diumenge, 28 d’abril de 2013

Sostiene Pereira - Antonio Tabucchi








"Es difícil tener convicciones precisas cuando se habla de las razones del corazón, sostiene Pereira."



Tabucchi, Antonio. Sostiene Pereira.
Barcelona:  RBA, 1995


Una testimonianza. Traducció de Carlos Gumpert i Xavier González.
Col·lecció Narrativa de hoy


è Què en diu la contraportada...
Con gran maestría narrativa, Antonio Tabucchi nos cuenta la historia de Pereira, un viejo y sensible periodista en la Lisboa de 1938, en plena dictadura de Salazar.

è Com comença...
Sostiene Pereira que le conoció un día de verano. Una magnífica jornada veraniega, soleada y aireada, y Lisboa resplandecía. Parece que Pereira se hallaba en la redacción, sin saber qué hacer, el director estaba de vacaciones, él se encontraba en el aprieto de organizar la página cultura, porque el Lisboa contaba ya con una página cultural, y se la habían encomendado a él. Y él, Pereira, reflexionaba sobre la muerte.

è Moments...
(Pàg. 31)
(...) se puso a escribir "Se cumplen tres años de la desaparición del gran poeta Fernando Pessoa. Hombre de cultura inglesa, había decidido escribir en portugués porqué sostenía que su patria era la lengua portuguesa. Nos ha dejado bellísimas poesías dispersas en revistas y un largo poema, Mensaje, que es la historia de Portugal vista por un gran artista que amaba a su patria". Releyó lo que había escrito y le pareció nauseabundo, la palabra es nauseabundo, sostiene Pereira. Entonces arrojó la hoja a la papelera y escribió: "Fernando Pessoa nos dejó hace tres años. Son pocos los que han sabido de él, casi nadie, en realidad. Vivió en Portugal como un extranjero, tal vez porque era un extranjero en todas partes. Vivía solo, en modestas pensiones o habitaciones alquiladas. Le recuerdan sus amigos, sus compañeros, aquellos que aman la poesía."
Después cogió el pan con la tortilla y le dio un mordisco.

(Pàg. 38) 
(...) El problema es que usted no debería meterse en problemas que son más grandes que usted, hubiera querido responder Pereira. El problema es que el mundo es un problema, y seguramente no seremos ni usted ni yo quienes lo resolvamos, hubiera querido decirle Perereira. El problema es que es usted joven, demasiado joven, podría ser mi hijo, hubiera querido decirle Pereira, pero no me gusta que usted me tome por su padre, yo no estoy aquí para resolver sus contradicciones. El problema es que entre nosotros ha de haber una relación correcta y profesional, hubiera querido decirle Pereira, y que debe usted aprender a escribir, porque, de otro modo, si escribe con las razones del corazón, va usted a tropezarse con grandes complicaciones, se lo puedo asegurar.
Pero no dijo nada de todo eso.

(Pàg. 39)
Es difícil tener convicciones precisas cuando se habla de las razones del corazón, sostiene Pereira.

(Pàg. 53) 
(...) Escúchame con atención, Pereira, dijo Silva, ¿tu crees aún en la opinión pública?, pues bien, la opinión pública es un truco que han inventado los anglosajones, los ingleses y los americanos, son ellos los que nos están llenando de mierda, perdona la expresión, con esa idea de la opinión pública, nosotros no henos tenido nunca sus sistema político, no tenemos sus tradiciones, no sabemos qué son los trade unions, nosotros somos gente del Sur, Pereira, y obedecemos a quien grita más, a quien manda.

(Pàg. 78)
"(...) Una vida no ejemplar, un poeta altisonante, un hombre lleno de sombras y de componendas. Una figura nada modélica, y por esos le recordamos."

(Pàg. 96)
(...) a los sacerdotes hay que confesarles las propias culpas y yo no me siento culpable de nada en especial, pero sin embargo siento el deseo de arrepentirme, siento nostalgia del arrepentimiento.


è Altres n'han dit...
Llibres per llegir, Llibres i més llibresNosaltres llegim, Un libro al díaAl calor de los libros, El librepensador, La cuesta de Moyano, La biblioteca de AsteriónLa Vanguardia

è Enllaços:
Antonio Tabucchi, punt de partida, bildungsromanper llegir i no oblidar, novel·la polisemàntica, la Mort omnipresent,  l'escenari portugués, llimonada i truitala confederació d'ànimes, Lisboa, compte de fades?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada