dijous, 26 de juny de 2014

El jardí de les malícies - Miquel Desclot (compil·lador)




(...) És veritat que l'ull l'amor inspira,
però el cony és l'amor que més estira.(...)








Desclot, Miquel. El jardí de les malícies. De la poesia eròtica universal
Manresa: Angle Editorial, 2001

Il·lustracions d'Albert Ràfols-Casamada. Traducció de Miquel Desclot.
Col·lecció Llibres de la frontera, 2  i


è Com comença... 
Crític de mal acontentar
en matèria de foteria,
no et sembli cosa d'arteria
de trobar el fotre aquí al llindar.
Cent cops voldria morir de pobre
abans que haver, dins la meva obra,
maliciosament deixat
cap mal exemple de calibre;
però si els nostres avis, per dar-nos sang i fibra,
de fotre en fotre s'han cansat,
bé puc jo començar el meu llibre
per on el món ha començat.
Al lector crític - Claude le Petit (1638-1662)

è Moments...
(Pàg. 37)
Un fotedor que no és amorós
de cap dona, però fotre voldria,
està sempre empinat i delerós
de fotre'n tantes com fotre podria.
Tal voler té de fotre tot el dia
que En Fotent es reclama,
fotedor las, marrit, ombriu
(sap que mal mor i pitjor viu
el qui no fot la que ama)
Trobador anònim

(Pàg. 39)
Mai per amor del cony
l'he requerida d'amor,
ans per la fresca color
i per la boca rient,
que prou conys trobaria
amb moltes, si els ho requeria;
m'és el besar, doncs, més plaent
que el cony, que apaga la talent.
Raimon Rigaut 

(Pàg. 42)
- Jo vinc vers vós, senyor, falda aixecada,
que tinc entès que us diuen en Muntant;
que mai he estat de fotre sadollada;
un capellà he tingut dos anys bornant
i els seus clerguets i tota la mainada.
I tinc gros cul, espès i remenant,
i major cony que d'altra dona nada.

- I jo vers vós, dama, braga abaixada,
i amb major vit que un ase delirant;
i bé us fotré amb tan grossa falconda
que l'endemà els llençols pena faran
i trobareu que els cal una bugada!
No m'alçaré, ni jo ni aquest rampant,
si tant fotent no us deixo desmaiada.

- Si tant m'haveu de fotre amenaçada,
el vostre vantament aneu provant,
car jo tinc prou la meva porta armada
per resistir els collons per endavant.
Després començaré tal pernejada
que no us podreu tenir als crins del davant
i amb el darrere haureu de fer tornada.

-Sapigueu, dama, que això molt m'agrada,
si l'endemà plegats seguim estant,
mon vit batrà la vostra porta armada;
llavors coneixereu si sóc farsant!
I jo us faré llançar per la culada
tals pets que so de corn us semblaran
i a son de tals fareu talment ballada..
Montan - (Segle XIII)

(Pàg. 60)
III- Aquesta pixa vull, i no un tresor!
Aquesta és la que em pot fer el cor jolu!
Aquesta és un pixot d'emperadriu!
Aquesta gemma val per un pou d'or!

"Ajuda'm, pixa meva del meu cor,
i ateny el brau ardor de la matriu:
pixa esquifida a l'ultim es desdiu
si a la figa observar vol el decor.

- Mestressa meva, això és prou veritat,
que qui en cony suca amb el pixot petit
mereix cristeri d'aigua, ben glaçat.

"Qui en té poc, pel cul carda dia i nit,
però qui ardent el té, com jo, i trempat,
s'esbrava sempre en figues amb profit.

- Cert, però tant delit
tenim de pixa, i és tan encisera,
que la torre voldríem fins darrere.
Pietro Aretino (1492 - 1556)

(Pàg. 65)
Un jorn Robin ve a Margot empunyar
mostrant-li al punt l'estri del seu mestratge
i, sense un mot, ja vol posar-lo a obrar.
Però ella diu: -Em faríeu damnatge,
que és massa gros i llarg, tal utillatge.
- Bé -fa Robin-, sencer dins la crebassa
no l'hi metré -i aleshores l'abraça
i solament la meitat n'hi transporta.
- Ah! -diu Margot, tot fent-hi una carassa-,
fiqueu-l'hi tot, que ara ja sóc prou morta!
Clement Marot (1496-1544)

(Pàg. 66)
Un monjo, doncs, jugant a la ribera,
rentant trobà la vella els seus fardells,
que li mostrà per la cuixa llarguera
un foc ardent al junt de dues pells.
El monjo, brau, s'aixeca els oripells,
agafa el piu i se n'hi va a la vela.
- Vella -li diu-, encén-me la candela-.
Ella, llavors, per servir-lo millor,
li gira el cul, i respon per cautela:
- Veniu-me vós i bufeu el carbó.
Clement Marot (1496-1544)

(Pàg. 69)
Salut a tu, oh dolça escletxa atenta,
que vivament entre aquests flancs rellús;
salut a tu, o benaurat pertús
que feliçment la vida em fas contenta.

Amb el teu fet, ara ja no em turmenta
l'arquer volant que em tenia confús;
en quatre nits que m'has estat profús
la força d'ell ja noto en mi més lenta.

Oh trau menut, trau bufó, trau pilós,
d'un pèl follet suaument ondulòs,
que els més rebels al teu manar debel·les:

Els bon galants caldrà, per honorar-te,
que de genolls s'acostin a adorar-te
duent al puny llurs flamejants candeles!
Pierre de Ronsard (1524-1585)

(Pàg. 72)
Enigma.

No ho vull pas amargar, quan estic tota a punt
vaig a trobar l'amic; jo que el prenc i l'abraço
i tants cops el seu nervi per entre els dits repasso
que faig enrigir ni que es faci el difunt.

Després, veient-lo prest, gallard i ben al punt,
entre les meves cuixes un bon espai li traço,
me'l fico entre les dues i tan estret enllaço
entre una pell i l'altre que ens prendríeu per un.

Amb gran bellugadissa, dreturera i sense erra,
tirant amunt i avall, ara a dreta , ara a esquerra,
entre mils de dolçors hi esmerço l'alè.

