dissabte, 26 de setembre de 2009

Planilandia - Edwin A. Abbott

Abbot, Edwin A. Planilandia. Una novela de muchas dimensiones.
Palma: Olañeta, Editor, 1999










Flatland. A romance of many dimensions.
Traducció de José Manuel Álvarez FlórezCol·lecció Torres de Viento, 2
Il·lustrat per l’autor.


>> Què en diu la contraportada...
Planilandia es un clásico de la ciencia-ficción y un libro precursor en muchos sentidos.
Relato desbordante de ingenio matemático al tiempo que aguda sátira social, Planilandia es una novela muy divertida, pero también inquietante, por lo que plantea sobre las limitaciones de nuestra percepción cotidiana.
Situado en la tradición de fantasía y sátira social que incluye Los Viajes de Gulliver, Alicia en el País de las Maravillas y Animal Farm, Abbott se ríe de la rígida estructura de clases y de la preocupación por las apariencias de su sociedad victoriana al tiempo que plantea una cuestión subyacente que hoy resulta tan provocativa como hace cien años: ¿Podríamos ser nosotros y todo lo que vemos a nuestro alrededor tan sólo una sección de otros mundos de dimensiones superiores?

>> Com comença...
Esta obra se la dedica
A
Los habitantes del ESPACIO EN GENERALY a H.C. EN PARTICULAR
Un humilde nativo de Planilandia,
Con la esperanza de que
Aunque fue iniciado en los misterios
De las TRES dimensiones
Habiendo estado familiarizado previamente
Con SÓLO DOS
Los ciudadanos de esa región celeste puedan
Aspirar a elevarse más y más
Hasta los secretos de CUATRO, CINCO O HASTA SEIS dimensiones
Contribuyendo así
A ampliar LA IMAGINACIÓN
Y al posible desarrollo
Del rarísimo y excelentísimo don de la MODESTIA
Entre las razas superiores
De la HUMANIDAD SÓLIDA


>> Moments...
(Pàg. 24)
(...) Se trata de una cuestión interesante, ésta del origen de la luz, investigada a menudo en los tiempos antiguos y que, aunque se ha intentado aclarar repetidamente, el único resultado ha sido llenar nuestros manicomios con los presuntos aclaradores.

(Pàg. 26)
La MÁXIMA LONGITUD o anchura de un habitante plenamente desarrollado de Planilandia puede considerarse que es de unos veintisiete centímetros y medio .Los treinta centímetros pueden considerarse un máximo.
Nuestras mujeres son líneas rectas.
Nuestros soldados y clases más bajas de trabajadores son triángulos, con dos lados iguales de unos veintisiete centímetros de longitud, y una base o tercer lado corto (no supera a menudo el centímetro y cuarto) que sus vértices forman un ángulo muy agudo y formidable.

(Pàg. 28)
Sucede así que, entre los miembros más brutales y temibles de la clase militar (criaturas que se sitúan casi al mismo nivel que las mujeres en cuanto a la escasez de inteligencia), cuando aumenta la capacidad mental necesaria para emplear positivamente su tremenda capacidad de penetración, decrece esa misma capacidad de penetración.
¡Qué admirable es esta Ley de Compensación! ¡Y que prueba tan perfecta de la armonía natural y, casi podría decir, del origen divino de la constitución aristocrática de los estados de Planilandia!

(Pàg. 34)
Hay paz, en la medida en que puede aplicarse ese nombre a la ausencia de carnicería, pero hay inevitablemente poca armonía de gustos o actividades (...)

(Pàg. 35)
(...) pero ninguna mujer puede albergar la menor esperanza para su sexo. “La mujer siempre será mujer”, es un decreto de Naturaleza; y hasta las propias leyes de la evolución parecen suspenderse en perjuicio suyo.

(Pàg. 74)
Parecía ser que aquel pobre e ignorante monarca (como él se llamaba) estaba convencido de que la línea recta que él llamaba su reino, y en la que transcurría su existencia, constituía la totalidad del mundo, y en realidad la totalidad del espacio.

(Pàg. 83)
- ¡Oh ser ignorante y obstinado! Os creéis la perfección de la existencia y sois en realidad el más imperfecto y estúpido de todos los seres. ¡Os ufanáis de ver, cuando no podéis ver más que un punto! Os vanagloriáis de deducir la existencia de una línea recta; pero yo puedo ver líneas rectas y deducir la existencia de ángulos, triángulos, cuadrados, pentágonos, hexágonos e incluso círculos. ¿Por qué desperdiciar más palabras? Basta con decir que soy la plenitud de vuestro yo incompleto. Vos sois una línea, pero yo soy una línea de líneas, lo que en mi país se llama un cuadrado: e incluso yo, pese a ser infinitamente superior a vos, soy poca cosa entre los grandes nobles de Planilandia, de donde he venido a visitaros, con la esperanza de iluminar vuestra ignorancia.



(Pàg. 90)
Desconocido. ¡Bah! ¿Qué sabéis vos del espacio? Definid el espacio.
Yo. El espacio, mi señor, es altura y anchura indefinidamente prolongadas
Desconocido: Exactamente: ¿veis como no sabéis siquiera lo que es el espacio? Creéis que sólo tiene dos dimensiones; pero yo he venido a informaros de una tercera: hay altura, anchura y longitud.

(Pàg. 100)
- Esto es la locura o es el infierno.
- No es ninguna de las dos cosas –contestó parsimoniosamente la voz de la esfera-, es el conocimiento; son las tres dimensiones: abrid los ojos de nuevo y procurad mirar firmemente.

(Pàg. 102)
Atónito con la visión de los misterios de la tierra, desvelados así ante mi ojo indigno, dije a mi compañero:
- Me he hecho como Dios. Pues los sabios de nuestro país dicen que ver todas las cosas, o como dicen ellos, la omnividencia, es una atributo exclusivo de Dios.
Había un leve tono de burla en la voz de mi maestro cuando me contestó:
-¿De veras? Entonces hasta los carteristas y asesinos de mi país mercen que les rindan culto como a dioses vuestros sabios, pues no hay ni uno solo de ellos que no vea tanto como veis vos ahora. Pero confiad en mí, vuestros sabios están equivocados.

(Pàg. 114)
-Mirad –dijo mi guía-, habéis vivido en Planilandia; habéis recibido una visión de Linealandia; os habéis remontado conmigo hasta las altura de Espaciolandia; ahora, con la finalidad de que completéis el ámbito de vuestra experiencia, os conduzco hacia abajo, hasta las profundidades más hondas de la existencia, hasta el reino de Puntolandia, el abismo de donde no hay dimensiones.

>> Altres han dit...
Revista de Letras, Novadors.org,

>> Enllaços:
Edwin A. Abbott, The Times (1926), Carl Sagan explicant la història, Benvinguts a Planilandia, analogia dimensional, Dimensions, Geometria, Gestalt, Comencem per la quarta dimensió (segons la física), La quarta dimensió (segons la matemàtica), imaginem-nos-la, La pel·lícula, Epifania, Clasisme..., i rol social, Hacia arriba pero no hacia el norte

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada