dimecres, 25 de febrer de 2015

Los millones de Brewster - George Barr McCutcheon



"Tienes que ser un poco memo, Monty Brewster, si te has creído lo que ella te decía, en lugar de fijarte en cómo te miraba. "





Barr McCutcheon, George. Los millones de Brewster. 
Barcelona: Alba, 2014

Brewster's Millions. Traducció de Pablo Sauras
Col·lecció Rara Avis,


  Què en diu la contraportada...
En plena fiesta de su 25º cumpleaños Monty Brewster recibe la noticia de que su abuelo ha fallecido y le ha dejado un millón de dólares. Apenas se ha recuperado de la sorpresa cuando, poco después, muere un tío suyo del que apenas ha oído hablar y se entera de que en su testamento lo ha nombrado heredero de casi siete millones de dólares. Pero con una condición: en el plazo de un año, sin hacer donaciones benéficas, ni apuestas ni especulaciones, y sin decírselo a nadie, tiene que haberse gastado hasta el último centavo de la primera herencia recibida de su abuelo. Brewster tendrá, pues, que aprender a ser millonario tan rápido como a precipitarse en la ruina… pero descubre que, a veces, el dinero no es tan fácil de quemar. Beneficios inesperados y golpes de «mala suerte» incrementan, en vez de disminuir, su fortuna, y su repentina fama de excéntrico y derrochador pone en peligro su relación con la chica de la que está enamorado.
George Barr McCutcheon escribió Los millones de Brewster (1902) por una apuesta, y por supuesto la ganó. Llevada a Broadway y al cine (en nueve ocasiones, la última en 1997), esta brillante, accidentada e ingeniosa novela –inédita en español- sigue siendo hoy de una comicidad vertiginosa

  Com comença...
Los "Retoños de los Ricos" estaban reunidos alrededor de una mesa larga en el estudio de Pettingill. Eran nueve aparte de Brewster: jóvenes todos, con espíritu más o menos emprendedor y fe en el porvenir.  La mayoría tenía apellidos que significaban algo en la historia de Nueva York; de hecho, uno de ellos había observado que "a un hombre se lo conoce por la calle que lleva su nombre".

  Moments...
(Pàg. 96)
- (...) Que le quede bien claro, Monty Brewster, que soy muy dueña de escoger a mis amigos y que nadie me toma el pelo. EL señor Grimes tiene personalidad y me cae bien. Ha trabajado mucho, y en un solo año de su carrera ha visto más cosas de las que usted haya visto en toda su cómoda vida. La vida del señor Grimes ha sido auténtica; la suya, Monty Brewster, es una simple imitación.

(Pàg. 129)
- Permitidme presentaros al joven Creso, el último ejemplar de su especie. Sus mármoles son dólares y su cometas están hechas de billetes de cincuenta. Se alimenta de cupones de deuda y bebe oro líquido en vez de champán. Observadlo mientras podáis, caballeros; ¡ved cómo se gasta trece mil dólares en flores!

(Pàg. 130)
(..) la magnificencia del espectáculo, con su aspecto aladinesco, no carecía de encanto, y tras las palabras de censura se ocultaba la admiración por la espléndida audacia de Monty. Además, la gente estaba dispuesta a ayudarlo en el camino tan peligros que había elegido: ¡era tan fácil acompañarlo hasta el borde del precipicio y dejar que se lanzara él solo al vacío!

(Pàg. 141) 
-(...) Puede que aún no sepas que las mujeres dicen toda clase de cosas para ocultar lo que sienten de veras. Puede que no te hayas dado cuenta de lo teatrales, aspaventeras y tontas que son. No saben cómo decir la verdad al hombre que aman, y aunque supiesen cómo no se lo dirían.  Tienes que ser un poco memo, Monty Brewster, si te has creído lo que ella te decía, en lugar de fijarte en cómo te miraba.

(Pàg. 160) 
- El mundo es muy extraño, coronel; y a veces tiene uno la impresión de no conocer a su mejor amigo. Sé que parezco un insensato, pero ¿qué tiene de malo aprovechar al máximo las vacaciones antes de volver al trabajo?

(Pàg. 167)
- Mi querida señora, me sorprende usted. Casi me da la impresión de que se ha enamorado de Dan.
- Está usted ciego como los demás, Monty -dijo ella con aspereza-. ¿es que aún no se ha dado cuenta? He traveseado mucho, pero siempre he acabado volviendo con Dan. Jamás he dudado de que era el único hombre posible, el único con el que deseaba estar. Qué raro, sentirse tentada de jugar con fuego cuando una es ininterrumpidamente feliz. Me he chamuscado más de una vez, pero Dan es un encanto y siempre me ha sacado de apuros. Él lo sabe. Nadie me comprende mejor. Si fuese menos retorcida, tal vez no me querría tanto.

(Pàg. 236)
- Los despilfarros de Monty tienen que obedecer a algún motivo que no vemos -sugirió la señora DeMille-. No es de los que se gastan hasta el último  penique porque sí. Tiene que haber un método en su locura.

(Pàg. 298)
No me gusta Nueva York. Nunca me ha gustado. Esta tarde regreso a Butte, donde tenemos rascacielos de verdad: no están hechos de ladrillo, miden entre tres mil y cuatro mil metros y tienen oro en su interior. También es de verdad la hierba que crece en las tierras bajas. Los valles hacen que Central Park parezca ridículo.

 Altres n'han dit...
El que llegeixoPropera parada: cultura, Va de letras, JCM y sus cosasPapel en blanco, Leyendo se entiende la gente,

 Enllaços:
George Barr McCutcheon, els nove·listes del luxe. versió rera versió.

 Llegeix-lo:
Anglès (multiformat, html, edició 1903)

dissabte, 21 de febrer de 2015

La mala reputació - Bel Olid






"(...) si encara no eren imbècils del tot, aviat ho serien sense remei."



Olid, Bel. La mala reputació. 
Barcelona: Proa, 2012

Col·lecció A tot vent, 577


 Què en diu la contraportada...
Bel Olid té la màgia i la precisió d'una llançadora de ganivets. Explora les relacions personals, la incomunicació, la violència i el sexe amb una veu neta que emmudeix, quan cal, per dir més. El tretze contes del llibre presenten personatges sovint desorientats en un món que gira aparentment impertorbable i enigmàtic.
Inquietuds i secrets són revelats per una escriptura que arrossega el lector i el convida a esquinçar la capa protectora de les formes socials i la reputació. Crueltat i puresa; el sexe i la violència com dos motors vitals. Bel Olid evoca un món personal, on el més delicat i el més terrible de la condició humana esdevenen dues cares de la mateixa moneda.

 Com comença...
Ningú no sap ben bé qui ho va decidir, ni  per què va ser aquell matí de principi d'hivern, ni com pot ser que ho fessin a l'hora del pati. El cas és que hi havia erugues als matolls del fons, darrere el sorral; unes erugues peludes que l'Helena havia tocat dies enrere i que li havien deixat un caminet vermell per tot el braç, com de piruleta.
GARLANDES

 Moments...
(Pàg. 29)
Es pot dir que la vaig estimar, segurament vaig estimar-la, però no com calia perquè fóssim felices per sempre i la vida semblés un conte de fades. Vaig estimar-la amb resignació, sabent que ell no tornaria, i que si tornava hauria de dir-li que no . Vaig estimar-la i m'hi vaig arribar a creure una temporada. Vaig estimar-la amb la poca convicció amb que s'accepta la tebior desagradable d'una cervesa calenta al juliol, quan penses que t'hi acostumarà però no, passa l'estona i la tens a la mà, sense poder acabar-te-la. Vaig estimar-la amb la mala consciència de qui es mira la cervesa a mig beure i no s'atreveix a demanar-ne una altra.
FOR NO ONE

(Pàg. 30)
El nostre havia sigut un amor d'aquells que es viuen una vegada i prou, que no s'acaben quan s'acaben i continuen molt de temps al fons del fons. Un amor d'aquells que no saps si voldries no haver viscut, un amor que et podria arribar a matar. Un amor que et deixa les venes plenes de sang a punt de rebentar, que cal reduir i reconvertir i pair i racionalitzar.
FOR NO ONE

(Pàg. 39)
La nena es diu Aurora i acostuma a estar a la lluna, perquè la lluna és un lloc més bonic que casa seva, que l'escola i que el carrer.
NIÑA DE FUEGO

(Pàg. 78) 
Avui ja gairebé no em sorprèn quan, cada cop més sovint, en sortir de casa em trobo lluny de casa.
RES NO TË LLOC 

(Pàg. 81) 
I em mira amb una ombra al fons dels ulls tan fosca com la meva, amb un dubte tan profund envaint-li cada arruga menuda del front que no cal demanar-li on som per saber que ell també està perdut, que no sap trobar-se a la guia, que com jo he fet tants altres cops intenta situar-se, refugiar-se en la pau quadriculada dels carrers a sobre els mapes, dels espais amb noms que volen dir alguna cosa, amb noms que pots repetir als desconeguts perquè assenteixin i somriguin i t'indiquin cap a on vas o d'on véns, si tens sort.
RES NO TË LLOC

(Pàg. 82)
I el més inquietant és que m'és fàcil acceptar-ho, obrir la porta, anar a la cuina, fer cafè. I asseure'm vora la finestra a esperar que soni el timbre i sigui ell, convidar-lo a entrar i passar-nos el dia explicant-nos viatges impossibles a països inconcrets. Alliberar les llàgrimes amb les paraules, les pors amb les carícies, la impotència amb el gest.
Esborrar la irracionalitat de la vida amb la irracionalitat del plaer.
RES NO TE LLOC

(Pàg. 92)
Quedar-se sense feina als quaranta-dos anys quan l'única cosa que se sap fer és jugar amb les paraules pot ser aterridor. Si elimina les estones de traduir al petit estudi que s'ha muntat a casa, la seva vida és una llarga cadena d'activitats marujils. Li fa vergonya convertir-se en la seva mare,, i li fa vergonya que li faci vergonya. La seva mare no té res de dolent. Estar-se a casa no té res de dolent. Només l'estranya persistència de la seva imatge projectada al futur, molts anys enrere, fent coses importants.
CELOBERT AMB PAPALLONES

(Pàg. 96)
Abans anava a tallers d'escriptura, però hi ha gent molt rara que explica xorrades i es pensen que seran el pròxim Joyce, o encara pitjor, el pròxim Neruda, i són molt pesats.
Ara m'estimo més escriure sola a casa, i esperar el moment en què trobaré algú de confiança a qui l'hi podré ensenyar.
CELOBERT AMB PAPALLONES

(Pàg. 107) 
Els observava pensant que, si encara no eren imbècils del tot, aviat ho serien sense remei. Semblaven la mena de parell que no duraria més de dues setmanes, però va imaginar-los deu anys més tard, la noia fent-se les ungles amb una cançó de moda als auriculars, ell mirant el futbol amb una llauna de cervesa a la mà, amb tot el futur per perdre i poca cosa per guanyar.
TENDER IS THE NIGHT

(Pàg. 127)
Cada dia em llevo, cada dia recordo, cada dia em maquillo i gairebé no sóc.
TEDI

(Pàg. 133)
Se li acudien sovint versos fràgils que haurien fet tremolar d'emoció els cors sensibles, però a ell no li semblava res d'extraordinari: era la seva manera de pensar. Havia après aviat, quan tot just començava a parlar, que la seva manera de pensar no s'ajustava al que s'esperava d'ell, i havia actuat en conseqüència. Amagava els versos com ales i executava a la perfecció les oracions vulgars que sentia en els altres, amb l'únic defecte d'una sintaxi impecable i una precisió lèxica de manual.
PER RESPIRAR.

 Altres n'han dit...

 Enllaços:

diumenge, 8 de febrer de 2015

Hadjí Murat - Lev Tolstói





"(...) Podéis imaginar el porvenir recordando el pasado."





Tolstói, Lev. Hadjí Murat. 
Madrid: Cátedra, 1997

Hadjí Murat. Traducció de Irene i Laura Andresco
Col·lecció Letras Universales, 248



 Què en diu la contraportada...
Lev Tolstói escribió Hadjí Murat basándose en los sucesos ocurridos en el Cáucaso hacia 1851, en pleno apogeo expansionista del gobierno de NIcolás I. La historia del Cáucaso -"tierras salvajes y pintorescas", a cuyo romántico embrujo pocos escritores supieron sustraerse - es la historia de una guerra sin fin entre numerosos pueblos enfrentados entre sí y con las potencias circundantes, por intereses estratégicos, territoriales y económicos. Un conflicto que llega hasta nuestros días perpetuado en la guerra de Chechenia.
La proximidad fascinante del héroe al hombre natural es lo que contribuye decisivamente a hacer de Hadjí Murat una culminación de la épica, en la que el contexto queda prácticamente anulado por el poderoso enunciado, moral y literario, de la historia. El relato que fascinara a Wittgenstein ha sido calificado por el critico Harold Bloom, quien considera que "representa lo sublime en la prosa de ficción", como una obra canónica.


 Com comença...
Hace unos días volvía a casa a campo traviesa. El verano estaba en su apogeo. Los prados aparecían recién segados y pronto iban a recoger el centeno.
Es esa época del año hay una magnífica variedad de flores: tréboles olorosos rojos, rosas y blancos; juncales margaritas; chiribitas de un blanco lechosos con el corazón amarillo intenso y aroma especiado; colzas amarillas que esparcen olor a miel; (...).

 Moments...
(Pàg. 50)
"¡Qué destructor es el hombre! ¡Cuántos seres vivos, cuántas plantas aniquila para sostener su propia vida!", pensé buscando algo vivo en aquel inmenso campo yermo. Delante de mí, a la derecha del camino, divisé una mata. Al acercarme vi que era un cardo tártaro como el que había cortado inútilmente.

(Pàg. 75)
Hadjí Murat hacía creído siempre en su buena estrella. Cuando proyectaba algo, estaba firmemente convencido de antemano del éxito de la empresa, y no solía equivocarse. Así había sucedido, con muy raras excepciones, durante su agitada vida militar.

(Pàg. 77)
Mientras los hombres limpiaban las armas, las sillas y los arneses, las estrellas dejaron de brillar, llegó el día y empezó a soplar la brisa de la mañana.

(Pàg. 78) 
Los oficiales comentaban con gran animación la última noticia, la muerte del general Sleptsov. Ninguno veía en ella lo más importante: el fin de una vida y su retorno a la fuente de donde procede. Se limitaban a ensalzar el acto heroico de un militar valeroso que se había arrojado contra los montañeses, con la espada en la mano, para exterminarlos.
Todos ellos, y en especial los que habían tomado parte en alguna batalla, sabían que en aquella guerra del Cáucaso no se lucha cuerpo a cuerpo, como se suele describir (y si esto sucede es sólo cuando el enemigo huye), pero admitían esa ficción que les llenaba de orgullo y alegría.

(Pàg. 97) 
Las disputas entre padre e hijo habían empezado desde hacía tiempo, poco después de que Petruja se fuera al ejército. Ya entonces el viejo se dio cuenta de que había cambiado una paloma por un águila. Cierto es que, por justicia, debía ir a servir el que no tuviera hijos. Así lo entendía el viejo. Akim tenía cuatro, y Petruja ninguno. Pero éste era hábil, listo, fuerte, resistente y amante del trabajo como su padre. Siempre estaba ocupado en algo. Lo mismo echaba una mano para segar que para cargar un carro, talar un árbol o partir leña. El viejo hubiera no querido separarse de él, pero no había tenido más remedio. El servicio militar era como la muerte. Un soldado constituía una rama separada del árbol; era mejor no acordarse de él, no atormentarse.

(Pàg. 108)
(...) Vorontsov y Hadjí Murat se miraron.
Al encontrarse los ojos de estos dos hombre, se dijeron algo que no puede expresarse con palabras, y sobre todo algo muy distinto de lo que tradujera el intérprete. Se dijeron toda la verdad: los ojos de Vorontsov decían que no creía ni una sola palabra de cuanto acababa de declarar Hadjí Murat; sabía que era enemigo de los rusos, que siempre seguiría siéndolo y que se había sometido por verse obligado a ello. Hadji Murat comprendió que el príncipe no se equivocaba. Su mirada expresó que Vorontsov haría mejor pensando en la muere y no en la guerra; sin embargo, a pesar de su edad, era muy astuto, por lo que él, Hadjí Murat, debería tener cuidado con él.

(Pàg. 117)
Hadjí Murat calló. Su rostro, curtido por el sol, enrojeció vivamente y sus ojos se inyectaron de sangre.
- Tuve miedo y huí.
- ¿Es posible? -exclamó Lorís-Mélikov-. Creí que no sabías lo que es el miedo.
- Después de aquello no lo he vuelto a tener nunca más. Me basta recordar esa vergüenza para no temer nada.

(Pàg. 120)
- (...) En aquellos tiempos Dios permitía que a uno le fuera bien en sus empresas, no como hoy en día...

(Pàg. 136)
Nicolás I, vestido de levita negra sin charreteras, se hallaba sentado ante la mesa con su robusto torso echado hacia atrás. Clavó en los que entraban su mirada inmóvil, sin vida. Su rostro pálido y alargado, de enorme frente, que enmarcaban unos mechones de cabellos artísticamente unidos a la peluca que le ocultaba la calva, estaba más frío y estático que de costumbre. su ojos, más turbios que nunca; sus labios, apretados bajo el bigote de guías vueltas; sus gruesas mejillas recién afeitadas y su mentón, que descansaba sobre el alto cuello, todo eso le daba una expresión de disgusto e incluso de ira. El motivo de su mal humor se debía a un gran cansancio.

(Pàg. 138)
(...) tardó mucho en conciliar el sueño. Ora recordaba la mezcla de terror y de entusiasmo que leyera en el rostro de la muchacha, ora los blancos y torneados hombros de su amante, Nelidova, y las comparaba a ambas. En cambio, ni por un momento se le ocurrió pensar que el libertinaje en un hombre casado es vergonzoso y  le hubiera sorprendido mucho que alguien censurara su conducta. Sin embargo, le había quedado un mal sabor de boca y, para ahogar esa sensación, procuró pensar en una cosa que siempre lo calmaba: su propia grandeza.

(Pàg. 152)
La guerra no era para Butler más que una ocasión para arriesgar su vida, con lo que obtendría una serie de recompensas y el respeto de sus compañeros del Cáucaso y de sus amigos de Rusia. Por extraño que parezca, no se imaginaba el otro aspecto de la guerra: la muerte, los oficiales, los soldados y los montañeses heridos. Inconscientemente, llegaba hasta el punto de no mirar nunca a los heridos ni a los muertos, con objeto de conservar su poético concepto de la guerra.

(Pàg. 155)
Los viejos del aul se habían reunido en la plaza: sentados en cuclillas, discutían sobre la situación. No hablaban del odio que experimentaban por los rusos. El sentimiento que embargaba a los chechenos, desde el más pequeño hasta el más anciano, era más intenso que el odio. No concebían que los rusos fueran personas y su repugnancia e indignación ante aquella crueldad eran tales que deseaban exterminarlos como a las ratas, las arañas venenosas o los lobos. Era un sentimiento natural, como el instinto de conservación.

(Pàg. 165) 
"(...) Podéis imaginar el porvenir recordando el pasado. Es mejor morir enemistados con los rusos que vivir con los infieles. ¡Aguantad un poco más! Con el Corán y la espada os llevaré a la victoria contra los rusos. Os ordeno que no penséis siquiera en someteros a los rusos":

(Pàg. 186)
Gamzat había matado a los caballos y, atrincherándose con sus hombres detrás del montón de cadáveres ensangrentados, había luchado mientras duraron las balas en los fusiles, los puñales en los cintos y la sangre en las venas.

 Altres n'han dit...
Pliego de lecturas, Encuentros con las letrasEl infierno de Barbusse, El Boomeran(g)Solo de libros, Ámbito cultural, Lo que leímos.

 Enllaços:
Lev Tolstói, contextde la càrrega històrica del relat, simplicitat introspectivaelogi de l'individu, sobre el caràcter, sobre la rebel·lia, obra canònica per Harold Bloom, el tractament dels relats bèl·lics, una obra menor?, Hadjí Murad, Miuridismeconflicte a Txetxenia,  Nicolau IVorontsov, Shamilcomptades edicions en català.

 Llegeix-lo: 
Anglès (html, multiformat, escanneig edició 1912)
Rus (html)
Francès (multiformat -edició 1912-)

 Mira'l: 
1930 - Subtítols anglès  (UFA - Dir. Alexander Wolkoff)
1961 - Anglès  (Majestic Film - Dir. Richard Freda)

diumenge, 1 de febrer de 2015

El coche de Intisar - Pedro Riera i Nacho Casanova



" (...) si hubiera nacido hombre, habría satisfecho mis ambiciones."






Riera, Pedro i Casanova, Nacho. El coche de Intisar. 
Barcelona: Ediciones Glénat, 2011



 Què en diu la contraportada...
La tenaz lucha de una mujer en un mundo hecho por y para los hombres.
A los seis años, Intisar cayó en la cuenta de que los niños podían hacer muchas más cosas que las niñas. El descubrimiento no les gustó nada. Ella quería tener la misma libertad que ellos. Tras darle muchas vueltas al problema, se le ocurrió una idea. Pensó que si hablaba como un chico, caminaba como un chico y actuaba como un chico, se convertiría en un chico. Su plan pareció funcionar hasta que alcanzó la pubertad.
Ahora, Intisar tiene veintisiete años y sigue recurriendo a diferentes estratagemas para conquistar esos pequeños espacios de libertad que le permiten ser feliz.
Mientras conduce sin rumbo por las calles de Saná al volante de su Corolla 84, escuchando música, Intisar comparte con nosotros reflexiones y anécdotas de su vida. Son historias sorprendentes, divertidas, conmovedoras, algunas dramáticas. A través de ellas, vamos descubriendo el hermético mundo de las mujeres en Yemen y nos sumergimos poco a poco en la compleja realidad del país.

 Com comença...
Nacer mujer en Yemen

Como todos vosotros, tuve ambiciones que llenaron mi juventud de sueños vívidos sobre los que quería, y lo que llegaría a ser. Mis sueños aguardaron inocentemente a poder ver la luz, totalmente ajenos al enemigo que acechaba inquieto para enterrarlos. Para mí eran legítimos: mi derecho a vivir y a trabajar... "Ellos" los veían como síntomas de locura y de rebeldía, y entonces tomé consciencia de ese enemigo que intenta aniquilar mi identidad a cada giro que toma la vida, únicamente a causa de mi género. En ese momento odié el cuerpo con el que había nacido, pues parecía limitarme y definirme, independientemente de mis ideas y de mis actos. En cambio, si hubiera nacido hombre, habría satisfecho mis ambiciones. Pero eso habría sucedido a costa de convertirme en un ser ordinario y sin rostro, como son la mayoría de hombres en Yemen. Y vosotros no estaríais a punto de leer mi historia y la de otras como yo. Y yo no estaría tan orgullosa de mis logros, pues cada obstáculo que he superado ha hecho que mis éxitos sean mucho más dulces.

 Moments...
(Pàg. 29)

(Pàg. 50-51)

(Pàg 55)
(Pàg 65)
(Pàg 78)
(Pàg 90)
(Pàg 101)
(Pàg 110)
(Pàg 125)
(Pàg 137)
(Pàg 153)
(Pàg 164)

 Altres n'han dit...

 Enllaços: