema entre fama y éxito artístico. La caracterización psicológica es deslumbrante y el recurso del punto de vista se convierte en un callejón sin salida desde el que el propio James observa el movimiento de sus personajes. La lección del maestro ha supuesto a lo largo de los años un verdadero reto para los traductores en nuestra lengua, pues la sutileza expresiva de James adquiere aquí unos tintes de ambigüedad y de finura estilística de difícil adaptación a otros idiomas.

 Com comença...
Aunque estaba avisado de que las damas se encontraban en la iglesia, esta información vino a desmentirla lo que vio desde lo alto de la escalinata –que descendía desde gran altura en dos ramales, en un movimiento envolvente cautivador-, plantado en el umbral de la puerta que, desde la larga y luminosa galería, dominaba la inmensa extensión de césped.

 Moments...
(Pàg. 25)
(...) la charla discurría sin revelarle gran cosa. En efecto, no parecía de mucha enjundia; iba y venía, salpicada de pausas sin sentido y sin llegar a levantar el vuelo, sembrada de topónimos y gentilicios que para nuestro amigo no tenían gran poder de evocación. Era plácida y correcta, como corresponde y es de ley en una soleada mañana de domingo.

(Pàg. 44) 
- (...) Al fin y al cabo, ¿por qué tratar de convertirse en artista? –insistió el joven-. Es ser tan poco, es tan poco...
- No entiendo a qué se refiere –repuso ella con un punto de gravedad.
- Quiero decir que resulta insustancial si se compara con la gente de acción, con aquellos cuya vida es su obra.
- ¿Y qué es el arte, cuando es verdadero, sino la más intensa forma de vida? –inquirió ella-. Creo que no hay otra posible (...)

(Pàg.57)
Paul Overt era un fumador de poca fe; podía fumar un cigarrillo por razones que nada tenían que ver con el tabaco.

(Pàg. 64) 
- ¿(...) qué entiende por los falsos dioses? –inquirió.
Su interlocutor no tuvo el menor empacho en responderle.
- Los ídolos del mercado, el dinero, el lujo y “el mundo”; colocar a los hijos y vestir a la esposa, todo aquello que nos conduce a tomar el atajo más fácil. ¡Las vilezas a las que se ve uno abocado!
- Pero ¿qué mal puede haber en que uno trate de colocar a sus hijos?
- Uno no tiene por qué tener hijos –le espetó Saint George sin ruborizarse-. Quiero decir, por supuesto, en el caso de que aspire a hacer algo bueno de verdad.

(Pàg. 87) 
(...) le dio por pensar que la ingenuidad en el arte era como el cero en una cifra, cuya importancia está en relación directa con el número al que acompaña.

(Pàg. 96)
El criado le tendió una prenda, un viejo batín desgastado por la brega, que tomó de un armario empotrado, retirándose después con la chaqueta de la que se había despojado. Paul Overt recibió el batín con agrado; era una prenda que propiciaba la charla, que auguraba confidencias, y sus coderas literarias, trágicas, delataban que había sido testigo mudo de innumerables confesiones.

(Pàg.104) 
- (...) He amasado pingües ganancias que mi esposa ha sabido administrar con tino, dándoles un uso juicioso, sin dispendios, sabiendo obtener buenos réditos. Tengo la despensa surtida; tengo todo, a decir verdad, salvo lo más grande.
- ¿Lo más grande? –repitió Paul, como un eco.
- Sí: la convicción de haber hecho todo lo posible: esa certeza que dota de sentido a la vida del artista y cuya ausencia equivale a la muerte, de haber arrancado de su instrumento intelectual hasta la última nota de la música más excelsa que la naturaleza hubiera cifrado en él, de haberlo tocado con todo el virtuosismo posible. Ahora bien, en eso no hay medias tintas: o lo borda o no vale nada, en cuyo caso no merece la pena ni mentarlo (...).

(Pàg. 105)
(...) Partiendo del supuesto de que se pueda y sea deseable alcanzar cierto grado de perfección, supongo que está usted conmigo en esto. Tan sólo digo que los hijos interfieren en el afán de perfección. La propia esposa interfiere. El matrimonio mismo interfiere.

(Pàg. 107)
- (...) el verdadero éxito consiste en hacer que la gente baile a un son distinto del que le tocan. ¡Por lo qué más quiera, a eso debe aspirar!
- ¿Aspirar a qué? –Paul seguía regocijándose pese a la solemnidad de su semblante.
- A crear una obra buena de verdad.
- ¡Nadie mejor que yo sabe cuánto lo ansío!
- Pues sepa que no podrá lograrlo sin esfuerzo; no vaya a creer usted, siquiera por un instante, que podrá conseguirlo sin sacrificios (...)

(Pàg. 111)
(...) Paul se quedó sin saber qué decir, pero cada vez más atormentado.
- ¿Es que no existen mujeres capaces de entendernos, capaces de participar en un sacrificio?
- ¿Cómo van a participar, si ellas mismas son el sacrificio? Son el ídolo, el altar y la llama.

(Pàg. 114)
- (...) Felices las sociedades en las que el arte no ha hecho acto de presencia, pues desde el momento en que aparece, son pasto de un dolor que las consume y anida en su seno una incurable corrupción

(Pàg. 130)
(...) el joven por fin posó la mirada en el genio que tantos consejo le diera cuando estaba sumido en plena crisis. Saint George aún se encontraba ante la chimenea, ya solo, clavado en el sitio, a la espera, como si pretendiera pararse un momento con todos y cada uno de los invitados, y se encontró con la mirada nublada de su joven amigo, atribulado por no saber en qué medida tenía derecho (el derecho de que hubiera gozado con su resentimiento) a sentirse víctima. Fuera como fuese, a los estragos de la duda puso coto el aspecto radiante del Maestro. Era a su modo tan espléndido como el de Marian Fancourt, era la viva imagen de la felicidad, pero también representaba para Paul Overt que el autor de Shadowmere había dejado definitivamente de contar, de contar como escritor.

 Altres n'han dit...

 Llegeix-lo:
Espanyol (html)
Anglès (multiformat)

dilluns, 18 de juliol de 2016

La pell i la princesa - Sebastià Alzamora




"(...) L’error és essencial a la vida, Puppa; aquest món, i nosaltres mateixos, podem no ser una altra cosa que les conseqüències d’un error de Iahvé."




Alzamora, Sebastià. La pell i la princesa. 
Barcelona: Destino, 2011
 

 Què en diu la contraportada...

La pell i la princesa és una història d'amor i una indagació en els mecanismes del poder. L'autor hi recrea el festeig d'en Puppa i la princesa Maria. Al seu voltant, en una Praga que viu l'esclat de la Guerra dels Trenta Anys, se succeeixen les intrigues cortesanes, en què conspiradors i víctimes entren en un joc de forces ple d'escenes de sexe i violència.Amb una prosa de gran expressivitat, Sebastià Alzamora trena una història romàntica a partir de diferents veus narratives, i de la deformació i sublimació dels mites europeus. Nodrida d'anacronismes històrics i d'homenatges a obres com La tempesta de Shakespeare, els contes de Hoffmann o Les aventures del soldat Schwejk, la novel·la, guardonada amb el prestigiós Premi Josep Pla, és una crònica punyent de les passions que enterboleixen la vida humana i d'un secret que mai no s'hauria d'haver revelat. Ho desvetlla el rabí, i té molt a veure amb l’enquadernació de llibres de factura bellíssima amb pell humana...


 Com comença...
Digué Puppa:
- La resposta a la vostra pregunta és el nom d’una dona: Maria.
I en pronunciar aquest nom un vel incert, una mena d’ombra, li entelà els ulls grans, envoltats de les arrugues i el cansament de les parpelles. Però tot d’una abaixà la vista i tornà a concentrar-se en la superficie de la taula de noguer, damunt la qual hi tenia estesa la pell que anava rebaixant, pacient, servint-se d’una mena d’espàtula d’hacer ben esmolat.

 Moments...
(Pàg. 30)
(...) em vaig esforçar a llegir-ne el títol i el nom de l’autor. Aquest devia ser italià i es deia Colonna; el títol era Hypnetotomachia Polifili. Me’n recordaré tota la vida, encara que, per descomptat, mai no n’havia sentit a dir res abans. Vaig tornar a palpar la coberta i, quan vaig voler adonar-me’n, l’estava acariciant: era plaent i càlida com la pell d’una dona en l’esplendor de la nuesa. Abandonat d eles meves carícies, el gat saltà a terra i s’allunya una mica. Estava clar que Puppa era excel·lent en la seva feina. Tanmateix, no sabia què respondre a la seva pregunta, de manera que acabà per contestar ell mateix:
-  Això que sentiu, mestre, és protecció. Vivim massa separats dels llibres... Vull dir que cal que ens deixem protegir per ells, que la nostra pell moridora es deixi impregnar per allò de perdurable que hi ha en la pell dels llibres. Ells ens allunyen de la mort.

(Pàg. 67)
- (...) Nos creiem en la necessitat d’acréixer els coneixements, d’enfortir i  ampliar les potències espirituals. Déu Nostre Senyor, per la gràcia del qual Nós hem de regnar sobre vosaltres, no va crear els homes a imatge i semblança seva perquè restessin amagats dins les tenebres de la ignorància. No, Ell desitjava que, amb els instruments de què ens ha dotat, dominem aquest món que va posar a la nostra disposició. Déu desitja que arribem al Coneixement, a la gnosi, i que aleshores el deixem descansar. I aquest dia vindrà. Vindrà el dia en què tots i cadascun dels homes seran reis, i dominaran la Terra.


(Pàg. 70)
Saber que la mort havia bufat el seu alè fètid i glaçat tan a prop del meu clatell em trasbalsava de tal manera que ara, quan sentia aquell dolor persistint a la meva nuca, cadascuna de les punyides em feia pensar per primera vegada en la fugissera brevetat de la vida, i m’obligava a sentir agraïment pel fet de conservar-la.

(Pàg.78)
(...) m’ensenyava gramàtica, música, àlgebra, aritmètica i poesia: els fonaments, em repetia una i altra vegada, de tot coneixement veritable; els instruments inexcusables per a la formulació de qualsevol construcció intel·lectual digna de les expectatives dipositades per Déu en l’ésser humà.

(Pàg. 107) 
- (...) no podem fer sempre cabal d’allò que els nostres ulls ens diuen: allò que haurem reputat horrible pot ser-ho només en la mesura que les nostres percepcions siguin limitades o defectuoses, i d’allò que estam segurs d’haver vist no en podem descriure les característiques amb la mateixa seguretat, i encara menys afirmant-ne l’existència. L’error és essencial a la vida, Puppa; aquest món, i nosaltres mateixos, podem no ser una altra cosa que les conseqüències d’un error de Iahvé...


(Pàg. 115)
(...) el vent corria humit i salvatge escombrant tota resistència, a la recerca d’alguna escletxa, alguna obertura, algun enforinyall que li permetés irrompre a l’interior de les estances i estendre una severa capa de fred al voltant del son innocu o inconfessable, del son prim i desficiós, del son plàcid i conforta ble, del son, en definitiva, més íntim ui recollit dels homes i les dones, que és el que ens sobrevé en aquella hora de la nit en què sembla que mai més arribarà cap nova matinada i tot sembla restar en suspensió i exempt d’obligacions amb el decurs del temps: parlo de l’instant de la dormició angèlica, que tots coneixem i no coneixem (...).

(Pàg. 122)
-   (...) De manera que el metrònom quantifica el ritme... I el ritme, com observà el vell Plató, és ordre en el temps, però compte! –se’m plantà d’una revolada al davant amb els ulls molt oberts, i acostà molt la seva cara a la meva per xiuxiuejar: En els somnis el temps s’aboleix, i per tant, el ritme no és possible. No hi ha ordre, m’entens Puppa?

(Pàg.125)
El Pont de Carles era el lloc de predicació favorit per una multitud d’endevinaires d’aspecte al·lucinat que enfilats al peu de les estàtues o a la mateixa barana del pont (alguns, a causa de la pura borratxera, queien dins les aigües del riu), vaticinaven imminents i aparatosos apocal·lipsis, i molts comerciants s’abandonaven a la pràctica de la usura, com molt sacerdots ho feien amb la de la simonia i tants altres ciutadans amb la de l’estupre, el proxenetisme, la depravació o l’avarícia. En definitiva, Praga s’havia convertit en el teatre on amb més cruesa representaven la seva obra el caos i la infàmia, en una reedició de Sodoma i Gomorra.

(Pàg. 178)
La Muntanya Blanca no hi era, i no hi eren els soldats, ni les armes, ni els ferits ni els morts. Fins i tot el silenci, la mateixa idea de silenci, s’havia esfumat. No hi havia colors ni temps ni matèria: només jo, que flotava dins el buit.  No hi havia res que pogués ser percebut pels sentits ni mesurat per la memòria, i res tampoc  no havia vingut a substituir el món de sobte desaparegut (...)

(Pàg. 180)
- T’estimaré sempre
I les seves paraules van començar a ressonar dins l’eco universal de l’esfera. Només d’acabar d’articular-les, el buit es va omplir d’imatges bellíssimes, la nitidesa de les quals es veia contrastada per una brillantor inaugural, com si en dir-les hagués suscitat de vell nou el moment de la Creació, quan el món va emergir del no-res per donar testimoni d’un amor superior. “T’estimaré sempre”, repetien les valls i les serralades; “t’estimaré sempre”, xiuxiuejaven les planes i les arbredes; “t’estimaré sempre”, cantaven el vent i els raigs del sol i les aurores; “t’estimaré sempre”, se sentia rumorejar sota les aigües dels oceans, vora les lleres dels rius, per sobre del bram ferotge dels salts d’aigua que es precipitaven roquissars avall (...).

 Altres n'han dit...

 Enllaços:

divendres, 15 de juliol de 2016

Solaris - Stanislaw Lem




"Y después, la palabra se hace carne. Eso es todo.(...)".





Lem, Stanislaw. Solaris
Madrid: Impedimenta, 2011

Solaris. Traducció de Joanna Orzechowska
 



 Què en diu la contraportada...
Kris Kelvin acaba de llegar a Solaris. Su misión consiste en esclarecer los problemas de conducta de los tres tripulantes de la única estación de observación situada en el planeta. Solaris es un lugar peculiar: no existe la tierra firme, únicamente un extenso océano dotado de vida y, presumiblemente, de inteligencia. Mientras tanto, se encuentra con personas que no deberían estar allí. Tal es el caso de su mujer, que se suicidó años antes y que parece no recordar nada de lo sucedido. Stanisław Lem nos presenta una novela claustrofóbica, en la que hace un profundo estudio de la psicología humana y las relaciones afectivas a través de un planeta que enfrenta a los habitantes de la estación a sus miedos más íntimos.


 Com comença...
A las diecinueve horas, hora local en la nave, descendí los peldaños metálicos hasta el interior de la cápsula, tras cruzarme con quienes estaban reunidos alrededor del pozo. Dentro, disponía del espacio justo para elevar los codos. Una vez introducida la boquilla dentro del tubo que salía de la pared, la escafandra se infló y a partir de ese momento ya no fui capaz de ejecutar ni el más mínimo movimiento.

 Moments...
(Pàg. 39)
La luz se encendió y yo me estremecí. Por supuesto, se trataba de una célula fotovoltaica. Se activaba cuando anochecía. Esta tan tenso que me resultaba insoportable el espacio vacío que notaba a mis espaldas.

(Pàg. 45)
Cuando iba a la escuela, y a la luz de las revelaciones que se iban haciendo públicas, Solaris se consideraba universalmente un planeta dotado de vida, pero con un solo morador.

(Pàg. 49) 
Mientras devolvía el tomo a su lugar en la estantería, tan pesado que me vi obligado a sujetarlo con ambas manos, pensé que nuestros conocimientos sobre Solaris, a pesar de llenar bibliotecas enteras, constituían un lastre inútil, una ciénaga de hechos, y que nos encontrábamos en el mismo punto que hacía setenta y ocho años, cuando estos conocimientos se empezaron a compilar; en realidad, la situación era mucho peor si cabe, dado que el esfuerzo de todos aquellos años había resultado ser en vano.

(Pàg.50)
(...) algunos afirmaban, en privado, que todo lo que necesitábamos era una estrategia que nos permitiera solventar “el escándalo Solaris” de la manera más honorable posible.
En cualquier caso, para muchos, y en particular para los jóvenes, el “escándalo” se convirtió en una especie de piedra de toque de su propio valor: “en realidad –argumentaban-, hablábamos de una apuesta mayor que el mero hecho de profundizar en el conocimiento de la civilización solarista, ya que se trata de nosotros mismos, de los límites del conocimiento humano”.

(Pàg. 67) 
- (...)¿Qué pretendes de mí?
- Que me digas qué es lo que has visto.
- ¿Y tu...? –repuso.
- Te estás alterando. Yo te diré lo que sospecho y tú me dirás lo que sabes. Puedes estar tranquilo, no te tomaré por loco. Estoy al tanto...
- ¡Por loco! ¡Dios mío! –Quiso reírse-. Pero, amigo, tú no... no sabes nada en absoluto... eso habría sido la salvación.

(Pàg. 77) 
No podía seguir jugando con aquellas cartas marcadas por la locura que las circunstancias habían puesto a la fuerza en mis manos.

(Pàg. 81)
Necesitaba acabar con las conjeturas y conocer la verdad, aunque no me imaginaba cómo sería capaz de comprenderla realmente.

(Pàg.116) 
- (...) Esas cosas ocurren. Es cierto, pero comprenderás que también pueden existir otras... situaciones.... que nadie se ha atrevido a poner en práctica, salvo en su cabeza, en un momento de aturdimiento, de vileza, de locura, llámalo como quieras. Y después, la palabra se hace carne. Eso es todo.(...).

(Pàg. 117)
- (...) No aspiramos a conquistar otras razas, tan solo deseamos transmitirles nuestros valores y, a cambio, recibir su herencia. Nos consideramos caballeros del Santo Contacto. Esa es otra falsedad. No buscamos nada, salvo personas. No necesitamos otros mundos. Necesitamos espejos. No sabemos qué hacer con otros mundos. Con uno ya nos atragantamos (...)

(Pàg. 155)
- (...) Me gustaría abordar el problema de la motivación. ¿Qué es lo que motivó la aparición de las criaturas F? Lo plantearía de la siguiente manera: ¿qué son las criaturas F? No son personas, ni tampoco réplicas de determinadas personas, sino una proyección materializada de lo que contiene nuestro cerebro, en relación con una persona en concreto.

(Pàg. 165)
Giese carecía de inventiva, pero esa es una cualidad que no puede sino perjudicar a un investigador de Solaris, pues en ningún otro sitio la imaginación y la capacidad de plantear hipótesis con rapidez resultan tan dañinas. Al fin y al cabo, todo es posible en este planeta.

(Pàg. 178)
El destino de un solo hombre puede significar mucho, es difícil abarcar el destino de varios centenares, pero la historia de miles, o millones de seres humanos, en realidad no significa nada. Una simetriada es un millón, o más bien mil millones elevados a la enésima potencia, en sí, es algo inimaginable; resulta abrumador encontrarse en medio de una de sus naves –cada una de las cuales, a su vez, corresponde a diez veces el espacio de Kronecker-, como hormigas agarradas al pliegue de una bóveda viva, ver cómo se elevan las gigantes superficies grisáceas a la luz de nuestra balizas de señalización, cómo se penetran mutuamente, percibir su suavidad y la infalible perfección de su forma que, no obstante, es solo momentánea, porque aquí todo fluye: el fundamento de esta arquitectura es el movimiento, concentrado e intencionado. Nosotros solo podemos ver una pequeña parte del proceso, el temblor de una única cuerda de una orquesta sinfónica de supergigantes; pero hay mucho más, porque sabemos –sabemos que es así, pero no lo comprendemos- que al mismo tiempo, encima y debajo de nosotros, en el insondable abismo, fuera de las fronteras de los ojos y de la imaginación, se produce una multitud de transformaciones simultáneas relacionadas entre sí como notas ligadas por un contrapunto matemático. Por ello, alguien la bautizó con el título de sinfonía geométrica, y nosotros somos sus sordos oyentes.

(Pàg. 210)
- (...) ¡pero de qué forma hablaba de ella! Fue entonces cuando entendí que cualquier cosa que hiciera daría igual, porque, independientemente de todo, para ti tenía que ser una tortura. O, en realidad, mucho peor, porque el utensilio de tortura es inanimado e inocente como una piedra que puede matar al caer. Y me fue imposible imaginar que una herramienta pudiera vivir bien y amar. Me gustaría decirte, al menos, lo que sentí yo después, cuando lo entendí todo, mientras escuchaba la cinta. Quizás te sea útil. Incluso he intentado apuntarlo...
- ¿Por eso encendiste la luz? –pregunté, con una voz sofocada que me salía a duras penas de la garganta.
- Sí. Pero no sirvió de nada. Porque yo buscaba en mí sabes... a ellos... a otra cosa, estaba completamente enloquecida, ¡te lo juro! Durante un tiempo, me pareció que no tenía cuerpo bajo la piel, que algo distinto me habitaba, que tan solo, tan solo era una superficie. Una superficie destinada a engañarte. ¿Entiendes?
- Entiendo.
- Cuando te pasas horas acostado de noche, sin dormir, en ocasiones puedes llegar muy lejos con el pensamiento, y a lugares muy extraños, ¿sabes? (...)

(Pàg. 241)
El silencioso gigante solarista ha atraído, durante décadas, a los mejores matemáticos, físicos, eminencias de la biofísica, de la teoría de la información, de la electrofisiología. De repente, de un año a otro, el ejército de investigadores se vio privado de sus líderes. Lo que quedó fue una masa gris, anónima, de pacientes coleccionistas, compiladores, autores de más de un experimento prometedor, pero faltaron expediciones en masa, a la escala del planeta, e hipótesis atrevidas y unificadoras.

(Pàg. 247)
La solarística, decía Muntius, es un sucedáneo de religión de la era cósmica, fe disfrazada de ciencia; el Contacto, el objetivo que pretende, no es menos vago y oscuro que el trato con los santos o el sacrificio del Mesías. Empleando fórmulas metodológicas, la exploración equivale a liturgia, el humilde trabajo de los investigadores se traduce en espera de una epifanía, de una Anunciación, ya que no existen, ni deben existir puentes entre Solaris y la Tierra.

(Pàg. 265)
- (...) ¿Quién lo ha hecho? ¿Quién nos ha hecho esto? ¿Fue Gibarian? ¡Giese? ¿Einstein? ¿Platón? Eran todos unos delincuentes, ¿sabes? Piensa que, en el interior  de un cohete, el ser humano puede estallar como una burbuja, o solidificarse, o cocerse, o vaciarse de sangre tan rápido que no le dé tiempo ni a gritar; después, los huesecillos golpearán las paredes de chapa, mientras dan vueltas por las orbitas de Newton corregidas por Einstein; ¡son los mensajeros del progreso! Nosotros acudimos sin protestar, porque es un camino precioso; por fin hemos llegado y nos hemos realizado, aquí, en estas celdas, sobre estos platos, entre friegaplatos inmortales, rodeados de un ejército de fieles armarios y devotas tazas de WC.

(Pàg. 282)
- (...)por un casual, ¿sabes si alguna vez ha existido una fe en un dios... imperfecto?
- ¿Imperfecto? –repitió, arqueando las cejas-. ¿Qué quieres decir? En cierto sentido, los dioses de todas las religiones eran imperfectos por culpa de sus exagerados rasgos humanos. El Dios del Antiguo Testamento, por ejemplo, era un alborotador, sediento de víctimas propiciatorias y de muestras de repesto, celoso de otros dioses... Los dioses griegos, por su inclinación a riñas y disputas familiares, eran también imperfectos de un modo intrínsecamente humano.
- No –lo interrumpí-, me refiero a un dios cuya imperfección no sea le resultado de la simplicidad de sus creadores humanos, sino que constituya su rasco principal e inmanente. Ha de ser un dios con limitaciones de su omnisciencia y omnipotencia, falible a la hora de prever el futuro de sus obras y a quien el desarrollo de su spropias creaciones pueda causar pavor. Un dios minusválido cuyos deseos superen con creces sus posibilidades y que no sea consciente de ello inmediatamente. Un dios capaz de construir relojes, pero no el tiempo que miden. Creador, con determinados fines, de regímenes y mecanismos que acaben superando sus objetivos y traicionándolos. Creador, asimismo, del infinito que, en vez de ser una medida que refleje su poder, se termina convirtiendo en la medida de su fracaso.
- En su momento, el maniqueísmo –empezó a decir, vacilante, Snaut. El recelo con el que se dirigía a mí últimamente había desaparecido.
- Pero esto no tiene nada que ver con la distinción entre el bien y el mal –lo interrumpí enseguida-. Ese dios no existe fuera de la materia y no es capaz de liberarse de ella, siendo esto lo único que desea...
- No conozco semejante religión –dijo, tras un momento de silencio-. Nunca se ha...considerado necesaria... Si te he entendido bien, y me temo que sí, estás pensando en un dios evolutivo, que se desarrolla con el tiempo y madura, que se hace cada vez más poderoso, pero consciente al mismo tiempo de su impotencia. Tu dios es un ser para quien la divinidad es un callejón sin salida y, una vez que comprende eso, se entrega a la desesperación. De acuerdo, pero un dios desesperado sigue siendo un ser humano, ¿no es cierto, querido? Estás hablando del ser humano ... No solo es una pésima filosofía, también es un pésimo misticismo.


 Altres n'han dit...
Fantàstik, Lucky BukeLa biblioteca del Kraken, The sky was pinkError 500, Imperio FuturaDesde Tartessos, Tarántula, Nueva BaratariaLa medicina de Tongoy.

 Enllaços:
Stanislaw Lem, novel·la o assaig metafísic?, novel·la d'imatgesles dinàmiques del Sol com a inspiració, fils argumentals, temes, tipologies de comunicaciódel pessimisme com a font inspiradora, "veo gente muerta", sobre les traduccions.

diumenge, 10 de juliol de 2016

Los papeles de Mudfog - Charles Dickens




"El silencio, la más pura y noble forma de aplauso (...)."





Dickens, Charles. Los papeles de Mudfog.
Cáceres: Periférica, 1998

The Mudfog Papers. Traducció d’Ángeles de los Santos.
Col.lecció Largo Recorrido, 72
 



 Què en diu la contraportada...
La Sociedad Mudfog para el Avance de Todo es una parodia de la Sociedad Británica para el Avance de la Ciencia, fundada en 1831, y de otras sociedades científicas de la era victoriana. Dickens se muestra en el relato de sus «actividades» tan irónico y crítico como siempre, pero más bromista que nunca. La comicidad y la burla alcanzan en ocasiones el absurdo y el esperpento, y la hilaridad que provocan sus historias y sus personajes lleva al lector a perder de vista por momentos el satírico reflejo de la realidad que subyace tras lo aquí narrado. Mientras nos hace reír con los locos eruditos de la Sociedad Mudfog y sus excéntricos inventos y teorías, nuestro autor denuncia algunos de los grandes males de la Europa de su tiempo y también… del nuestro.

Los resultados de la Revolución Industrial propiciaron una época de grandes transformaciones: el trabajo, la industria, los modos de producción, la tecnología y, por lo tanto, las formas de vida, la organización social y el pensamiento evolucionaron de forma incesante, pero no siempre para bien; en ocasiones, nos dice Dickens, sólo para perpetuar el anterior estado de las cosas.

Los textos recogidos en este volumen (también referidos a otros asuntos de interés, además de a la Sociedad de la peculiar y ficticia ciudad de Mudfog) fueron publicados originalmente en la revista Bentley’s Miscellany entre 1837 y 1839, período en el que el propio Dickens, que todavía firmaba con el seudónimo Boz, fue editor de la revista. No se recopilaron y publicaron como libro hasta 1880, diez años después de la muerte de su autor. La etapa en que éste escribió para Bentley’s Miscellany fue un período crucial en su vida personal y profesional, una etapa de transición, el momento en que dejó de ser un autor principiante y comenzó a disfrutar del reconocimiento y el éxito. La crítica y los demás escritores alabaron su talento, y las clases humildes encontraron en él la voz que hasta entonces no habían tenido.

>> Com comença...
Mudfog es una ciudad agradable –una ciudad extraordinariamente agradable- situada en una encantadora hondonada junto a un río, río del cual Mudfog recibe un grato aroma de brea, alquitrán, carbón y maromas, una población itinerante con gorros impermeables, un flujo continuo de barqueros borrachos y muchas otras ventajas náuticas.
Hay mucho agua en Mudfog, pero no es exactamente la típica ciudad balneario.
La vida pública del señor Tulrumble, en otro tiempo alcalde de Mudfog.

 Moments...
(Pàg. 25)
Si la mañana hubiera sido encargada a medida no se habría adaptado mejor al objetivo. Nunca tuvieron en Londres, en el día del Lord Mayor, una niebla mejor que la que envolvió la ciudad de Mudfog en aquella azarosa ocasión. Se había levantado lenta pero implacable desde el agua verdosa y estancada con la primera luz de la mañana, hasta que llegó un poco por encima de los remates de las farolas; y allí se había detenido, con una soñolienta y perezosa obstinación, que ofrecía resistencia al sol, el cual había salido con los ojos enrojecidos, como si hubiera estado bebiendo en una fiesta toda la noche y empezara su jornada laboral con el peor talante posible.
La vida pública del señor Tulrumble, en otro tiempo alcalde de Mudfog.

(Pàg. 68)
El doctor Kutankumagen, de Moscú, leyó ante el comité un informe sobre un caso que se la había presentado a él mismo, extraordinariamente ilustrativo del poder de la medicina, como quedaba ejemplificado en su exitoso tratamiento de un trastorno virulento. Lo habían llamado para que visitara a un paciente el día 1 de abril de 1837, y se encontró luchando contra unos síntomas especialmente alarmantes para cualquier hombre de medicina. El paciente tenía un cuerpo sólido y musculoso, el paso firme y elástico, las mejillas llenas y rojas, la voz fuerte, buen apetito, el pulso vigoroso y regular. Tenia la arraigada costumbre de tomar tres comidas per diem y de tomar al menos una botella de vino y una copa de licor diluido en agua en el transcurso de las veinticuatro horas. Reía constantemente y de forma tan sincera que resultaba terrible escucharlo. A fuerza de una potente medicación, dieta pobre y sangrías, los síntomas disminuyeron perceptiblemente en el espacio de tres días. Una rígida perseverancia en el mismo tratamiento durante una semana solamente, acompañado de pequeñas dosis de gachas aguadas, caldo ligero y agua de cebada, condujeron a la total desaparición de los síntomas. En el curso de un mes, el paciente estaba suficientemente recuperado como para que dos enfermeras lo llevaran al piso de abajo y disfrutara de un paseo al aire libre en un coche cerrado, apoyado en suaves almohadas. En el momento presente estaba tan repuesto como para caminar sin más ayuda que una muleta y un muchacho. Tal vez le gustara al comité saber que comía poco, bebía poco, dormía poco y que ya nunca se le oía reír por nada en absoluto.
Informe completo de la primera reunión de la Sociedad Mudfog para el Avance de Todo.

(Pàg. 95)
Diez y media
Estamos todavía en aguas tranquilas; es decir, todo lo tranquilas que puedan estar alrededor de un barco de vapor, porque, como sabiamente indica el profesor Woodensconce, que acaba de despertarse, otro gran elemento de genialidad del barco de vapor es que siempre lleva consigo una pequeña tormenta.
Informe completo de la segunda reunión de la Sociedad Mudfog para el Avance de Todo.


(Pàg. 97)
A pesar de la multitud que hay aquí, he tenido la suerte de encontrar un alojamiento muy cómodo en condiciones muy razonables: he reservado un sofá en el pasillo del primer piso por una guinea la noche, que incluye permiso para comer en el bar con la condición de que me quede en la calle el resto del tiempo para dejar sitio a otros caballeros en situación similar.
Informe completo de la segunda reunión de la Sociedad Mudfog para el Avance de Todo.

(Pàg. 108)
El señor Crinkles presentó una preciosa y delicada máquina, de un tamaño poco mayor que el de una tabaquera normal, fabricada enteramente por él y hecha únicamente de acero, con ayuda de la cual se podían robar más carteras en una hora que en veinticuatro con los lentos y tediosos procedimientos actuales
Informe completo de la segunda reunión de la Sociedad Mudfog para el Avance de Todo.

(Pàg. 109)
Sin embargo, lamentaba decir que estos distinguidos profesionales, junto con un caballero de nombre Tommy Ojos Penetrantes y otros miembros de una escala inferior de su profesión, a los cuales representaba, habían puesto insuperables objeciones a que el aparato se usara de manera general, basándose en que tendía el inevitable efecto de sustituir casi por completo e trabajo manual y que abocaría al desempleo a un gran número de personas de mucho mérito.
Informe completo de la segunda reunión de la Sociedad Mudfog para el Avance de Todo.

(Pàg.110)
Sugerencias prácticas sobre la necesidad de proporcionar inofensiva y saludable distracción a los jóvenes nobles de Inglaterra. Esta proposición consistía en que una nueva empresa constituida por acta parlamentaria comprara un espacio de terreno no inferior a diez millas de largo por cuatro de ancho y cerrado por un muro de ladrillo de altura no inferior a doce pies.
Se proponía que se diseñara con grandes carreteras, barreras de peaje, puentes, pueblos en miniatura y todo lo que condujera al confort y la gloria de los clubes de conductores, de manera que pudieran estar seguros de que no tendrían necesidad de salir de allí. Este delicioso retiro estaría equipado con los más amplios y espaciosos establos, para comodidad de aquellos miembros de la nobleza y la aristocracia a los que les gustaran las cuadras, y con casas de recreo amuebladas al estilo más lujoso y caro.
El lugar tendría, además, calles enteras llenas de puertas con aldabas y campanillas de tamaño extra, para que pudieran tirar de ellos con fuerza por las noches y volver a ser atornillados al día siguiente por sirvientes dedicados a tal fin.
Habría también lámparas de gas de cristal de verdad, que podrían romperse por docenas a un precio relativamente bajo, y una ancha y bonita acera a la que los caballeros podrían subir sus cabriolés cuando estuvieran de humor. Para que el disfrute de tal proeza fuera completo, se pondrían peatones vivos traídos de los asilos de pobres a un módico precio por cabeza (...).
Informe completo de la segunda reunión de la Sociedad Mudfog para el Avance de Todo.

(Pàg. 133)
(...) el gran parecido que hay entre los payasos del escenario y los de la vida real es, en verdad, extraordinario. Mucha gente suspira al hablar del declive de la pantomima y murmuran con tono triste y sombrío el nombre de Grimaldi. No pretendemos despreciar a ese honorable y excelente caballero cuando decimos que esto es una verdadera tontería. Los payasos que superan con creces a Grimaldi surgen cada día, y nadie los patrocina.¡Es una pena!
La pantomima de la vida

(Pàg. 140)
Estamos seguros de que el comienzo de una sesión parlamentaria no es otra cosa que levantar el telón para una gran pantomima cómica, y que no es desacertado comparar el discurso inicial más atinado de Su Majestad con el discurso inicial del clown, quien dice “¡Ya estamos aquí! ¡Señoras y caballeros, aquí estamos!”, lo que parece a nuestro entender al menos, un buen resumen del sentido y la intención del conciliatorio discurso de los políticos.
La pantomima de la vida

(Pàg. 163)
El señor Bolton era un hombre joven, con una expresión en el rostro en cierto modo enfermiza y libertina. Su indumentaria se componía de una exquisita combinación de elegancia, descuido, seguridad, sencillez, novedad y vejez. La mitad de él iba vestida de invierno; la otra mitad, de verano.
Robert Bolton, el caballero con contactos en la prensa.

(Pàg. 166)
El silencio, la más pura y noble forma de aplauso (...).
Robert Bolton, el caballero con contactos en la prensa

 Altres n'han dit...

 Enllaços:


 Llegeix-lo:
Anglès (facsímil 1880 -  html )

dimecres, 6 de juliol de 2016

Anábasis - Xenofont



"(...)  las palabras de las personas que no merecen confianza van y vienen sin rumbo vanas, sin poder y sin valor. 





Xenofont. Anábasis. 
Madrid: Gredos, 1982

Κύρου Ανάβασις. Traducció de Ramón Bach.
Col·lecció Biblioteca Clásica Gredos, 52



 Com comença...
Dario y Parisátide tuvieron dos hijos: el mayor, Artajejes; el menor, Ciro. Y como Darío estaba enfermo y sospechaba el fin de su vida, quiso que sus dos hijos estuvieran a su lado. El mayor se encontraba, por entonces, casualmente allí. A Ciro le mandó llamar de la provincia de la que le había hecho sátrapa; le había designado, además, estratego de todos cuantos se reúnen en la llanura de Castolo.

 Moments...
(Pàg. 50)
(...) puesto que vosotros no queréis acompañarme en la marcha, tengo necesidad o de traicionaros a vosotros y mantener la amistad de Ciro, o bien engañar a aquél y estar a vuestro lado. Si procedo con justicia no lo sé, pero os elegiré a vosotros y con vosotros sufriré lo que sea preciso.

(Pàg. 64) 
Ciro convocó a los estrategos y capitanes, deliberó con ellos de qué modo daría la batalla y él mismo los exhortaba animándolos así: “Griegos, no os llevo como aliados por no tener hombres bárbaros, sino porque creo que sois mejores y más valerosos que muchos bárbaros. Por eso os incorporé a mis fuerzas. Sed, por lo tanto, dignos de la libertad que tenéis y por la que yo os felicito. Porque bien sabéis que preferiría la libertad a todas las cosas que tengo y a otras muchas más. Para que también sepáis a qué lucha os dirigís, os lo indicaré, puesto que yo lo sé. La multitud de enemigos es inmensa y van a atacar con inmenso griterío. Pero si no os dejáis intimidar, conoceréis qué clase de hombres tenemos en este país. Vergüenza me dará a mí mismo. Pero si vosotros os comportáis como hombres y mis asuntos consiguen éxito, yo haré que aquel de vosotros que desee regresar a su patria, regrese envidiado por sus compatriotas; aunque creo que muchos escogerán hacer su fortuna junto a mí antes que buscarla en su patria”.

(Pàg.70)
(...) oyó un alboroto que recorría las formaciones y preguntó qué era aquel alboroto. Jenofonte le contestó: “La consigna que llega por segunda vez.” Se sorprendió de que alguien la hubiera dado y quiso saber cuál era ésta. Contestó Jenofonte: “Zeus salvador y Victoria.” Ciro, después de oírla, dijo: “La acepto, y así sea”.

(Pàg. 92) 
“(...) me ordenó que viniera a preguntaros por qué motivo emprendisteis la rexpedición contra él. Os aconsejo que respondáis con moderación, para que me resulte más fácil, si puedo, conseguir de él un beneficio para vosotros.”
Después de estas palabras los griegos se retiraron a deliberar y respondieron tomando la palabra. Clearco: “Nosotros no nos unimos para hacer la guerra al Rey  ni tampoco hacíamos la expedición contra el Rey, sino que Ciro encontraba muchos pretextos, como tú bien sabes, para cogeros a vosotros desprevenidos y conducirnos a nosotros aquí. Pero cuando vimos que él se hallaba ya en situación difícil, sentimos vergüenza ante los dioses y ante los hombres de traicionarlo, dado que antes nosotros aceptábamos sus favores. Pero, puesto que Ciro ha muerto, no nos oponemos al poder del Rey ni hay razón para que nosotros queramos saquear su país ni tampoco queremos matarlo. Sólo pretendemos volver a nuestra patria sin que nadie nos moleste. No obstante, si se nos causa daño intentaremos defendernos con la ayuda de los dioses. Por el contrario, si alguien está dispuesto a favorecernos, no nos quedaremos atrás en darle el mismo trato en la medida de nuestras posibilidades”.

(Pàg. 198) 
(...) como veis, acampamos al aire libre en formación, preparados a devolver bien por bien y mal por mal

(Pàg. 204)
“(...) Así pienso: mientras estéis juntos y seáis tantos como ahora, me parece que seréis respetados y podréis tener provisiones porque la supremacía implica también coger los bienes de los derrotados, pero, dispersos y con las fuerzas divididas, no podréis tener sustento ni escapar con bien. Por consiguiente, comparto con vosotros la opinión de que regresemos a Grecia, pero si alguien es sorprendido desertando antes de que todo el ejército esté en lugar seguro, que sea juzgado como incurso en un delito. Quien esté de acuerdo con esto dijo, que levante la mano.” Todos la levantaron.

(Pàg.210) 
“(...) si os parece que tales acciones son propias de bestias y no de hombres, tratad de poner fin a ellas. Si no, ¡por Zeus! ¿cómo sacrificaremos con el beneplácito de los dioses, si cometemos actos impíos?, o ¿cómo lucharemos contra los enemigos, si nos matamos los unos a los otros? ¿Qué ciudad amiga nos acogerá, si ve tanta ilegalidad entre nosotros? ¿Cuál nos proporcionará mercado con confianza, si está claro que cometemos tales errores en asuntos de suma importancia? ¿En qué lugar de Grecia creemos nosotros que vamos a ser dignos de alabanza? ¿Quién aplaudirá nuestra actitud? Porque nosotros, evidentemente, llamaríamos malvados a los que hicieron semejantes cosas.”

(Pàg. 221)
“(...) creo que, quien estando en guerra, se rebela contra su jefe, contra su propia salvación conspira.”

(Pàg. 231)
(...) En su mayor parte los soldados no habían embarcado para este servicio mercenario para obtener esta soldada, sino porque habían oído hablar de la personalidad de Ciro. Unos se habían alistado, incluso, llevando sus propios hombres; otros, habiendo hecho gastos, otros, también, escapando de casa de sus padres y de sus madres, y otros, abandonando  a sus hijos, en la creencia de que, después de ganar dinero para ellos, regresarían de nuevo, porque oían hablar de los bienes abundantes obtenidos por los que estaban al lado de Ciro. Tales hombres deseaban regresar a Grecia sanos y salvos.

(Pàg. 238)
“(...) Soldados, recordad en cuántas batallas habéis vencido con la ayuda de los dioses atacando  frontalmente y cuáles son los sufrimientos de quienes huyen de los enemigos, y considerad también que estamos a las puertas de Grecia. Seguid a Heracles conductor y animaos mutuamente llamándos por vuestros nombres. Es, efectivamente, grato decir y hacer ahora algo arriesgado y bello que deje recuerdo de uno mismo entre quienes se quiere.”

(Pàg. 251)
“(...) estando pues todos estos unidos, ¿hay alguien tan insensato que crea que podríamos vencer? No seamos locos, ¡por los dioses!, ni perdamos la vida vergonzosamente siendo enemigos no sólo de nuestra patria, sino también de nuestros propios amigos y familiares. Porque todos  están en las ciudades que emprenderán la expedición militar contra nosotros y con razón, si nosotros, que no hemos querido conservar ninguna ciudad bárbara ni siquiera cuando podíamos hacerlo, saqueamos, en cambio, ésta, la primera ciudad griega en la que hemos entrado. Pues bien, yo quisiera –antes de veros hacer esta barbaridad- encontrarme al menos a diez mil brazas bajo tierra. Y os aconsejo, además, puesto que sois griegos, que obedezcáis a los jefes griegos y tratéis de conseguir lo justo. Y si no podéis, es preciso que, aunque víctimas de la injusticia, no seamos privados al menos de Grecia. (...)”

(Pàg. 273)
(...) Al preguntar los lacedemonios qué clase de hombre era Jenofonte, respondió que en lo demás no era malo, pero que era amigo de los soldados y, por este motivo, le iba peor.

(Pàg. 283)
“(...) importante, también, ser tenido en buen concepto por seis mil hombres; pero más importante, que tus palabras en ningún caso inspiraran desconfianza. Porque sé que las palabras de las personas que no merecen confianza van y vienen sin rumbo vanas, sin poder y sin valor. Mientras que quienes practican abiertamente la verdad, sus palabras, si pretenden algo, mejor pueden conseguirlo que la fuerza de otros (...)”

(Pàg. 285)
“(...) a Heráclites todo le parece tontería, excepto conseguir el dinero de cualquier manera; pero yo, Seutes, considero que para un hombre, sobre todo si es jefe, no hay bien más hermoso ni más espléndido que virtud, justicia y generosidad. Pues quien posee estas cualidades es rico, porque tiene muchos amigos; es rico, además, porque otros quieren llegar a ser su amigos también, y, si triunfa, tiene personas para compartir su satisfacción, y, si fracasa, no le falta quien le ayude (...)”.

 Altres n'han dit...
El niño vampiro lee, La antigua Biblos, Soy leyenda.

 Enllaços:
Xenofont, l'autor i les seves vivències, la història i els seus protagonistescontext de l'obra, el valor de l'anàbasis, lliçons, Cirus, De hoplites i peltastes.

 Llegeix-lo:
Anglès (multiformat)
Espanyol (escaneig - facsímil edició 1759)
Grec (html)
Grec-Anglès (html - edició bilingüe interlineada)