I si algun cop el nervi s'abaixa de fluixera,
amb dos dits el redreço en tanta de manera
que encara més que abans en tres immens plaer.

Solució: La viola de gamba
Pierre de Larivey (1540 -1619)

(Pàg. 76) 
Elogi del cony

(...) És veritat que l'ull l'amor inspira,
però el cony és l'amor que més estira.(...)
Mathurin Régnier (1573-1613)

(Pàg. 79)
Priàpiques

¿Aguantareu fins a demà,
insaciable criatura,
en la magresa de la mà,
el meu pobre estri en greu tortura?
Contra vós s'ha, ben bé deu cops,
en una nit buidat d'arrops:
us calen proves, doncs, a pales?
Feu-me el favor d'afluixar el puny,
que no fugirà gaire lluny:
els meus collons no són pas ales.
François de Maynard (1582 -1646)

(Pàg. 86)
La decepció

(...)Sense respecte, doncs, ni por,
cerca l'objecte del deler
(mod'estia amb ell no hi pot valer)
avançant llest cap al fitó
on la mà ateny aquell altar
on Eros vol el sacrifici:
el paradís, el tron patrici
on el furor se sap calmar;
la fons d'on el plaer és desclòs
i dóna al món universal repòs.
Aphra Behn (1640-1689)

(Pàg. 105)
¿I què en resta de la vida,
quan tot ja és una desferra,
quan l'honor ha fet fallida
i els anhels són tots per terra?

Però pots sofrir-ho encara
si a desgrat de la fatiga
els desitjos menes ara
a l'ampolla i a la figa.
Johann Wolfang Goethe (1749-1832)

(Pàg. 108)
A tres desmenjades

A Cloris
El pa solter ha estat sempre mala menja,
per més que el guardis, Cloris, en drap net.
Pel teu bé, entre setmana o en diumenge,
jo et daré llonganissa pel llonguet.

A Amaril·lis
Amaril·lis, la tassa quasi et vessa
de xocolata amb llet de la millor.
Caldrà sucar-hi el xuixo ben de pressa
abans no es taquin centre i tovalló

A Corinna
Dóna'm, per a la set, dolça Corinna,
la poma més vermella que la sang.
Jo hi posaré la serp, gràcia divina,
que amb llet li amoroseixi el cor franc.
Filippo Pisciotta (1797-1856)

(Pàg. 126)
Pybrac
(...) No m'agrada de veure que una actriu alemany
vagi corrents al wàter sense agafar llumí,
s'enculi per error damunt el que s'hi afanya
i estronqui el cagarrot que estava per sortir. (...)
Pierre Louÿs  (1870-1925)


è Altres n'han dit...



dijous, 19 de juny de 2014

La meva vida - Anton Txèkhov




"(...) cada condició social té la seva ciència. Vostè no segueix la seva, i això no se li pot consentir." 



Txékhov, Anton. La meva vida. 
Barcelona: Minúscula, 2011

Moya zhizn. Traducció d'Àngels Llòria
Col·lecció Microclimes, 6  i


è Què en diu la contraportada...
En Missaïl té vint-i-cinc anys i ja l’han fet fora de la feina nou vegades. No suporta haver d'estar-se assegut en una habitació, aguantar amonestacions estúpides, copiar i competir amb una màquina d'escriure. El seu pare, l’únic arquitecte de la ciutat, que mai ha construït una sola casa decent, en canvi, considera que això és un treball intel·lectual. Però en Missaïl, també anomenat el Poca Cosa, menysprea aquesta feina i creu que ni tan sols serveix per justificar una vida ociosa i despreocupada. És per això que decideix no tornar a l’oficina i dedicar-se al treball físic. El conflicte del protagonista que Txékhov exposa, amb una amargor esquitxada de moments còmics, a La meva vida, escrit el 1896 en l’època de maduresa després de consagrar-se com a autor, és el reflex d’una de les seves preocupacions cabdals: el debat entre la necessitat imperiosa i vital de la llibertat i la dificultat d’assolir-la.

è Com comença...
El director em va dir: "No el faig fora per respecte al seu honorable pare, que si no, ja faria temps que hauria sortit volants d'aquí." I jo li vaig contestar: "Excel·lència, m'afalagueu més del compte en suposar-me capaç de volar." Després vaig sentir que demanava: "Enduguin-se aquest senyor; em destrossa els nervis."
Uns dos dies després em van acomiadar. És així com, d'ençà que em considero una persona adulta, i amb gran pena del meu pare, l'arquitecte local, he canviat nou vegades de feina.

è Moments...
(Pàg. 54)
Vam parlar de moltes coses, i quan ens vam posar a tractar el tema de la feina física, jo vaig expressar aquest pensament: és necessari que els forts no esclavitzin els dèbils, que la majoria no sigui un paràsit per a la minoria, ni tampoc una bomba que els xucla eternament el millor suc; és a dir, cal que tothom sense excepció, forts i dèbils, rics i pobres, participi equitativament en la lluita per l'existència, cadascú per si mateix, i no hi ha més bon anivellador en aquest sentit que la feina física, com una contribució obligatòria per a tots.

(Pàg. 55)
- (...) Els límits dels progrés humà i universal s'estenen fins a l'infinit i parlar d'un "possible" progrés limitat a les nostres necessitats i a criteris temporals, perdoni, però resulta fins i tot estrany.
- Si els límits del progrés s'estenen fins a l'infinit, com vostè afirma, vol dir que els seus objectius són poc clars -vaig replicar jo-. Viure sense saber del cert per què!
- Potser si! Però aquest "no saber" no resulta tan avorrit com el seu "saber". Jo m'enfilo per una escala anomenada progrés, civilització, cultura, pujo i pujo sense saber del cert cap a on, però de debò, només per aquesta escala meravellosa ja val la pena viure; i vostè, sap per què viu? Perquè un no esclavitzi els altres, perquè un artista i aquell que li prepara les pintures mengin el mateix. Però no és aquesta una cara vulgar, prosaica i grisa de la vida? I no resulta detestable viure tan sols per a això?(...)

(Pàg. 61)
També el meu estat d'ànim era tardorenc. Potser perquè en convertir-me en obrer veia la vida de la ciutat només des de la seva cara sòrdida, gairebé cada dia feia algun descobriment que em conduïa simplement a la desesperació. Conciutadans meus dels quals abans no m'havia format cap opinió o que a simple vista semblaven del tot correctes, ara havien resultat roïns, cruels i capaços de qualsevol mesquinesa. A nosaltres, la gent senzilla, ens enganyaven, ens estafaven, ens obligaven a esperar-nos hores senceres en vestíbuls freds o a la cuina, ens insultaven i ens tractaven amb gran crueltat.

(Pàg. 67)
- (...) Viu només del que cobra, vostè? -em va preguntar.
- Sí.
- Un home feliç! -va sospirar-. A mi em sembla que a la vida tot el mal prové de la ociositat, de l'avorriment, de la buidor espiritual, i que tot això és inevitable quan t'acostumes a viure per compte d'altres. No pensi que presumeixo; l'hi dic sincerament: ser ric no és ni interessant ni agradable. "Faci amics gràcies a riqueses injustes", se sol dir, perquè en general de riqueses justes no n'hi ha i no n'hi pot haver.

(Pàg. 70)
- (...) Les natures amb talent i ricament dotades -va dir la Dólgikova- saben com han de viure i segueixen el seu camí; en canvi, la gent mediocre, com jo, per exemple, no saben res i no poden fer res per ells mateixos: a aquests no els queda altra opció que descobrir algun corrent social profund i seguir-lo, i deixar-se endur fins on els porti.
- Pero és que pot descobrir el que no existeix? -va preguntar el doctor.
- El que passar és que no ho veiem.
- De debò? Els corrents socials són un invent de la nova literatura (...).

(Pàg. 76) 
- (...) Hi ha una ciència per als governadors, una altra per als arximandrites, una per als oficials i encara una altra per als metges; cada condició social té la seva ciència. Vostè no segueix la seva, i això no se li pot consentir.

(Pàg. 146)
(...) no podia comprendre de què vivien aquelles seixanta mil persones, per què llegien l'Evangeli, per què resaven, per què llegien llibres i diaris. Quin profit n'havien tret, de tot el que s'havia escrit i dit fins aleshores, si continuaven conservant la mateixa foscor a l'ànima i la mateixa repulsió per la llibertat ara que feia cent o tres-cents anys?

(Pàg. 163)
Si m'hagués volgut fer un anell, aleshores hauria escollit aquesta inscripció: "Res no passa." Estic convençut que res no passa sense deixar empremta i que cadascun dels nostres actes, per petit que sigui, és important per a la vida present i futura.

è Altres n'han dit...

è Enllaços:

è Llegeix-lo:
Espanyol (pdf - multiformat)
Anglès (html - multiformat 

dissabte, 14 de juny de 2014

Una història d'amor - Hiromi Kawakami




"No era amor, només dolor."





Kawakami, Hiromi. Manazuru. Una història d'amor. 
Barcelona: Quaderns Crema, 2013

Manazuru. Traducció de Marina Bornàs
Col·lecció Biblioteca Mínima, 196  i



è Què en diu la contraportada...
«Potser el meu marit volia morir. Potser va desaparèixer perquè volia viure. O potser la vida i la mort no formaven part dels seus pensaments». Qui parla així és Kei, una dona que viu amb la seva mare i una filla adolescent. El seu marit va desaparèixer fa dotze anys sense deixar cap rastre. Amb el temps, ha trobat un amant, en Seiji, però la presència del marit desaparegut omple les seves fibres més íntimes i es resisteix a abandonar-la. Manazuru: aquest mot misteriós és l’única pista que el marit desaparegut ha deixat al seu diari, i el punt de partida d’una cerca de sentit cap a la península d’aquest nom a la costa japonesa. El lector es veurà acompanyat d’uns fantasmes en una profunda, memorable i sensual exploració de l’amor, a un món d’evocacions d’una subtilesa delicadíssima, en una barca perdent-se en l’horitzó tot cercant d’acariciar la pell íntima dels sentiments.

è Com comença... 
Algú em seguia mentre caminava.
Com que encara era lluny, no distingia si era una dona o un home, però vaig continuar caminant sense capficar-m'hi.
Havia sortit de bon matí de la pensió de la badia i em dirigia cap a l'extrem del penya-segat. Havia passat la nit en un petita pensió, propietat d'un home i una dona que, per l'edat que tenien, devien ser mare i fill.

è Moments...
(Pàg. 44)
Vam tastar un pastís de xocolata boníssim i vam prendre un got de llet calenta. Mentre berenàvem, vaig notar l'olor dolça que desprenia el clatell de la Momo. No m'agradava que creixés. No era ella, el que no m'agradava, sinó el procés de creixement. El pas a l'edat adulta era un camí sembrat de tota mena d'alts i baixos que no podria esquivar. Per això em feia llàstima, perquè era petita i no sabia res.
Tot el que creix em sembla desagradable. El cos, els sentiments.

(Pàg. 56) 
El rastre del meu marit es va esborrant a mesura que passa el temps. Ja fa uns quants anys que vaig llençar la jaqueta verda. Malgrat tot, encara conservo moltes proves de l'existència del Rei.

(Pàg. 57) 
-  (...) Em sap molt de greu, però aquest mes tinc una feinada de por i em sembla que no tindré temps de quedar -es va justificar.
- Entesos, no pateixis -vaig acceptar sense insistir. Ell va tornar a riure.
- Estàs molt dòcil, avui.
Quan m'havia dit que no podria quedar, havia notat una punxada al pit. No era amor, només dolor.

(Pàg. 61)  
"Pobra flor", vaig dir. "¿Per què?", em va preguntar ell, girant-se cap a mi. "Perquè l'has destrossada". "S'hauria acabat pansint tard o d'hora".
No feia gaire que ens coneixíem, i em va semblar un home despietat.

(Pàg. 77)
És difícil, que les coses siguin normals, perquè n'hi ha moltes que no ho són- Però la majoria de coses artificials no s'aguanten, i al final acaben destruïdes. Avançar cap a la destrucció és molt fàcil. El que costa més és mantenir la normalitat.

(Pàg. 128) 
(...) em semblava sentir les seves veus: "Rei", li deia ella. Ell també pronunciava el seu nom en veu alta. ¿Com es devia dir? Els llavis del Rei es movien tendrament mentre deia el seu nom. "Rei", repetia la dona. En comptes de respondre-li, ell es posava a jugar amb el palmell de la seva mà.
Tot i que no els sentia, em semblava sentir-ho tot. Tot i que no els veia, em semblava veure-ho tot.

(Pàg. 141)
No és tan fàcil, fer-se gran. Fins i tot diria que és impossible. A hores d'ara, encara som inestables.

(Pàg. 150)
Vaig aixecar el cap per mirar-lo, sorpresa. Ell em va tornar la mirada, pàl·lid. "¿Per què em dius aquestes coses que sonen com una bufetada?", li vaig retreure sense paraules. "Perquè estic desesperat -em va respondre ell amb la mirada-. No podràs oblidar mai el teu marit", em van dir els seus ulls grossos.

(Pàg. 191)
- Aviat faré disset anys! -va exclamar la Momo.
Aleshores vaig ser conscient que ja en tenia setze.
Havia deixat de comptar l'edat de la meva filla. ¿Quan devia ser, l'última vegada que vaig comptar els anys i els mesos de la Momo? ¿Quan tenia un any i onze mesos? ¿Dos anys i vuit mesos? ¿Tres anys i dos mesos?
Jo vaig conèixer el Rei quan tenia vint-i-sis anys, deu més del que té la Momo ara. Des que el Rei va desaparèixer, vaig deixar de comptar el temps, que passava i s'acumulava.

è Altres n'han dit...
La lectura: vici o virtut?, Llibres per llegir, music-atram, El ingenioso hidalgo, La tormenta en un vaso, Espacios en blancoEl SingularNumero cero, Bertigo, Un mundo cultural.

è Enllaços:
Hiromi Kawakami, xiuxiueig, minimalisme, fantasmes.


dijous, 12 de juny de 2014

El teatro de la memoria - Leonardo Sciascia




"¿Cómo puede una persona, pensadlo bien, una persona que ha vivido la guerra, seguir siendo la misma al cabo de diez años?"



Sciascia, Leonardo. El teatro de la memoria. 
Barcelona: Tusquets, 2009

Il teatro della memoria. Traducció de Juan Manuel Salmerón.
Col·lecció Andanzas, 709  i


è Què en diu la contraportada...
La mañana del 10 de marzo de 1926, un hombre que asegura padecer amnesia es arrestado por robar en un cementerio de Turín. Tras ser declarado un peligro para sí mismo y para los demás, lo ingresan en el manicomio turinés de Collegno. Al poco, en La Domenica del Corriere se publica una foto del desmemoriado bajo el titular "¿Quién lo conoce?". Esposa y allegados no tardarán en identificarlo: es Giulio Canella, profesor universitario desaparecido en la guerra. Sin embargo, pruebas irrefutables, entre ellas las huellas dactilares, lo identifican como Mario Bruneri, tipógrafo turinés perseguido por robo y estafa. ¿Quién es en realidad? ¿Acaso finge amnesia para evitar la cárcel? ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar sus familiares en la batalla legal que se desata? Sciascia ofrece una lúcida reflexión sobre la identidad al tiempo que reconstruye con agudeza los hechos verídicos del juicio Bruneri-Canella, que, convertido en un "teatro de la memoria" y de los engaños del recuerdo, conmocionó a toda Italia.

è  Com comença... 
"¡Ah, no, eso sí que no! ¡No porque me parezca! Yo, yo misma, he dicho que no, que mi parecido, ese parecido por el que habéis creído reconocerme, no es ninguna prueba. Eso pregunté: "¿Cómo puede una persona, pensadlo bien, una persona que ha vivido la guerra, seguir siendo la misma al cabo de diez años?". ¡Al revés! Sería la prueba de que yo no soy yo..., de que no puedo ser yo.

è  Moments...
(Pàg. 12)
¡A cuántos desgraciados que regresan al cabo de los años, cambiados, irreconocibles, casi sin memoria, no se habrán disputado hermanas, mujeres, padres, madres sobre todo! "¡Es mío!" "¡No, mío!" Y no porque vieran el parecido, no, sino porque así lo habrían creído, porque así habían querido creerlo... Y de nada sirven pruebas en contra cuando se quiere creer...

(Pàg. 38) 
(...) en estos tiempos nuestros vemos configurarse una dualidad, un conflicto entre memoria e inquisición: hoy la inquisición -la Inquisición, la INQUISICIÓN- destruye la memoria, ya sea bajo la forma de la Inquisición propiamente dicha, o bajo la de un presente totalizador y totalitario que se nos hace -valga la redundancia- presente con tal abundancia y tan inagotable concatenación de bienes (de males) de uso y de consumo, y genera tal abundancia e inagotable concatenación de insatisfacciones, que no deja sitio a la memoria o procura socavarla allí donde sobrevive.

(Pàg. 53) 
Aunque  tampoco puede decirse que el régimen fascista mantuviera una actitud coherente durante todo el transcurso del caso. Más bien no mantuvo ninguna: dejó que el asunto siguiera ese curso lento, complicado, incierto y conflictivo, propio de la administración de justicia en este país nuestro que proclama ser cuna del derecho y es en verdad su tumba.

(Pàg. 79) 
(...) la frente del desmemoriado resultaba ser dos centímetros más baja que la del profesor Canella: dos centímetros más de pelo, pues, a todo lo largo de la frente. Este detalle impresionaba a los profanos, que acostumbran creer que la frente despejada es señal de despejada inteligencia, creencia a la que no parece afectar el conocer a tantos idiotas de espaciosa y bien modelada frente.

(Pàg. 86)
Una tempestad en el mar no la olvida nadie y hasta un idiota sabe contarla; pero para hablar de la tempestad en una copa de champán hay que tener el talento de Proust.

(Pàg. 99) 
(...) Paneroni era entonces conocidísimo en Roma por haber dicho: "¡Burros de astrónomos! ¡La Tierra no gira!", y escribirlo hasta en las paredes. Paneroniana, pues, era la cultura del desmemoriado: calificativo que bien podemos suscribir. Una cultura, entiéndase, que se funda en la cantidad (...).


è  Altres n'han dit...
Discos i llibres, Lecturas errantesLa simiente negraANB, El litoral.

è  Enllaços...
Leonardo Sciascia, anàlisi detalladafonts, origens, investigació i elaboraciócontext creatiufont d'inspiració, crònica d'un misteri, Luigi Pirandello.

dissabte, 7 de juny de 2014

Trampa 22 - Joseph Heller




"Que murieran hombres era un asunto de necesidad; pero cuáles habían de morir era pura circunstancia (...)."



Heller, Joseph. Trampa 22
Barcelona: RBA, 2005

Catch 22. Traducció de Flora Casas
Col·lecció Andanzas, 709   i


è Què en diu la contraportada...
La acción se desarrolla durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial y se centra en una escuadrilla de bombarderos estadounidense. El coronel Cathcart, jefe de la escuadrilla, quiere ser ascendido a general. Y no encuentra mejor manera que enviar a sus hombres a realizar las misiones más peligrosas.
Con una lógica siniestra, Yossarian, un piloto subordinado de Cathcart que intenta ser eximido del servicio alegando enfermedad mental, recibe por respuesta que sólo los locos aceptan misiones aéreas y que su disgusto demuestra que está sano y que, por tanto, es apto para volar. La evolución psicológica de Yossarian refleja la aguda crítica que hace Joseph Heller de un patriotismo mal entendido, el cual exige sacrificios inadmisibles.
Trampa 22, que se convirtió en el libro de cabecera del movimiento pacifista de los años sesenta, constituye un modelo de humor negro y absurdo en la literatura estadounidense. Fue llevada a la gran pantalla en 1970, bajo la dirección de Mike Nichols, con Orson Welles y Anthony Perkins en los papeles protagonistas.

è Com comença... 
Fue un flechazo.
En cuanto Yossarian vio al capellán se enamoró perdidamente de él.
Yossarian estaba en el hospital porque le dolía el hígado, aunque no tenía ictericia. A los médicos les desconcertaba el hecho de que no manifestara los síntomas propios de la enfermedad. Si la dolencia acababa en ictericia, podrían ponerle un tratamiento. Si no acababa en ictericia y se le pasaba, le darían de alta, pero aquella situación les tenía perplejos.

è Moments...
(Pàg. 18)
(...) fuera del hospital continuaba la guerra. Los hombres se volvían locos y en recompensa les concedían medallas. En el mundo entero, a uno y otro lado de la línea de fuego, los chicos entregaban sus vidas por algo que, según les habían contado, era su patria. A nadie parecía importarle, y menos que a nadie a los chicos que entregaban sus jóvenes vidas.

(Pàg. 45) 
- (...) ¿Sabes lo que tarda en pasar un año cuando se está acabando? - le repitió Dunbar a Clevinger-. Esto -chasqueó los dedos-. Hace un segundo entrabas en la universidad con los pulmones llenos de aire fresco. Hoy eres un viejo.
- ¿Qué soy viejo? - preguntó Clevinger sorprendido-. ¿Qué quieres decir?
- Que eres viejo.
- No soy viejo.
- Te encuentras a pocos milímetros de la muerte cada vez que cumples una misión. ¿Cuántos años más puedes cumplir a tu edad? Hace medio minuto entrabas en el instituto, y un sujetador desabrochado era tu sueño más cercano al paraíso. Hace sólo un cuarto de segundo eras un niño con unas vacaciones de diez semanas que duraban cien mil años y sin embargo terminaban demasiado pronto. ¡Pum! Corren como un cohete. ¿Cómo demonios puedes retrasar el tiempo?.

(Pàg. 52) 
- (...) no podíamos aceptarlas porque éramos indios y los mejores hoteles no permitían la entrada de indios. El racismo era algo terrible, Yossarian. De verdad. Es terrible que traten a un indio leal y como Dios manda como a un negro, un italiano, un judío o un portorriqueño.

(Pàg. 69) 
-(...) ¿Qué me harían si me negara a cumplir las misiones? - preguntó en tono confidencial.
- Probablemente te fusilaríamos -contestó Wintergreen.
- ¡Cómo que me fusilaríais! -exclamó Yossarian sorprendido-. ¿Por qué ese plural? ¿Desde cuando estás de su parte?
- Si van a fusilarte, ¿de qué lado quieres que me ponga? -replicó Wintergreen.

(Pàg. 80)
Que murieran hombres era un asunto de necesidad; pero cuáles habían de morir era pura circunstancia, y Yossarian estaba dispuesto a ser víctima de cualquier cosa menos de la circunstancia. Pero así era la guerra.  Prácticamente lo único que había descubierto en su favor consistía en que pagaba bien y libraba a los niños de la perniciosa influencia de sus padres.

(Pàg. 95) 
A Clevinger le resultaba todo muy confuso. Ocurrían muchas cosas extrañas, pero a su juicio, la más extraña de todas era el odio, el odio brutal, implacable, sin disimulos, de los miembros del tribunal, que endurecía su expresión despiadada con una capa de venganza, que destellaba en sus ojos entrecerrados malévolamente, como brasas inextinguibles. Clevinger se quedó asombrado al descubrirlo. Lo habrían linchado si hubieran podido. Ellos tres eran adultos y él un muchacho, y lo odiaron mientas estuvo allí, lo odiaron cuando se marchó, se llevaron el odio consigo como un preciado tesoro cuando se separaron y se reintegraron a sus respectivas soledades.

(Pàg. 98)
Entre los dos puntos que separaban su nacimiento de su ascenso de extendían treinta y un deprimentes años de soledad y frustración.
El comandante Coronel había nacido demasiado tarde y demasiado mediocre. Algunas personas nacen mediocres, otras alcanzan la mediocridad, a otras se la imponen. En el caso del comandante Coronel, eran las tres cosas. Incluso entre las personas que carecían de todo interés él destacaba invariablemente por una carencia de interés aun mayor que la de los demás, y cuantos lo conocían se quedaban impresionados por el poco interés que despertaba.

(Pàg. 128)
Yossarian sabía perfectamente quién era Mudd. Era el soldado desconocido a quien nunca le habían dado una oportunidad, porque eso era lo único que se sabía de todos los soldados desconocidos: que nunca se les daba una oportunidad. Tenían que estar muertos.

(Pàg. 164)
Sí, quizá sea ésa la solución: actuar con arrogancia cuando deberíamos avergonzarnos de algo. Este truco nunca falla.

(Pàg. 211)
- (...) Agradece que estás sano.
- Y deprímete porque no vas a seguir así siempre.
- Alégrate de estar vivo.
- Y ponte furioso porque vas a morir.
- ¡Las cosas podrían ser peores! -exclamó ella.
- ¡Y muchísimo mejores! -vociferó acaloradamente Yossarian.
- Sólo has nombrado un motivo -protestó la mujer-. Según tú, puedes nombrar dos.
- Y no me vengas con que los caminos del Señor son inescrutables -añadió Yossarian, aplastando la siguiente objeción de la mujer del teniente Scheisskopf-. No tienen nada de inescrutables. Para empezar, no tiene ningún designio, y se limita a jugar. O es que se ha olvidado de nosotros. Ése es el Dios del que habla la gente, un cateto, un zafio torpe, descerebrado y vulgar. ¡Dios del cielo! ¿Cómo se puede reverenciar a un Ser Supremo que considera necesario incluir en Su divina creación fenómenos como las flemas o las caries dentales? ¿Qué coño le pasaba por esa mente malvada, astuta, escatológica, cuando privó a los viejos del control sobre el movimiento de sus intestinos? ¿Por qué demonios tuvo que crear el dolor?
- ¿El dolor? -la mujer del teniente Scheisskopf se aferró a aquella palabra con ademán victorioso-. El dolor es un síntoma muy útil. El dolor nos avisa de los peligros corporales.
- ¿Y quién ha creado esos peligros? -preguntó Yossarian. Soltó una cáustica carcajada-. Desde luego, hizo un acto de caridad con nosotros al concedernos el dolor. ¿No podía usar un timbre para comunicárnoslo, o uno de sus coros celestiales? O una instalación de tubos de neón azules y rojos al frente de cada persona. A cualquier fabricante de máquinas de discos se le habría ocurrido. ¿Por qué a Él no?
- Tendríamos un aspecto ridículo yendo por ahí con tubos de neón rojos en mitad de la frente.
- Pues estarán más guapos con los espasmos de la agonía o atontados de morfina, ¿verdad? ¡Es un metepatas colosal, inmortal! ¡Cuando piensas en las oportunidades y el poder de que disponía para haber realizado un buen trabajo y ves la porquería que ha hecho, te quedas boquiabierto ante su torpeza! (...)

(Pàg. 287)
-(...) ¡No tiene nada de absurdo arriesgar la vida por la patria! -declaró.
- Ah, ¿no? -preguntó el viejo-. ¿Qué es un país, al fina y al cabo? Un trozo de tierra rodeado por todas partes de fronteras, por lo general antinaturales. Los ingleses mueren por Inglaterra, los americanos por América, los alemanes por Alemania, los rusos por Rusia. Hay unos cincuenta o sesenta país luchando en esta guerra. No es posible que merezca la pena morir por todos ellos.
-Cualquier cosa por al que valga la pena vivir también vale la pena morir -dijo Nately.
- Y cualquier cosa por la que valga la pena morir -replicó el viejo blasfemo- vale la pena vivir. Es usted tan puro y tan inocente que casi me da lástima. ¿Cuántos años tiene? ¿Veinticinco? ¿Veintiséis?
- Diecinueve -respondió Nately-. Cumpliré veinte en enero.
- Si sigue usted vivo. -El viejo sacudió la cabeza, adoptando durante unos momentos el mismo aire ceñudo, susceptible y meditabundo de la vieja puritana-. Como no tenga cuidado, acabarán por matarlo, y me doy cuenta de que no va tener cuidado. ¿Por qué no tiene un poco de sentido común e intenta hacer lo mismo que yo? Quizá también llegue a los ciento siete años.
- Porque más vale morir de pie que vivir de rodillas -repuso Nately con altanera convicción-. Supongo que habrá oído eso alguna vez.
- Sí, desde luego -musitó el viejo traidor, volviendo a sonreir-. Pero mucho me temo que usted lo ha entendido al revés: más vale vivir de pie que morir de rodillas. Así es el dicho.

(Pág. 356)
- (...) Estoy loco. ¿Lo sabías?
- ¿Y qué?
- Loco de remate.
- ¿Y qué?
- Que estoy como una cabra. ¿Es que no lo entiendes? Estoy majara. Han enviado a casa a otra persona en mi lugar, por error. En el hospital hay un psiquiatra titulado que me ha examinado, y ése ha sido su veredicto. Soy un demente.
- ¿Y qué?
- ¿Cómo que y qué? - A Yossarian no le cabía en la cabeza que el doctor Danika no lo comprendiera-. ¿No te das cuenta de lo que eso significa? Puedes darme de baja y mandarme a casa. No van a mandar a luchar a un loco para que lo maten, ¿no?
- Y si no, ¿quién iría?

(Pàg. 424)
En un momento de divina intuición, el capellán había logrado dominar la útil técnica de la racionalización protectora, y desbordaba de alegría con su descubrimiento. Era milagroso. Comprendió que casi no había que hacer trampas para transformar el vicio en virtud, el embuste en verdad, la impotencia en abstinencia, la arrogancia en humildad, la estaba en filantropía, el robo en honradez, la blasfemia en sabiduría, la brutalidad en patriotismo y el sadismo en justicia. Cualquiera podía hacerlo; no requería una inteligencia especial. Simplemente requería falta de carácter.

(Pàg. 482)
La noche estaba plagada de horrores, y pensó que sabía cómo debió sentirse Cristo cuando andaba por el mundo, como un psiquiatra en una sala llena de majaras, como una víctima en un cárcel llena de ladrones. ¡Qué alegría le daría ver a un leproso!

(Pàg. 512)
El hombre es materia: en eso consistía el secreto de Snowden. Arrojadlo por una ventana y caerá. Prendedle fuego y quemará. Enterradlo y se pudrirá, como cualquier otro desperdicio. Una vez desaparecido el espíritu, el hombre es basura. En eso consistía el secreto de Snowden. La madurez lo es todo.
- Tengo frío - dijo Snowden--. Tengo frío.
- Vamos, vamos -dijo Yossarian-. Vamos, vamos.
Tiró del cordón del paracaídas de Snowden y cubrió su cuerpo con los blancos pliegues de nailon.
- Tengo frío.
- Vamos, vamos.

è Altres n'han dit...
La veritat dins la ficció, A viva veuYonkis ilustradosLecturas errantesUn libro al día, La sangre del león verde, Pinch Klub

è Enllaços:
Joseph Heller, el què en diu l'autorcontext, anàlisisàtira i dolor, sobre l'autoritat i la burocràciatrampa sil·logística, auge de la trampa 22, novel·la dadaista (a vegades) sense gràcia, novel·la nihilista? :-(((

dimarts, 3 de juny de 2014

Confusión de sentimientos - Stefan Zweig






"(...) odiaba amándolo y amaba odiándolo."





Stefan Zweig - Confusión de sentimientos. 
Barcelona: Acantilado, 2014

Verwirrung der Gefühle. Traducció de Joan Fontcuberta.
Col·lecció Narrativa del Acantilado, 235    i


è Què en diu la contraportada...
Roland, un joven estudiante, está a punto de abandonar los estudios cuando su padre decide enviarlo a la universidad de una pequeña ciudad de provincias. Allí, un brillante profesor despierta en él una nueva pasión: el amor al saber. Deslumbrado, el joven se acerca al maestro y le propone ayudarlo a concluir la gran obra de su vida. El profesor acepta el ofrecimiento, pero pocas veces manifiesta la gratitud que el discípulo ansía y en ocasiones incluso lo trata con una distancia que lo atormenta. Tan devoto como inseguro, Roland se pregunta por qué no es digno del interés de una persona tan maravillosa como el admirado maestro, ¿tan despreciable lo considera? La respuesta, sin embargo, es mucho más compleja y desconcertante de lo que podía sospechar, y sólo en el otoño de su vida, cuando él mismo se ha convertido en un respetado profesor, es capaz de evocar unos hechos que, ahora lo sabe, marcaron su vida más que todos los honores o los éxitos profesionales.

è Com comença... 
La intención era buena, la de mis estudiantes y colegas de la facultad: ahí está, elegantemente encuadernado y entregado con toda solemnidad, el primer ejemplar de la miscelánea que los filólogos me han dedicado con motivo de mi sexagésimo cumpleaños y de mis treinta años de actividad académica.

è Moments...
(Pàg. 18)
Nunca hasta entonces había oído hablar a un hombre de una manera tan entusiasta y realmente cautivadora; por primera vez experimenté lo que los latinos llamaban raptus, ese sentirse transportado por encima de uno mismo: no era para él ni para los demás para quienes hablaban aquellos labios arrebatados, sino que arrojaban el fuego interior de un hombre inflamado.

(Pàg. 19) 
El mundo se ha hecho más vasto y automáticamente el alma se tensa para igualarlo, también ella quiere ser vasta, también ella quiere penetrar en las profundidades extremas del bien y del mal: quiere descubrir y conquistar, como aquellos conquistadores; necesita una nueva lengua, una nueva fuerza. Y de la noche a la mañana surgen los que hablan esta lengua, los poetas: cincuenta, cien en una década, compañeros indómitos y libres que no cultivan los jardines de Arcadia ni versifican una mitología selecta como los poetastros cortesanos que  los precedieron, sino que asaltan los teatros, montan su campo de batalla en esos páramos donde antes sólo abundaban los animales de caza y los juegos más sanguinarios, y el olor de la sangre caliente está todavía en sus obras, su mismo drama es un circus maximus en el que las bestias salvajes de los sentimientos se embisten famélicas unas a otras. El furor de estos corazones apasionados se desata como el de los leones, cada uno quiere sobrepujar al otro en ferocidad y exaltación, todo se loe consienta a la descripción, todo le está permitido: incesto, asesinato, fechoría, crimen; el tumulto desmedido de todo lo humano celebra su ardorosa orgía; así como antes las bestias hambrientas se precipitaban fuera de su prisión así también ahora las pasiones ebrias se arrojan rugientes y peligrosas a la arena cerrada con estacas. Un único estallido explota como un petardo y dura cincuenta años, un vómito de sangre, una eyaculación, un salvajismo único que agarra y despedaza al mundo entero: apenas se distingue la voz y la figura individuales en esa orgía de fuerzas. Uno se inflama con el otro, cada uno aprende y roba del otro, cada uno lucha para superar y aventajar al otro, y sin embargo todos ellos no son sino gladiadores espirituales de una fiesta, esclavos desencadenados que el genio de la hora azota y azuza hacia delante. Los saca de los cuchitriles turbios y oscuros de los suburbios, así como de palacios: Ben Jonson, nieto de albañil; Marlowe, hijo de zapatero; Massinger, retoño de un ayuda de cámara; Phipip Sydney, rico y sabio hombre de Estado, pero el torbellino de fuego los arrastra a todos juntos; hoy son celebrados, mañana revientan; Kyd, Heywood, hundidos en la más profunda miseria, mueren de hambre como Spencer en King Street, todos llevan una vida fuera de lo normal, son pendencieros, frecuenta a prostitutas, son comediantes, tramposos, pero poetas, poetas, poetas lo son todos. Shakespeare es sólo su centro, the very age and body of the time, pero no tienen tiempo para separarlo de los otros, tan impetuoso es este tumulto, con tanta exuberancia las obras brotan una en la otra, tan embrollada es la madeja de las pasiones. Y de repente, en medio de sacudidas como las alas en ascenso, esa erupción de la humanidad, la más espléndida, se desploma, el drama llega a su fin, Inglaterra está agotada y durante cientos de años la niebla gris y húmeda del Támesis pesa lúgubre de nuevo sobre el espíritu: en una sola arremetida toda una generación ha escalado todas las cimas de la pasión y ha descendido a sus abismos, ha escupido del pecho ardiente su alma exuberante y loca. Ahora el país está allí, cansado y exhausto; un puritanismo quisquilloso cierra los teatros y pone fin así al discurso apasionado, la Biblia vuelve a tomar la palabra, la palabra divina, allí donde la más humana de las palabras había hecho la confesión más fervorosa y donde una única generación llevada por su ardor había vivido de una sola vez por miles de otras.

(Pàg. 21)
A un fenómeno, a un hombre, siempre se le reconoce sólo por su llama, por su pasión. Porque todo espíritu nace de la sangre, todo pensamiento brota de la pasión, toda pasión del entusiasmo.

(Pàg. 22)
Apasionado y capaz de comprenderlo todo sólo apasionadamente, con el ímpetu de todos mis sentidos, me había sentido por primera vez conquistado por un profesor, por un hombre, había sentido una fuerza superior ante la que era un deber y un placer inclinarse.

(Pàg. 33)
Había tenido un primer barrunto de la inmensidad intrincada del mundo intelectual, tan seductor para mí como lo había sido la vida de aventuras de las ciudades, pero al mismo tiempo experimenté el miedo pueril de no poder dominarlo; y así economicé en sueño, en placeres, en conversaciones, en toda forma de distracción, sólo para aprovechar el tiempo, cuyo valor comprendía ahora por primera vez.

(Pàg. 42)
En casa hablaba poco, y menos a su mujer. Y con una sorpresa angustiada y casi vergonzosa reconocí, joven inexperto, que una sombra se cernía allí entre dos seres, una sombra ondeante y siempre presente, hecha de un material imperceptible, pero que, no obstante, los aislaba completamente el uno del otro, y por primera vez vislumbré cuánto secreto esconde la fachada de un matrimonio.

(Pàg. 45) 
Siendo belleza ella misma, la juventud no necesita transfiguración: en su exceso de fuerzas vivas aspira a la tragedia y permite gustosa que la melancolía absorba dulces sorbos de su sangre todavía inexperta.

(Pàg. 51)
Por primera vez me fue concedido, a mí, joven todavía en ciernes, penetrar en el misterio de la creación: vi cómo el pensamiento, todavía incoloro, todavía puro calor líquido, manaba del crisol de la emoción impulsiva cual metal fundido para una campana, cómo después se enfriaba poco a poco y encontraba su forma, y esta forma se redondeaba y se revelaba en todo su vigor, hasta que finalmente salía clara y distinta la palabra y daba al sentimiento poético, como el badajo que hace resonar la campana, el lenguaje de los hombres.

(Pàg. 63)
Y entonces..., todavía hoy lo recuerdo, "estalla de repente la tempestad de las palabras, aquel mar infinito de la pasión que, desde los límites de las tablas lanza a todas las épocas y a todas las zonas del corazón humano sus olas sangrientas, incansables, alegres y trágicas, con todas sus variantes y hechas a la imagen del hombre por excelencia: el teatro de Inglaterra, el drama shakespeariano".

(Pàg. 76) 
(...) ese verdugo al que, a pesar de todo, yo estaba amorosamente atado, al que odiaba amándolo y amaba odiándolo.

(Pàg. 87)
Desde siempre he abominado el adulterio, pero no por una moral rancia, por mojigatería o por virtud, no tanto porque significa un robo en la oscuridad, la apropiación de un cuerpo que pertenece a toro, sino porque casi todas las mujeres en esos momentos traicionan lo más secreto de sus esposos: toda mujer es una Dalila que sustrae al hombre engañado el misterio más humano para arrojarlo a un extraño: el misterio de su fuerza o de su debilidad.

(Pàg. 95)
(...) desde aquella noche de hace cuarenta años, me parece infantil e insignificante todo lo que nuestros narradores y poetas cuentan en los libros como extraordinario y todo lo que en los teatros se disfraza de tragedia. ¿Es por comodidad, por cobardía o estrechez de miras el que se limiten a dibujar la zona superior y luminosa de la vida, donde los sentidos juegan abierta y legalmente, mientras abajo, en los sótanos, en las cavernas y en las cloacas del corazón pululan, lanzando destellos fosforescentes, las verdaderas y peligrosas bestias de la pasión, se aparean y se devoran a escondidas, bajo todas las formas de mezcolanza más fantásticas? ¿Los asusta el aliento ardiente y corrosivo de los instintos demoníacos, el vapor de la sangre hirviendo? ¿Tienen miedo a ensuciar sus manos demasiado delicadas en las úlceras de la humanidad, o su mirada, acostumbrada a claridades más sólidas, no encuentra el camino para bajas los peldaños resbaladizos y peligros, chorreantes de putrefacción?

(Pàg. 96)
Pero aquí un hombre se reveló ante mí en toda su desnudez, aquí un hombre se rasgó el pecho, ávido de descubrirme su corazón roto a golpes, envenenado, consumido y supurante. Una voluptuosidad indómita se martirizaba, se flagelaba voluntariamente en aquella confesión contenida durante años y años. Sólo quien durante toda una vida había sentido vergüenza, había bajado la cabeza y se había escondido podía, bajo los efectos de una embriaguez tan abrumadora, descender hasta el rigor de tal confesión. Pedazo a pedazo, un hombre arrancó la vida de su pecho, y en aquella hora, yo, un muchacho, penetré azorado, por primera vez, en las inimaginables profundidades del sentimiento humano.

(Pàg. 103)
Ahora comprendía con horrible claridad la cruel confusión de aquella noche cuando él, sonámbulo de sus todopoderosos sentidos, había subido los crujientes peldaños para salvarse a sí mismo y salvar nuestra amistad con una palabra ofensiva.

è Altres n'han dit...

è Enllaços: