dimecres, 26 de juny de 2013

Bartleby, l'escrivent - Herman Melville






 "(...) semblava estar sol, absolutament sol a l'univers."



Melville, Herman. Bartleby, l'escrivent. 
Barcelona: Educaula - Grup 62, 2009


Bartleby, the Scrivener. Traducció de Miquel Desclot
Col·lecció Les Eines, 66  i


è   Què en diu la contraportada...
Bartleby és copista en un despatx d'advocats. Un dia, cridat per l'amo a una simple tasca de comprovació respon: "Preferiria no fer-ho".
Aquest refús passiu es va estenent a tots els àmbits de la seva vida i l'acabarà duent a la catàstrofe. Bartleby s'avança al seu temps i troba la seva realització plena en els personatges de Franz Kafka. Tot i així Bartleby, l'escrivent no va ser apreciada com mereixia fins al cap de cent anys de la seva publicació.

è   Com comença...
Sóc home més aviat gran. Aquests darrers trenta anys, la naturalesa de les meves activitats  m'ha posat en un contacte més estret que no és habitual amb una mena de gent podríem dir-ne interessant i una mica singular, de la qual fins ara, que jo sàpiga, no s'ha escrit ben res: em refereixo als passants o escrivents. N'he conegut una bona colla, professionalment i privadament, i si volgués en podria explicar unes quantes històries que farien somriure els homes de bon cor i plorar les ànimes sentimentals. Però renuncio a les biografies de tots els altres escrivents per uns quants passatges de la vida d'en Bartleby, que era el copista més estrany que mai hagi conegut o sentit a dir.

è   Moments...
(Pàg. 50)
Res no exaspera tant una persona seriosa com una resistència passiva.

(Pàg. 56) 
En realitat, era sobretot aquella meravellosa dolcesa el que no tan sols em desarmava, sinó que, per entendre'ns, fins m'acovardia. Perquè ara com ara considero que és una mena de covard qui permet tranquil·lament que un seu empleat li doni ordres i el faci fora dels seus propis locals.

(Pàg. 57) 
De seguida em va passar pel cap la idea de quanta solitud, quanta miserable falta d'amics no se m'hi revelava! La seva pobresa és grossa, però aquesta solitud, que horrible! Penseu-hi.

(Pàg. 58) 
(...) la felicitat festeja la llum, i per això ens sembla que el món és alegre; en canvi, la misèria s'amaga ben amagada, i per això ens sembla que no existeix.

(Pàg. 60) 
Per a un ésser sensible, la pietat es tradueix no pas poques vegades en dolor. I quan, per fi, es comprèn que aquesta pietat no pot conduir a un auxili eficaç, el seny exigeix a l'ànima que se'n desprengui. El que vaig veure aquell matí em va persuadir que l'escrivent era víctima d'un trastorn innat i incurable. Jo podia fer almoina al seu cos, però no era el cos que l'adoloria; era l'ànima la que patia, i l'ànima jo no podia abastar-la.

(Pàg. 63)  
- (...) Així, també se us ha encomanat la paraula, a vós? -vaig dir, lleugerament excitat.
- Amb tot el respecte, senyor, quina paraula? -va preguntar el Dindi, mentre s'esmunyia respectuosament dins l'estret espai de darrere la ventalla, amb la qual cosa em va fer empènyer l'escrivent-. Quina paraula, senyor?
- Preferiria que em deixéssiu sol -va dir en Bartleby, com si estigués ofès per la invasió de la seva intimitat.
- Aquesta és la paraula, Dindi -vaig dir-, és aquesta.
- Ah, preferir? Ah sí... una paraula ben estranya. No la faig servir mai, jo. Però, senyor, tal com deia, si ell preferís ni que fos...
- Dindi -vaig interrompre'l-, feu el favor de retirar-vos.
- Oh, i tant, senyor, si vós ho preferiu.
En obrir la porta plegable per anar-se'n, em va esguardar el Grapes des del seu escriptori i em va preguntar si preferia que un determinat document me'l copiés en paper blau o en paper blanc. No va posar gens de malícia en el mot "preferir". Era claríssim que li havia brollat involuntàriament de la boca.

(Pàg. 66)
Però semblava estar sol, absolutament sol a l'univers.

