dilluns, 18 de març de 2013

Amberes - Roberto Bolaño






"No temas, aunque sólo pueda contarte historias tristes, no temas..."



Bolaño, Roberto. Amberes
Barcelona:  Anagrama, 2002 


Col·lecció Narrativas hispánicas, 331 i



è Què en diu la contraportada...
Un policía perdido en la ruta que media entre Castelldefels y Barcelona, una pelirroja de la que todos hablan pero nadie ha visto, un vagabundo jorobado que vive el bosque, un asesinato congelado en la memoria de unos pocos, escenas sadomasoquistas que aparecen como relámpagos, protagonizadas por el policía y una mujer misteriosa, una película que alguien proyecta en el bosque y en donde parece esconderse la clave de la historia. Una novela que transcurre a orillas de un mar desierto, durante un largo otoño, aunque las cuentas del verano están aún sin saldar.
  
è Com comença...
El muchacho se acerca a la casa. Vereda de alerces. La Fronda. Collar de lágrimas. El amor es una mezcla de sentimentalismo y sexo (Burroughs). La mansión sólo es fachada y la desmantelan para instalarla en Atlanta. 1959. Todo está envejecido. No es un fenómeno reciente. Todo cagado desde hace mucho tiempo.

è Moments...
(Pàg. 25)
Estoy solo, toda la mierda literaria ha ido quedando atrás, revistas de poesía, ediciones limitadas, todo ese chiste gris quedó atrás...

(Pàg. 37)
Le dije a mi amiga judía que era muy triste estar horas en un bar escuchando historias sórdidas. No había nadie que tratara de cambiar de tema. La mierda goteaba de las frases a la altura de los pechos (...).

(Pàg. 46) 
Es absurdo ver princesas encantadas en todas las muchachas que pasan. ¿Quién te crees que eres, un trovador?

(Pàg. 76)
La soledad es una vertiente del egoísmo natural del ser humano.

(Pàg. 90)
"Un camping debe de ser lo más parecido al Purgatorio"

(Pàg. 91)
Un campista me descubrió, paseaba y fue él quien avisó a la policía. Ahora, bajo el cielo nublado, me rodean hombres de uniforme azul y blancos. Guardias civiles, fotógrafos de periódicos sensacionalistas o tal vez sólo turistas aficionados a fotografiar cadáveres. Curiosos y niños. No es el Paraíso, pero se le parece.

(Pàg. 101) 
No temas, aunque sólo pueda contarte historias tristes, no temas...

(Pàg. 103)
No hay reglas. ("Díganle al estúpido de Arnold Bennet que todas las reglas de construcción siguen siendo válidas sólo para las novelas que son copias de otras.")

(Pàg. 114)
La muchacha se sentó en la terraza de un "restaurante" y pidió un vaso de vino blanco. Sobre su cabeza estaba la lona verde y un poco más arriba el verano.

è Altres n'ha dit...

1 comentari:

  1. Un llibre complicat de collons, eh? Tot un univers contret en una història sòrdida, obscura, asfixiant, trista... És com la recordo.

    ResponElimina