dissabte, 31 d’agost de 2013

La Petita Joia - Patrick Modiano






"(...) Què busques exactament en la vida?"



Modiano, Patrick. La Petita Joia. 
Barcelona: Columna, 2003


La Petite Bijou
Traducció de Pau Joan Hernàndez



è Què en diu la contraportada... 
París, anys seixanta. La Petita Joia ha crescut sense saber res de la mare i fa temps que ningú l'anomena amb aquest sobrenom. Deu haver mort, la mare, al Marroc com van dir-li o és la dona amb abric groc a qui està mirant fixament en un vagó de metro aquest vespre?
Tot havia començat un temps abans, en obrir la capsa de galetes que havia heretat de la Suzanne, de la Sonia, o com de debò es digués la seva mare. La Thérèse, que ara té dinou anys, va quedar atrapada en un vell engranatge de records d'infantesa incomplets, imprecisos. Òrfena de mare i, el que és pitjor, d'identitat, provarà d'apaivagar el pànic i les filagarses de malsons que glacen el seu present, encetant una indagació sobre aquesta misteriosa dona de l'abric groc.
La Petita Joia, de Patrick Modiano, s'integra plenament en la seva lluita contra l'oblit. Com algú ha dit, no canvia els arguments, canvia les vicissituds dels seus personatges.

è Com comença...
Feia dotze anys que ningú no m'anomenava ja "Petita Joia" i em trobava a l'estació de metro de Châtelet a l'hora punta. Estava barrejada amb la multitud que seguia l'interminable passadís, damunt la cinta transportadora. Hi havia una dona amb un abric groc. El color de l'abric m'havia cridat l'atenció i la veia d'esquena, a la cinta transportadora. Després, caminava seguint el passadís amb la indicació "Direcció Château-de-Vincennes". Ara, estàvem immòbils, premuts els uns contra els altres enmig de l'escala, esperant que s'anés obrint el portell automàtic. La dona era al me costat. Aleshores, li vaig veure el rostre. La semblança d'aquest rostre amb el de la meva mare era tan sorprenent que vaig pensar que era ella.

è Moments...
(Pàg. 29)
- Què busques exactament en la vida?
Semblava demanar disculpes per aquesta pregunta vaga i solemne. Em mirava fixament amb els seus ulls clars, i em fixava que els tenia d'un blau gairebé gris. Tenia unes mans molt elegants.
- Que què busco en la vida?
Vaig agafar alè. Calia que respongués alguna cosa. Un tipus com aquell, que parlava vint llengües, no hauria acceptat que no respongués res.

(Pàg. 30) 
-Ens cal trobar un punt fix perquè la vida deixi de ser aquest devessall perpetu...
Em somreia com si volgués atenuar el to seriós de les seves paraules.
- Quan trobem el punt fix, aleshores tot anirà millor, no et sembla?
Em va semblar que intentava recordar el meu nom. De nou, vaig tenir ganes de presentar-me tot dient-li: "Em deien la Petita Joia". Li ho explicaria tot des del començament. Però em vaig limitar a dir:
- Em dic Thérèse.

(Pàg. 59)
Hotel Terminus. Em vaig dir que hauria hagut de llogar una habitació en aquell barri. Viure a prop d'una estació és una cosa que canvia completament la vida. Sempre tens la sensació de ser-hi de pas. Res no és mai definitiu. Un dia o altre, puges a un tren. Són barris oberts al futur.

(Pàg. 61) 
Calia que pugés a un tren de seguida i que ENSORRÉS TOTS ELS PONTS. Aquestes paraules m'havien vingut bruscament al pensament i no me'n podia desempallegar. Em donaven una mica de coratge. Sí, havia arribar el moment d'ENSORRAR TOTS ELS PONTS. Però, en comptes de dirigir-me cap a l'estació, vaig continuar seguint l'avinguda Ledru-Rollin. Abans d'ensorrar els ponts, calia anar fins al final, sense saber del cert què volia dir "fins al final".

(Pàg. 71) 
A la nit, quan tornava tota sola i arribava a la cantonada del carrer Coustou, tenia bruscament la impressió d'abandonar el present i endinsar-me en una regió on el temps s'havia aturat. I tenia por de no ser capaç de travessar la frontera en sentit contrari per tornar a trobar-me a la plaça Blanche, on la vida continuava.

(Pàg. 83) 
Certes paraules es graven a la memòria dels infants i, si no les comprenen en el mateix moment, ho fan vint anys després.

(Pàg. 101)
- Hi ha una cosa que no entenc. Per què la teva mare et va deixar per marxar al Marroc?
Que estrany resulta sentir algú que et fa aquelles preguntes que fins ara només tu et feies...

è Altres n'han dit...
Huracanes en papelDoble pirueta, Lecturas comentadas, Libros Lecturas, CritiquesLibres

è Enllaços:
Patrick Modiano, què en diu l'autorl'escriptura supervivent, l'estil de Modiano, les claus del llibre, els escenaris de la història.

dijous, 29 d’agost de 2013

1.825 dies de Lleixes



P.D. Disculpeu l'absència d'accents en algunes parts. Les tipografies dels software anglosaxons sovint presenten aquests problemes. Un efecte més de la globalització.

diumenge, 18 d’agost de 2013

Un hombre que duerme - Georges Perec



"(...) hagas lo que hagas, vayas adonde vayas, lo que ves no tiene importancia, lo que haces es vano, lo que buscas es falso."


Perec, Georges. Un hombre que duerme. 
Barcelona: Anagrama, 1990


Un homme qui dort. Traducció de Eugenia Russek-Gérardin
Col·lecció Panorama de Narrativas, 99


è   Què en diu la contraportada... 
Al despertar una mañana, tras un sueño intranquilo, el joven protagonista de esta novela se descubre víctima de una imprevista metamorfosis. De pronto, algo ha dejado de funcionar, se ha roto: su vida entera ha quedado anegada por la marea gris de la indiferencia. Ya no se siente vivir. Es como si todo hubiera sido dicho, como si todo hubiera terminado. A lo lejos queda el estrépito del mundo: los estudios, los proyectos, los amigos, todas las palabras. El tiempo transcurre como una espera silenciosa y solitaria, hasta con dejarse ir. En este estado de inaccesible neutralidad hacia los hombres y las cosas, la conciencia del propio cuerpo cobra la dimensión de una aventura. como el sueño mismo. Pero he aquí que la realidad, contemplada en la distancia, aparece monstruosamente deformada. Mientras que, por otra parte, el rechazo se revela inútil: el mundo sigue su curso. Más acá de la muerte y de la locura, sólo cabe retomar dolorosamente el camino trazado.
Redactada por entero en segunda persona, Un hombre que duerme ofrece de nuevo una espléndida muestra de la maestría estilística de Georges Perec. Una escritura directa e imperturbable, recurrente, termina aquí por envolver al lector en una atmósfera kafkiana, febril, atravesada finalmente por el brillo de una ironía consoladora, de una esperanza amarga.
Diez años después de la publicación de esta novela, que supuso la confirmación de Perec como narrador excepcional, el personaje que la protagoniza sería retomado, junto a su diminuta buhardilla, en La vida instrucciones de uso.


è   Com comença...
Apenas cierras los ojos, comienza la aventura del sueño. A la familiar penumbra de la habitación, volumen oscuro cortado por algunos detalles, donde tu memoria identifica sin esfuerzo los caminos que has recorrido miles de veces, trazándolos a partir del cuadrado opaco de la ventana, resucitando el lavamanos a partir de un reflejo, la repisa a partir de la sombra un poco más clara de un libro, identificando la masa más negra de la ropa colgada, sucede, al cabo de un cierto tiempo, un espacio de dos dimensiones, como un cuadro sin límites definidos (...).

è   Moments...
(Pàg. 20)
No tienes ganas de ver a nadie, ni de hablar, ni de pensar, ni de salir, ni de moverte.

En días como éste, un poco después, o un poco antes, descubres sin sorpresa que algo no funciona, que, para hablar sin reticencias, no sabes vivir, que no sabrás jamás.

(Pàg. 23) 
Puedes hacer el inventario exacto de tu escasa fortuna, el balance preciso de tu primer cuarto de siglo. Tienes veinticinco años y veintinueve dientes, tres camisas y ocho calcetines, algunos libros que ya no lees, algunos discos que ya no escuchas.

(Pàg. 24) 
La vida moderna generalmente aprecia poco semejantes inclinaciones: a tu alrededor has visto, desde siempre, cómo se privilegiaba la acción, los grandes proyectos, el entusiasmo: hombre que avanza hacia adelante, hombre con los ojos fijos en el horizonte, hombre mirando directamente frente a sí. Mirada límpida, mentón voluntariosos, andar firme, vientre contraído. La tenacidad, la iniciativa, el golpe de genio, el triunfo, trazan el camino demasiado límpido de una vida demasiado ejemplar, dibujan las sacrosantas imágenes de la lucha por la vida. Las piadosas mentiras que acunan los sueños de todos aquellos que patalean y se atascan, las ilusiones perdidas de los miles de relegados, los que llegaron demasiado tarde, los que dejaron su maleta sobre la acera y se sentaron sobre ella para enjugarse la frente.

(Pàg. 28) 
No eres más que una sombra turbia, un duro núcleo de indiferencia, una mirada neutra que rehuye las miradas. Con los labios mudos, ojos apagados, sabrás en adelante identificar en los charcos, en los cristales, sobre las carrocerías relucientes de los automóviles, los reflejos fugitivos de tu vida detenida.

(Pàg. 40) 
No puedes permanecer neutro frente a un perro, tampoco frente a un hombre. Pero no dialogarás jamás con un árbol. No puedes vivir con un perro, porque el perro, a cada instante, te pedirá que lo hagas vivir, que lo alimentes, que lo acaricies, que seas hombre para él, que seas su dueño, que seas el dios que clama con voz de trueno ese nombre de perro que lo hará arrastrase inmediatamente por el suelo. Pero el árbol no te pide nada. Puedes ser Dios de los perros, Dios de los gatos, Dios de los pobres, te basta con una correa, con algunos despojos, con algo de riqueza, pero no serás nunca dueño del árbol. Nunca podrás sino desear volverte árbol a tu vez.

(Pàg. 41)  
Casi no has vivido y, sin embargo, todo está ya dicho, ya terminado. No tienes más que veinticinco años, pero tu camino está trazado de antemano. Los papeles están distribuidos, las etiquetas: desde el orinal de tu primera infancia hasta la silla de ruedas de tu vejez, todos los asientos están listos y esperando su turno.

(Pàg. 49)
(...) el tiempo no se detiene jamás por completo, el tiempo no se detienen jamás totalmente, ni siquiera cuando es ya imperceptible: minúscula brecha en el muro del silencio, murmullo apagado, olvidado, gota a gota, que se confunde casi con los latidos de tu corazón.

(Pàg. 52)
Existen mil maneras de matar el tiempo y ninguna se parece a otra, pero ninguna vale más que otra, mil maneras de no esperar nada, mil juegos que puedes inventar y abandonar en seguida.

(Pàg. 83)
La indiferencia no tiene principio ni fin: es un estado inmutable, un peso, una inercia que nada podría afectar.

(Pàg. 91)
Duermes, comes, caminas, sigues viviendo, como una rata de laboratorio que un científico distraído hubiera olvidado en su laberinto y que, día y noche, sin equivocarse nunca, sin vacilar nunca, se dirigiera hacia su comedero, girara a la izquierda y luego a la derecha, empujara dos veces una palanca pintada de rojo para recibir su ración de alimento en papilla.
Ninguna jerarquía, ninguna preferencia. Tu indiferencia es inmutable: hombre gris para quien el gris no evoca gris alguno.

(Pàg. 107) 
(...) hagas lo que hagas, vayas adonde vayas, lo que ves no tiene importancia, lo que haces es vano, lo que buscas es falso. Sólo existe la soledad (...).

(Pàg. 115)
Organizas tu vida como un reloj, como si la mejor forma de no perderte, de no hundirte por completo, fuera dedicarte a tareas irrisorias, decidirlo todo de antemano, no dejar nada al azar. Que tu vida sea cerrada, lisa, redonda como un huevo, que tus gestos sean determinados por un orden inmutable que lo decide todo por ti, que te protege a pesar tuyo.

(Pàg. 130)
Hace mucho tiempo, en Nueva York, a unos cientos de metros de los arrecifes adonde vienen a romper las últimas olas del Atlántico, un hombre se dejó morir. Trabajaba de escribiente para un abogado. Escondido detrás de un biombo, se pasaba el tiempo sentado frente a su pupitre y no se movía de allí nunca. Se alimentaba de galletas de jengibre. Miraba por la ventana un muro de ladrillos ennegrecidos que casi hubiera podido tocar con la mano. Era inútil pedirle algo, que releyera un texto o que fuera al correo. Ni las amenazas ni los ruegos tenían poder sobre él. Al final, se volvió ciego. Hubo que echarlo. Se instaló en las escaleras del edificio. Entonces lo encerraron, pero se sentó en el patio de la cárcel y se negó a comer.

(Pàg. 133)
Tocar fondo no quiere decir nada. Ni el fondo de la desesperación, ni el fondo del odio, de la decadencia etílica, de la soledad orgullosa.

(Pàg. 135)
(...) nadie es lo suficientemente fuerte para luchas contra el tiempo. Pudiste hacer trampa, ganar migajas, segundos: pero las campanas de Saint-Roch, la alternancia de los semáforos en el cruce de la rue de Pyramides y de la rue Saint-Honoré, la caída previsible de la gota de agua en el grifo de la toma de agua del rellano, nunca dejaron de medir las horas, los minutos, los días y las estaciones. Pudiste hacer como que los olvidabas, pudiste caminar durante la noche, dormir durante el día. Nunca lo engañaste por completo.

è  Altres n'han dit...
Morir de frío, Jordi Cervera, Miedo a la literaturaEl placer de la lectura, El niño vampiro leeMicrocríticas literarias, Papel en blanco, Lecturas del Rey MonoMónica BasterrecheaVagando por Urano,

è  Enllaços:
Georges Perec, elogi de la ubicació, entre Oblomov..., ...i Bartleby (a París)vulgaritat quotidiana com a desencadenant, soledat, nihilisme, predestinació, tantsemenfotisme?... o potser només deixar-se esborrar?,
paranoia existencialistaadaptació cinematogràfica, contra el Yo.

è  Mira-la:
Francès (subtítols espanyol - anglès)

dijous, 15 d’agost de 2013

Maldiciones - Kevin Huizenga



"Usted no sabe, Sir, como un hombre puede llegar a ser tal esclavo del diablo."




Huizenga, Kevin. Maldiciones. 
Barcelona: Ediciones La Cúpula, 2007


Curses. Traducció de Montserrat Terrones.  i



è  Què en diu la contraportada... 
El té verde como generador de fantasmagorías. Los folletos que alertan sobre niños desaparecidos, la inmigración. Los campos de golf y la posibilidad de que el infierno esté vacío. La magia surrealista para concitar la preñez, los estorninos como plaga...

Todo en este libro son epifenómenos.

Sirviéndose de su personaje recurrente Glenn Ganges, Kevin Huizenga exprime las posibilidades del cómic como medio para ofrecernos una antología de historietas a medio camino entre la experiencia narrativa y el ensayo.

Maldiciones es un híbrido de ficción y no-ficción cuya primera voluntad es convocar el misterio cotidiano.

è  Com comença...







































è  Moments...
(Pàg. 19)
























(Pàg. 21-22)







































(Pàg. 36)




 (Pàg. 46)

 (Pàg. 49)





(Pàg. 57)











(Pàg. 58)



















(Pàg. 81)






































(Pàg. 107)


















(Pàg. 126-127)























































(Pàg. 131)















(Pàg. 133)





























(Pàg. 147)
















è  Altres n'han dit...
Dr. Basura, 13 millones de naves, SalonDrawn&Quaterly, Pretty FakesEntre comics

è  Enllaços:
aproximació a l'autorfonts i referències, realisme màgic, propietats alucinogenes del te"Green Tea": el conte original de J. Sheridan Lefanu, "28th Street": el conte original segons recopil·lació de Italo Calvino, la importància del moment, del detall, de la perspectiva.


diumenge, 11 d’agost de 2013

Firmin - Sam Savage




"(...) nada dura para siempre. De hecho, nada existe más allá de un instante, salvo las cosas que retenemos en la memoria."

Savage, Sam. Firmin 
Madrid: Seix Barral, 2008


Firmin. Adventures of a Metropolitan Lowlife. Traducció de Ramón Buenaventura
Col·lecció Biblioteca Formentor, 99  i


è  Què en diu la contraportada...
Nacido en el sótano de una librería en el Boston de los años 60, Firmin aprende a leer devorando las páginas de un libro. Pero una rata culta es una rata solitaria. Marginada por su familia, busca la amistad de su héroe, el librero, y de un escritor fracasado. A medida que Firmin perfecciona un hambre insaciable por los libros, su emoción y sus miedos se vuelven humanos.

Original, brillante y llena de alegorías, Firmin derrocha humor y tristeza, encanto y añoranza por un mundo que entiende el poder redentor de la literatura, un mundo que se desvanece dejando atrás una rata con un alma creativa, una amistad excepcional y una librería desordenada.

è  Com comença...
Siempre imaginé que la crónica de mi vida, si acaso alguna vez llegaba a escribirla, tendría una primera frase excelente: algo lírico, como "Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas", de Nabokov; y, si n me salía nada lírico, algo arrollador, como "Todas las familias felices se asemejan, pero cada familia desdichada es desdichada a su manera", de Tolstói. La gente recuerda estas palabras incluso cuando ya ha olvidado todo lo demás que hay en el libro. En lo tocante a frases de apertura, la mejor, a mi modo de ver, es el comienzo de El buen soldado, de Ford Madox Ford: "Éste es el relato más triste que nunca he oído." Docenas de veces lo habré leídos, y sigue dejándome patidifuso. Ford Madox Ford era uno de los Grandes.

è  Moments...
(Pàg. 13)
Hay escritores que nunca logran igualar su primera novela. Yo nunca pude igualar mi primera frase.

(Pàg. 33) 
(...) el concepto de adicción no es lo suficientemente rico, lo suficientemente profundo, para describir esta hambre. Yo preferiría llamarlo amor. Incipiente quizá, pervertido incluso, sin duda no correspondido, pero, así y todo, amor.

(Pàg. 53)
Estoy tratando de contarle a usted la verdadera historia de mi vida y, créame, no es nada fácil.

(Pàg. 57) 
Si hay algo para lo que resulte útil una formación literaria, es para dotarlo a uno de un sentido de la catástrofe.

(Pàg. 68) 
(...) los detalles -cero barbilla, nariz puntiaguda, dientes amarillentos, etcétera- carecían en sí de importancia, comparados con la impresión general de fealdad. Incluso en aquel momento, cuando mi idea de la belleza no iba más allá de las ilustraciones de Tenniel para Alicia, supe que eso era ser feo.

(Pàg. 80)  
Como cualquier idiota, tenía aspiraciones. Y, además, estaba aterrorizado.

(Pàg. 116)
La vida es breve, pero, aun así, siempre podemos aprender un par de cosas antes de la traca final. Una de las cosas que tengo observada es que los extremos se tocan. Los grandes amores se transforman en grandes odios, la callada paz deriva en estrepitosa guerra, el tedio infinito genera enorme excitación.

(Pàg. 120)
Seguía tosiendo y, cuando no, los pulmones me sonaban como  los gritos que da una persona sumida en un pozo profundo. Al succionarme las encías se me llenaba la boca de un sabor a sangre. Me imaginé muriendo. Fred Astaire, el gran bailarín, muriéndose. John Keats, el gran poeta, muriéndose. Apollinaire, delirante, muriéndose. Proust, con sus bellos ojos en un rostro contraído, muriéndose. Joyce muriéndose en Zúrich. Stevenson muriéndose en Samoa. Marlowe muriendo apuñalado. Lamentaba que no hubiera nadie delante para verme. Las bellas mariposas plegarían las alas y yo iba a morir como una rata cualquiera.

(Pàg. 125)
(...) cuando termino una línea, no oigo nada, sólo el silencio de los pensamientos cayendo interminablemente por el agujero de la memoria.

(Pàg. 150)
Cuando alguien está desesperado y te cuenta lo frío y despiadado que es el mundo y el sacrificio que implica seguir adelante con la vida, sabiendo que no tiene sentido, y te dice lo solo que se encuentra, y resulta que tú estás de acuerdo con él en todo, el caso es que la posición en que quedas no es muy airosa.

(Pàg. 164)
Cuando se está solo, no viene mal un poco de chifladura, sin pasarse. En todo caso, a esa norma me atengo yo.

(Pàg. 184)
Siempre creo que todo va a durar para siempre, pero nada dura para siempre. De hecho, nada existe más allá de un instante, salvo las cosas que retenemos en la memoria. Yo siempre intento retenerlo todo -prefiero la muerte al olvido-(...).

(Pàg. 204)
Infestar es una palabra interesante. La gente normal no infesta, por más que se empeñe. Nadie infesta nada, sólo las pulgas, las ratas y los judíos.

(Pàg. 215)
Dejé que mi vista recorriera el texto, hasta el último párrafo. "Y, considerando todo lo anterior, Firmin Rata, ocupante ilegal, vagabundo, sin medios de vida, pedante, voyeur, roedor de libros, soñador ridículo, mentiroso, charlatán y pervertido, a tenor del presente documento queda expulsado de este planeta."

è Altres n'han dit...
Món de llibres, Leer por leer, Leo, luego existoSota el signe de sagitari, El lamento de Portnoy, Leer sin prisa

è Enllaços:
Sam Savage, l'autor sobre el seu llibrequí és Firmin, què és Firminmalgrat tot, una trampa; una manipulació, la magia de Firmin, la lectura com a desencadenant tràgic, connexió Vonnegut, bibliobulimia, Scollay - Boston, el cosí pobre de Firmin.

dilluns, 5 d’agost de 2013

El Sunset Limited - Cormac McCarthy






" Hasta Dios tiene que rendirse a veces." 



McCarthy, Cormac. El Sunset Limited
Barcelona: RH-Mondadori, 2012


The Sunset Limited. Traducció de Luís Murillo.
Col·lecció Literatura Mondadori, 487   i



è  Què en diu la contraportada... 
Un encuentro fortuito en el metro de Nueva York propicia que dos extraños entablen una conversación a vida o muerte.
En una habitación cerrada, un hombre negro y un hombre blanco mantienen una batalla dialéctica. El blanco es un profesor universitario que, a pesar de poseer una amplia cultura y de disfrutar de una posición acomodada, vive sumido en la desesperación. El negro, sin embargo, pese a haber llevado una vida marcada por la violencia y la adicción a las drogas, mantiene una férrea esperanza gracias a su fe. En el transcurso del conmovedor y violento diálogo se pondrán de manifiesto dos visiones del mundo opuestas, con un solo objetivo: desentrañar el sentido de la vida.

è  Com comença...
Una habitación en un bloque de pisos de un gueto negro de Nueva York. Hay una cocina con sus fogones y un frigorífico grande. Una puerta que da al pasillo exterior y otra, presumiblemente, a un dormitorio. La puerta del pasillo está provista de una extravagante colección de cerraduras y barras de seguridad. Hay en la habitación una mesa barata de formica y dos sillas de plástico con patas cromadas. La mesa tiene un cajón. Encima de la mesa hay una biblia y un periódico. Unas gafas. Un bloc y un lápiz. En una de las sillas (lado derecho del escenario) está sentado un hombre negro corpulento y en la otra un hombre blanco de mediana edad con pantalón de chándal y zapatillas de deporte. Luce una camiseta, y la parte de arriba del chándal -que hace juego el pantalón- está puesta sobre el respaldo de su silla.

NEGRO: Bueno, profesor, y ahora ¿qué hago con usted?

è  Moments...
(Pàg. 13)
BLANCO: (...) ¿Usted ve a Jesús?
NEGRO: No. Verle no lo veo.
BLANCO: Pero le habla.
NEGRO: Todos los días.
BLANCO: Y él le habla a usted.
NEGRO: Me ha hablado, sí.
BLANCO: ¿Usted lo oye? Quiero decir, ¿habla alto?
NEGRO: No, alto no. No es una voz lo que oigo (...)

(Pàg. 21)
BLANCO:  (...) La cultura y la educación hacen que el mundo sea algo personal
NEGRO: Hum.
BLANCO: Hum qué.
NEGRO: Nada, estaba pensando que lo que acaba de decir es muy potente. No sabría cómo responder a ninguna respuesta. Pero aun así digo yo que para qué sirven todas esas ideas si no lo mantienen a uno clavado al andén cuando entra el Sunset Limited a más de cien por hora.

(Pàg. 22)
NEGRO: ¿Tiene usted amigos?
BLANCO: No.
NEGRO:¿Ni uno siquiera?
BLANCO: No.
NEGRO: Me toma el pero, seguro. ¿Ni uno solo?
BLANCO: ¿Amigo? En realidad, no.
NEGRO: Pues hábleme de él.
BLANCO: ¿De quién?
NEGRO: De ese que en realidad no.

(Pàg. 24)
BLANCO: Oiga. Suponga que le doy mi palabra de que me iré a casa y que no intentaré suicidarme por el camino.
NEGRO: Suponga que yo le doy mi palabra de que no pienso escuchar ninguna de sus chorradas.
BLANCO: Ah. Entonces, ¿qué? ¿Estoy preso?
NEGRO: No me venga con esas. Además, preso ya lo estaba antes de entrar aquí. Un preso del corredor de la muerte (...).

(Pàg. 30)
NEGRO: ¿No le ha ocurrido nunca que un día de repente todo sale como raro pero en el buen sentido de la palabra? ¿Que todo es como si encajara?
BLANCO:  No sé si le comprendo.
NEGRO: Sí, hombre. Un día mágico, que se dice. Uno de esos días en que todo sale bien.
BLANCO:  No lo sé. Puede. ¿Por qué?
NEGRO: Estaba pensando si no habrá tenido una mala racha demasiado larga. Y al final se ha quedado con la idea de que el mundo es así.
BLANCO: Que el mundo es así.
NEGRO: Eso.
BLANCO: ¿Y cómo es el mundo?
NEGRO: No sé. Un sitio donde hay malas rachas. Lo que quería decir es que aunque a usted le parezca que el mundo es así tiene que comprender que el sol no siempre calienta el mismo culo. ¿Me entiende, profesor?
BLANCO: Si insinúa que lo que pasa es que tengo un mal día, eso es ridículo.
NEGRO: No digo que tenga un mal día, profesor. Lo que creo es que tiene una mala vida.

(Pàg. 36)
NEGRO: El caso, profesor, es que yo no tengo ni puñetera idea de por qué Dios es como es. No sé por qué me habló a mi. Yo no lo hubiera hecho.
BLANCO:  Pero usted le escuchó.
NEGRO: Hombre, qué remedio me quedaba.
BLANCO:  No sé. Quizá no escuchar.
NEGRO: Ah, ¿y cómo?
BLANCO:  No escuchando.
NEGRO: Pero ¿usted se cree que Dios se dedica a hablarle a gente que sabe que no le va a escuchar? ¿Usted cree que Dios tiene tanto tiempo libre?

(Pàg. 46)
NEGRO: Creer es distinto de no creer. Si uno es creyente tarde o temprano va a parar al pozo de la fe propiamente dicha y ya no tiene que seguir buscando. Más allá no hay nada. Pero el que no cree tiene un problema. Se ha propuesto desentrañar el mundo, pero cada vez que descubre algo que no es verdad deja otras dos dudas en su sitio. Si Dios recorrió la Tierra cuando terminó el trabajo, usted cuando se levanta por la mañana tiene que poner los pies en un suelo, un suelo real, sin preocuparse por saber de dónde ha salido ese suelo. Pero si Dios no lo hizo, entonces va a tener que inventarse otra definición para explicar qué entiende por real. Y todo va a tener que juzgarlo desde ese mismo punto de vista. Si es que es un punto. Incluido usted mismo. Una pregunta vale para todos. Bien, profesor, ¿qué opina? ¿Usted es real o qué?

(Pàg. 53) 
BLANCO: Hasta Dios tiene que rendirse a veces. No hay sacerdocio en el infierno. Al menos, que yo sepa.
NEGRO: Es verdad. Ahí sí que ha dado en la diana. El sacerdocio es de cara a los vivos. Por eso cada cual es responsable de su hermano. Una vez deja de respirar, ya no hay forma de ayudarle. A partir de ahí queda en otras manos.

(Pàg. 80)
NEGRO: (...) El fin siempre es el mismo. Ya se lo he dicho antes y sigo buscando otra manera de decírselo. La luz está en todas partes, lo que pasa es que usted no ve más que sombra a su alrededor. Y la sombra es usted. Usted hace la sombra.

(Pàg. 81)
NEGRO: ¿A usted por qué le parece que la gente se suicida?
BLANCO: No lo sé. Por distintas razones.
NEGRO: Ya, pero esas distintas razones, ¿no tienen algo en común, digamos?
BLANCO:  No puedo hablar por los demás. Las mías giran en torno a una pérdida gradual de la fantasía. Eso es todo. Un paulatino esclarecimiento en cuanto al carácter de la realidad. Del mundo.
NEGRO: Razones mundanas, vaya.
BLANCO: Si quiere llamarlo así...

(Pàg. 82)
BLANCO: Muy bien. Mi idea es que el mundo, básicamente, es un campo de trabajos forzados del que cada equís días sacan a unos cuantos internos (todos ellos completamente inocentes) a fin de ejecutarlos. No creo que eso sea solo mi manera de verlo. Creo que el mundo es así. ¿Hay otras maneras de verlo? Por supuesto que las hay. ¿Alguna que resista un examen minimamente riguroso? No.
NEGRO: Tío
BLANCO:  Bien. ¿Quieres echar otro vistazo a ese horario de trenes?
NEGRO: Y no hay nada que hacer...
BLANCO:  Nada. Los esfuerzos que la gente lleva a cabo para mejorar el mundo no hacen sino empeorarlo. Antes pensaba que había ciertas excepciones. Ahora ya no.

(Pàg. 87)
NEGRO: (...) ¿Qué es exactamente ese dolor que hace que los que toman el tren rápido se arrimen al quiosco de la muerte? ¿De qué clase de dolor estamos hablando? Yo diría que si es por no poder soportar la pena por lo que gente se suicida haría falta un montón de mano de obrar para enterrarlos a todos al atardecer. O sea que vuelco otra vez a lo mismo. Si no es lo que perdió lo que no puede aguantar entonces quizá es lo que no está dispuesto a perder de ninguna manera. Antes la muerte que renunciar a eso.
BLANCO: Si uno muere, renuncia.

(Pàg. 92)
BLANCO:  (...) Yo no entiendo mi estado de ánimo como una visión del mundo pesimista. Lo entiendo como lo que es el mundo. La evolución no puede impedir que la vida inteligente acabe a la larga siendo consciente de una cosa por encima de todas las demás, y esa cosa es la futilidad.

(Pàg. 92)
BLANCO: (...) ¿La justicia? ¿La fraternidad? ¿La vida eterna? No me fastidie, hombre. Dígame una religión que prepare al hombre para la muerte. Para la nada. A esa secta quizá sí me apuntaría. Su religión lo cifra todo en más vida. Más sueños, ilusiones, mentiras. Si fuera posible proscribir el miedo a la muerte de los corazones humanos, la gente no viviría ni veinticuatro horas. ¿Quién iba a querer esta pesadilla no ser por miedo al día siguiente? Sobre cada alegría humana pende la sombra del hacha. Todo camino acaba en la muerte. Peor aún. Toda amistad. Todo amor. Tormento, traición, pérdida, sufrimiento, dolor, vejez, humillación, enfermedad horrenda y prolongada. Y todo ello con un solo final. Para usted como para todas la personas y todas las cosas que ha elegido querer. Ahí está la auténtica fraternidad. Miembros vitalicios, del primero al último.

è Altres n'han dit...
La veritat dins de la ficció, Els orfes del senyor BoixLetra a letra, El mar de letrasLa vida no existe, Entre montones de libros, Vagón 293, La Tormenta en un Vaso, Un libro al díaLa medicina de Tongoy.

è Enllaços:
Cormac McCarthy, contextualització, les connotacions filosòfiques i ètiques, els grans temes, blanc o negre, tantes lectures, tants missatges, tantes interpretacions..., credo quia absurdum, non credo.

è Míra-la:
Anglès (HBO film - 2011)