(Pàg. 68)
(...)...en certa manera el son m'havia esbandit els vapors de la vanitat. Un dels moments més serens i lúcids que pot tenir un hom és precisament al matí en havent-se desvetllat.

(Pàg. 72) 
Deixant de banda consideracions més elevades, la caritat actua ben sovint com a principi altament assenyat i savi, com a gran salvaguarda de qui n'és posseïdor. Els homes han comès assassinats per gelosia, per ira, per odi, per egoisme, per orgull; però no he sentit a dir que ningú hagués comès mai un crim diabòlic per caritat. El mer egoisme, doncs, si no es pot recaptar un motiu millor, hauria de predisposar tot ésser vivent, especialment els de temperament exaltat, a la caritat i la filantropia.

(Pàg. 88)
Imagineu un individu que per naturalesa i per dissort tendeixi a una desesperança esgrogueïda: hi ha cap feina més indicada per augmentar-la-hi que la de remenar contínuament aquestes cartes mortes, i ajustar-les per tal que vagin a les flames? Perquè se'n cremen a carretades, cada any. De vegades l'esblanqueït empleat rescata un anell de dins un paper doblegat: el dit a què anava destinat potser es descompon a la fossa; o un bitllet enviat amb la caritat més cuitosa: aquell a qui havia de socórrer ja no menja ni passa fam; perdó per a aquells que han mort desesperats; esperança per a aquells que han mort desesperançats; bones noves per a aquells que han mort atuïts per calamitats alleujades. Amb missatges de vida, aquestes cartes es precipiten cap a la mort.
Ah, Bartleby! Ah, humanitat!

è  Altres n'han dit...
Món de llibres, Tinta xinesa, Ex-libris, Entusiasco, LiteRatosUn libro al día,

è  Enllaços:
Herman Melville, romàntic obscur, analíticaun relat, diverses lectures, Herman Kafka o Franz Melville, l'ou o la gallina?, temàtica i simbologia, sobre la renúncia, les dimensions de la "negació", basat en experiència pròpia?..., ... o en teories Transcendentalistes?, les semblances de Bartleby, la poètica del buitPreferiria no fer-ho, un cosí del Quixot.

è  Llegeix-lo:
Anglès (multiformat - html - escaneig facsimil de la primera edició al Putnam Magazine, 1853)
Espanyol (html - html - Kindle)

è  Escolta'l:
Anglès (adaptació radiofònica)

dijous, 20 de juny de 2013

La vida privada de los árboles - Alejandro Zambra



"(...) cerrar los libros, y enfrentar, sin más, no la vida, que es muy grande, sino la frágil armadura del presente."





Zambra, Alejandro. La vida privada de los árboles
Barcelona: Anagrama, 2007


Col·lecció Narrativas hispánicas, 416   i


è  Què en diu la contraportada...
Verónica tarda, Verónica se demora inexplicablemente y el libro sigue hasta que ella regrese o hasta que Julián esté seguro de que ya no volverá. De eso va La vida privada de los árboles: de la noche larga y tal vez definitiva que Julián pasa esperando que su mujer regrese, que el libro termine.
Hacia el final de ésta, la segunda novela del chileno Alejandro Zambra, Julián desea ser una voz en off, un coleccionista de historias ajenas; quiere escribir y no ser escrito, pero esperar es dejarse escribir: esperar es seguir una constante deriva de imágenes. Entonces la historia comienza mucho antes de esa noche última, tal vez una tarde de 1984, con la escena de un niño mirando la televisión. Y termina con las inevitables conjeturas sobre la vida de Daniela, la hija de Verónica, a los veinte, a los veinticinco, a los treinta años, cuando ha pasado mucho tiempo desde que su padrastro le contaba historias sobre los árboles. ¿Por qué leer y escribir libros en un mundo a punto de quebrarse? Esta pregunta ronda cada página de La vida privada de los árboles, una novela que confirma a Alejandro Zambra como uno de los escritores más interesantes de las nuevas generaciones, después del asombro de Bonsái, su primera novela, que provocó numerosos comentarios en la prensa chilena.

è  Com comença...
Julián distrae a la niña con "La vida privada de los árboles", una serie de historias que ha inventado para hacerla dormir. Los protagonistas son un álamo y un baobab que durante la noche, cuando nadie los ve, conversan sobre fotosíntesis, sobre ardillas, o sobre las numerosas ventajas de ser árboles y no personas o animales o, como ellos dicen, estúpidos pedazos de cemento.

è  Moments...
(Pàg. 15)
A veces Fernando es una mancha en la vida de Daniela, pero quién no es, de vez en cuando, una mancha en la vida de alguien.

(Pàg. 34)
Hay quienes juegan a que tienen familia: organizan fastidiosas reuniones donde los brindis y las frases hechas dan lugar a apresuradas reconciliaciones. Julián, en cambio, jugaba a que no tenía familia: tenía algunos amigos muy buenos y otros no tan buenos, pero no tenía familia.

(Pàg. 37)
Sería preferible cerrar el libro, cerrar los libros, y enfrentar, sin más, no la vida, que es muy grande, sino la frágil armadura del presente.

(Pàg. 44)
Había dejado de amarla un segundo antes de comenzar a amarla. Suena extraño, pero así lo siente: en vez de amar a Karla había amado la posibilidad del amor, y luego la inminencia del amor.

(Pàg. 52)
Verónica es una mujer que no llega, Karla era una mujer que no estaba.
La madre de Karla es una mujer que se fue y que volvió cuando nadie la esperaba.
Karla es una mujer que no estuvo.

(Pàg. 57)
Verónica y Fernando se casaron dispuestos a cumplir con la convención de ser felices. Habían decidido congelar, por un tiempo, las diferencias, como si realmente fueran una pareja y no una pálida idea que había cobrado forma a pesar de los malos augurios.

(Pàg. 69)
No ha sido fácil construir esa familia. Ha sido necesario olvidar a los amigos e inventarse amigos nuevos. Ha sido necesario dedicarse a trabajar -avanzar, con anteojeras, a través de la multitud, vadeando ríos de preguntas incómodas, buscando un sendero o un atajo por donde llegar a un futuro sin felicidad y sin pobreza. Ya no hay cofres o sólo hay cofres vacíos, vaciados, sin anillos, sin manojos de pelo, sin cartas redobladas a punto de romperse, sin fotos sepia. La vida es un enorme álbum donde ir construyendo un pasado instantáneo, de colores ruidosos y definitivos.

(Pàg. 83)
Tal vez todo es más simple y él exagera, como siempre: la calma regresará y él volverá a ser, por fin, una voz en off. Eso quiere ser, llegar a ser, cuando viejo: una voz en off.

(Pàg. 89)
(...) se ama para dejar de amar y se deja de amar para empezar a amar a otros, o para quedarse solos, por un rato o para siempre. Ése es el dogma. El único dogma.

(Pàg. 99)
¿Nunca has pensado en escribir un libro?
No. ¿Por qué?
Por nada. Es tonto escribir libros. Es mejor hablar. Perdona.
¿Perdona qué?
Perdona lo que dije sobre el libro que deberías escribir.

(Pàg. 105)
La memoria no es ningún refugio. Sólo queda un inconsistente balbuceo de nombres de calle que ya no existen.

(Pàg. 112)
¿Alguna vez quisiste ser profesor de gimnasia?
No.
¿Alguna vez quisiste pertenecer a Green Peace?
No.
¿Alguna vez quisiste ser piloto de aviones?
No.
¿Alguna vez quisiste ser otra cosa?

(Pàg. 113)
Faltan diez minutos para las ocho de la mañana. Julián decidió que el futuro debía comenzar. Éste es el día siguiente, pensó, y preparó café, y se lavó la cara, con especial pulcritud, refregándose una y otra vez, excesivamente, como si quisiera dañarse o borrarse.

diumenge, 16 de juny de 2013

Esta historia - Alessandro Baricco





"(...) esto no es huir, es estar flotando en la nada; esto es sobrevivir, no es desertar."



Baricco, Alessandro. Esta historia.
Barcelona: Anagrama, 2007

Questa storia. Traducció de Xavier González
Col·lecció Panorama de narrativas, 660  i


è  Què en diu la contraportada...
Ultimo Parri tiene cinco años la primera vez que ve un automóvil, diecinueve cuando combate en la batalla de Caporetto (uno de los episodios más sangrientos de la Primera Guerra Mundial), y veinticinco cuando conoce al gran amor de su vida (Elizaveta, una joven aristócrata rusa venida a menos tras la revolución bolchevique y con la que malvivirá vendiendo pianos). No será hasta años más tarde, sin embargo, que Ultimo logrará llevar a cabo su sueño. Esta historia es la historia de su vida.

è  Com comença...
Tibia era la noche de mayo en París, en mil novecientos tres. Saliendo de sus casas, cien mil parisinos se dejaron la noche a medias, y fluyeron en masa hacia las estaciones de Saint-Lazare y Montparnasse, estaciones de tren. Algunos ni siquiera fueron a dormir, otros pusieron el despertador a una hora absurda, para saltar de la cama, lavarse sin hacer ruido y darse de bruces con las cosas, buscando la chaqueta. En algunos casos, eran familias enteras las que se marcharon, pero por regla general fueron individuos solos los que emprendieron el viaje, en gran parte en contra de toda lógica o sentido común.

è  Moments...
(Pàg. 31)
(...) en un sinfín de ocasiones, ya de mayor, volvería a ver esa imagen, precisamente ésa: la silueta maciza de su padre, caminando a grandes pasos por delante de él, contra el vuelo de la niebla matinal, sin darse la vuelta nunca, ni para esperarlo ni para verificar que todavía estaba allí. En esa severidad, y en esa ausencia total de dudas, residía todo lo que su padre le había enseñado del hecho de ser padres: que se trata de caminar, sin darse la vuelta nunca. Caminar con el paso largo de los adultos, sin piedad, pero un paso límpido y regular, para que tu hijo pueda comprenderlo y permanecer pegado al mismo, a pesar de su paso de niño. Y hacerlo sin darse la vuelta nunca, si es que uno tiene fuerzas para hacerlo: para que él sepa que no se perderá, y que caminar juntos es un destino del que no es necesario dudar en ningún momento, ya que está escrito en la tierra.

(Pàg. 47) 
(...) si amas a alguien que te ama, nunca desenmascares sus sueños.

(Pàg. 61) 
Sólo en aquel taller habría unos doscientos obreros. Gardini los conocía a todos en persona y los saludaba por su nombre. De vez en cuando presentaba a Libero Parri: él ponía una sonrisa enorme e intentaba esconder su pena. Porque para quien ha nacido campesino, el obrero siempre es un perro encadenado.


(Pàg. 65)
Le explicó que nadie tiene que pensar que está solo, porque en cada uno de nosotros vive la sangre de quienes lo engendraron , y es algo que se remonta hacia atrás, hasta la noche de los tiempos. De manera que sólo somos la curva de un río que viene desde lejos y que no se detendrá después de nosotros"

(Pàg. 65) 
A veces, no hacemos más que concluir trabajos que habían quedado a medias. Y empezar trabajos que otros terminarán por nosotros.

(Pàg. 68) 
(...) el conde no estaba loco. Tenía treinta y seis años y ningún motivo para estar en el mundo, pero no estaba loco. Procedía de un mundo sin ilusiones, en el que el privilegio de una libertad absoluta se pagaba, habitualmente, con el presentimiento de un castigo que lo cogería por sorpresa, un día u otro. El único oficio para el que le habían preparado, hasta unas habilidades casi místicas, era el de anticipar el inevitable apocalipsis en una liturgia infinita de refinados gestos vacíos, y desolados. La llamaban lujo.

(Pàg. 90)  
En la guerra todo era más verdadero, y completo, ya que en el obligado gesto de luchar esa identidad pura de animales machos hallaba su consumación y, por decirlo de algún modo se cerraba sobre sí misma, dibujando la inabordable figura de una esfera perfecta. Eran machos, liberados de cualquier responsabilidad procreativa, y desligados del Tiempo. Luchar -eso no parecía ser más que una consecuencia.

(Pàg. 117)
Ahora es fácil ver en su huida el inequívoco perfil de una figura que llamamos habitualmente deserción: pero creedme, quien había desertado, en primer lugar, había sido el mundo: mi hijo no iba dibujando nada, eran trazos perdidos; era un muchacho y a su alrededor ya no había ninguna figura, nada, que estuviera completo, sólo fragmentos; corría posando los pies sobre los fragmentos que iba encontrando: esto no es huir, es estar flotando en la nada; esto es sobrevivir, no es desertar.

(Pàg. 161)
El sexo es una venganza. Por ahora es así. No siempre será así. Pero ahora lo es.

(Pàg. 166)
Me gusta escribir de esta forma, como si estuviera escribiendo un libro. Es algo parecido a bailar. Un orden. El esfuerzo de la elegancia. Redondear el movimiento. Abrir y cerrar. Hacer cosas que terminas. Frases.

(Pàg. 176)
Yo me niego a creer en la Historia. La Historia es una ilusión óptica. Son sólo asuntos de unos pocos, vendidos como si fueran la vida de todos. Pero no es verdad. Es cosa de ellos.

(Pàg. 201)
¿Era malicioso cuando me acompañaba a casa? Quién sabe. Todavía recuerdo su perfume, aquella vez que se echó sobre mí, antes de que bajara del coche, y me besó en la mejilla. Ahora que tengo su edad, leo en ese beso muchas cosas. También malicia, es cierto. Ahora que he conocido esa punzada hiriente, la de cuando sientes deseos mucho más jóvenes que tú, ahora me parece reconocerla en la sonrisa con que me dejó bajar del coche.

(Pàg. 202)
(...) escribir es una forma sofisticada de silencio.

(Pàg. 304) 
- Hola Ultimo -pensó.
He tardado un poco, pero aquí me tienes. He estudiado. El circuito me lo sé de memoria y todas las notas que escribiste, para cada una de las curvas, podría repetírtelas. Todo saldrá bien, y yo me perderé en tu vida, como tú querías. Luce el sol. Y no hay ninguna posibilidad de equivocarse.

(Pàg. 307)
(...) Notó cómo cada una de las curvas de disolvía gradualmente en el orden ilógico de un único gesto, y percibió en su propia mente aquel círculo que no existía más que par ella. En el corazón de la velocidad, encontró la perfección de un simple anillo. Pensó entonces en el caos de todas las vidas, y en el arte refinado de las cosas que saben articularlo en una única figura, completa. Y comprendió qué es lo que nos conmueve en los libros, en la mirada de los niños y en los árboles solitarios, en medio del campo. Cuando se dio cuenta de que había arribado al secreto de aquel dibujo, cerró los ojos, vio los ojos de Ultimo, sonrió. Luego apoyó una mano sobre el brazo del muchacho que conducía. El automóvil fue bajando de velocidad (...).

è  Altres n'han dit...
Espacios en blanco..., Tierra de nadieDe donde las hadas..., Invisible, Confieso que he leído, O mejor, ¡denme el librillo entero!, Los libros de mi vida, Paradigmas, Librinprestito

è  Enllaços:
Alessandro Baricco, novel·lista o poeta?, estructura i temàtiques, deixeu-vos acaronar per les paraules, altibaixos, l'ombra d'or, Caporetto: retirada o desfeta?, somnis d'infantesa, el mite, la vida és com una carretera.



dijous, 6 de juny de 2013

Dibujos animados - Félix Romeo






"Los padres desaparecen. El único hombre allí era yo. Y el Pato Donald."


Romeo, Félix. Dibujos animados.
Barcelona: Anagrama, 2001



Col·lecció Narrativas hispánicas, 304  i



è  Què en diu la contraportada...
Dibujos animados es la historia de un adolescente que no diferencia la realidad de un episodio de Coyote y Correcaminos. Relato de aprendizaje con el telón de fondo de una Zaragoza desaparecida, memoria familiar, crónica lateral de la generación que creció en la España de la transición, esta primera novela de Félix Romeo es un singular viaje a nuestra historia más reciente, un tiempo que parece haberse vivido sin dejar huella.
Dibujos animados, escrita con una asombrosa economía de recursos, revela a un narrador de estilo despojado y muy personal, cuya intensidad expresiva atrapa al lector en una simbiosis indisoluble entre realidad y ficción.


è  Com comença...
El día de la mudanza, mi hermana se metió en una caja de cartón. Mi padre buscaba a mi hermana y mi madre buscaba a mi hermana. Y también mi hermano. A mí me dejaron con la gata. Mi hermana llegó a la nueva casa dentro de una caja de Vanguard blanco y negro. En una mano llevaba una batidora y en la otra un enorme pepón.

è  Moments...
(Pàg. 21)
El deseo es así, uno se pega toda la vida esperando algo y cuando ese algo llega la vida se te queda como rota. Lo sé. He deseado como un cabrón. He dejado tanto tiempo en mis deseos que pienso que en cualquier momento puedo encontrarme con la lámpara de Aladino. Y que el genio me conceda tres deseos. Y lo pienso de verdad. Deseaba que Coyote le diera un tajo en la garganta a Correcaminos.

(Pàg. 23) 
El pasado es un tiempo en el que yo era culpable.

(Pàg. 41) 
Una pistola pesa de una manera distinta al resto de las cosas. Una pistola pesa su peso y el peso de la conciencia.

(Pàg. 60) 
Si me encontrara con la lámpara de Aladino le pediría un montón de pasta, pero ante le pediría que me hiciera olvidar el pasado. Y si sólo pudiera pedir un deseo le pediría que me borrara el pasado. Que me quitara de la cabeza un montón de cosas. El pasado es una pesadilla. Cada vez el pasado es más grande. Y eso parece que no lo piensa nadie. Que nadie se da cuenta. El pasado devora. El pasado es como una piedra en el centro de la cabeza. Le pediría que mandara al infierno mis recuerdos. Todos.

(Pàg. 86) 
Nunca supe si mi abuelo mató a alguien en la Batalla del Ebro. Pensaba en mi abuelo cuando pensaba en la muerte. Lo imaginaba disparando contra el enemigo. Descargando el cargador con saña. Matando. La idea de matar era la imagen de mi abuelo. Sentado, liando picadura y acariciando al perro. Así era la muerte.

(Pàg. 91)  
Cuando volvía a casa y estaba a oscuras gritaba "Mamaaaaaá, mamaaaaaaá" y avanzaba pegado a la pared. Allí estaba mi madre, con la luz apagada, oyendo Lucecita o Simplemente María o la Señora Francis. Me miraba y no decía nada. A veces decía "Shhh" y esperaba a que hubiera un descanso para hablarme. Allí había otra vida. Una vida que no llegaba a entender. Una vida de dolor inconsolable, de llanto. Aunque no hubiera muerte.

(Pàg.96)
No dibujé a mi padre. Dibujé a toda mi familia y a mis tíos y a mis abuelos y a primos lejanos. Y allí no estaba mi padre. Don Otilio miró el dibujo y me preguntó: “¿No tienes papá?” Yo le miré y le dije que sí tenía papá. Y luego llamaron a mis padres. Y el psicólogo estuvo hablando con ellos. A mi padre se le hundieron los ojos en la tierra. Durante unos meses. Estaba como huido. Como si quisiera imitar la familia del dibujo. Mi madre no decía nada.

(Pàg. 108)
No había papá por ningún lado. Y eso que los padres aparecían por todas partes. La cojita parecía haber nacido directamente del vientre de su madre. Como una virgen. Esas cosas pasan a veces. Y yo buscaba fotografías por la casa. Miraba encima de las mesas donde se ponen fotografías y allí no había rastro de su padre. Si había un padre hacía todo lo posible para no ser descubierto. Los padres desaparecen. El único hombre allí era yo. Y el Pato Donald.

è  Altres n'han dit...

è  Enllaços:

diumenge, 2 de juny de 2013

Estigmas - Claudio Piersanti i Lorenzo Mattotti





"Somos basura destinada a pudrirse..."






Piersanti, Claudio i Mattoni, Lorenzo. Estigmas.
Palma: Inrevés Edicions, 2001

Stigmate. Traducció de Fina Llorca
Col·lecció: Bueno & Raro  i


>> Què en diu la contraportada... 
¿Qué le espera a un hombre que una mañana se despierta con llagas de santidad en las manos? El protagonista de Estigmas es un tipo fuerte, tosco y bebedor, y quizás precisamente por ello él será el elegido. Él deberá experimentar en su propia carne lo difícil que es ser distinto a los demás, y descubrirá que su don lo convierte en un apestado. El amor, la alucinación, el exilio, la soledad y la locura serán las pruebas que le atienda el destino. Pero él descubrirá algo más: la santidad ya no tiene nombre. Reside precisamente en lo inesperado, en nuestros propios fantasmas.

è  Com comença...




è  Moments...

(Pàg. 40-41)






(Pàg. 52)







































(Pàg. 61)







































(Pàg. 85)







































(Pàg. 106)







































(Pàg. 116-119)


















 






(Pàg. 126)







































(Pàg. 135)








































(Pàg. 163)





































è   Altres n'han dit...

è   Enllaços: