dilluns, 5 de setembre de 2011

1Q84 - Haruki Murakami


Murakami, Haruki. 1Q84
Barcelona: Tusquets Editores, 2011







1Q84
Traducció de Gabriel Álvarez Martínez


>> Què en diu la contraportada...
 En japonés, la letra q y el número 9 son homófonos, los dos se pronuncian kyu, de manera que 1Q84 es, sin serlo, 1984, una fecha de ecos orwellianos. Esa variación en la grafía refleja la sutil alteración del mundo en que habitan los personajes de esta novela, que es, también sin serlo, el Japón de 1984. En ese mundo en apariencia normal y reconocible se mueven Aomame, una mujer independiente, instructora en un gimnasio, y Tengo, un profesor de matemáticas. Ambos rondan los treinta años, ambos llevan vidas solitarias y ambos perciben a su modo leves desajustes en su entorno, que los conducirán de manera inexorable a un destino común. Y ambos son más de lo que parecen: la bella Aomame es una asesina; el anodino Tengo, un aspirante a novelista al que su editor ha encargado un trabajo relacionado con La crisálida del aire, una enigmática obra dictada por una esquiva adolescente. Y, como telón de fondo de la historia, el universo de las sectas religiosas, el maltrato y la corrupción, un universo enrarecido que el narrador escarba con precisión orwelliana.

>> Com comença...
La radio del taxi retansmitía un programa de música clásica por FM. Sonaba la Sinfonietta de Janácek. En medio de un atasco, no podía decirse que fuera lo más apropiado para escuchar. El taxista no parecía prestar demasiada atención a la música. Aquel hombre de mediana edad simplemente observaba con la boca cerrada la interminable fila de coches que se extendía ante él, como un pescador veterano que, erguido en la proa, lee la aciaga línea de convergencia de las corrientes marinas. Aomame, bien recostada en el asiento trasero, escuchaba la música con los ojos entornados.

>> Moments...
(Pàg. 33)
- (...) También sientes un gran respeto por la tarea de escribir. ¿Por qué? Porque te gusta escribir. Eso es algo que valoro. Que a uno le guste escribir es la cualidad más importante para todo aspirante a escritor.
- Pero con eso no basta.
- Por supuesto. Con eso no basta. Tiene que haber “algo especial”.

(Pàg. 41)
(...) La mayoría de la gente no sabe cuál es el valor de una novela, pero no quieren quedarse al margen. Por eso, cuando hay un libro que ha ganado un premio y está en boca de todos, lo compran y lo leen.

(Pàg. 227)
- (...) “Se considera que toda arte, todo anhelo, así como cualquier acto y búsqueda aspiran a alguna forma de bien. Por consiguiente, se puede determinar correctamente que el bien es aquello a lo que todas las cosas aspiran.”
- ¿Qué es eso?
- Aristóteles. Ética a Nicómaco. ¿Has leído algo de Aristóteles?
- Casi nada.
- Deberías hacerlo. Seguro que te gustaría. Yo, cuando no tengo nada que leer, leo filosofía griega. Nunca me canso. Siempre aprendes algo de ella.
- ¿Y a cuento de qué viene esa cita?
- El resultado de todas las cosas es, dicho de otra manera, el bien. El bien es, a saber, el resultado de todo. Dejemos las dudas para mañana –contestó Komatsu-. Viene a cuento de eso.
- ¿Qué diría Aristóteles sobre el Holocausto?
Komatsu agrandó aún más su sonrisa de luna creciente.
- Aristóteles se refiere principalmente al arte, las ciencias y la artesanía (...).

(Pàg. 243)
Aomame se preguntaba a menudo qué significa ser libre. ¿Significaría que, aunque uno escape de una jaula, se encontrará inevitablemente en otra diferente y mayor?

(Pàg. 296)
Tengo nunca había subido al monte Fuji. Tampoco a la Torre de Tokio. Ni siquiera a la azotea de un rascacielos. Nunca le habían atraído las alturas. Tengo se preguntó a qué se debería. Tal vez a que siempre había vivido mirando al suelo.

(Pàg. 406)
- Quiero que me responda con sinceridad –dijo la señora-: ¿Tiene usted miedo a morir?
La respuesta se demoró. Aomame negó con la cabeza.
- Comparado con el miedo que tengo a vivir siendo yo misma, no.

(Pàg. 445)
El momento de la muerte es algo importante para el ser humano. La manera de nacer no se puede elegir, pero sí la de morir

(Pàg. 687)
Posiblemente no tenía más remedio que aceptar aquel nuevo mundo en silencio, con independencia de cómo hubiera surgido. No había margen para elegir. En el mundo que había existido hasta entonces tampoco había margen para elegir. Era lo mismo. “Para empezar”, se dijo Tengo a sí mismo, “si tuviera algo que objetar, ¿a quien demonios podría quejarme?”.


>> Altres n'han dit...
Llegir en cas d'incendi, Un xic de llum, Lector mal-heridoLector-eEl lamento de Portnoy, Libros y LiteraturaOusferratsEntre montones de libros,

>> Enllaços:
Haruki Murakami, l'autor parla de la seva obrala gènesi de la idea, dissociació de la realitatl'allargada ombra del pare, estructura i resultatparlem massa i sabem massa poc, sobre la realitat i el caospugeu..., pugeu al tobogan per veure la lluna, tot rastrejant 1Q84pensa en Vanguardia, música, música, més música...Notes sobre la Sinfonietta de Janacek, Compte!!! no obris pas la porta.SajalinPunt i final.

3 comentaris:

  1. El vaig llegir fa poquet i em va semblar una obra sublim. Segurament el llibre més complet i complex de l'autor, escrit i trenat d'una manera meravellosa. Espero amb moltes ganes que surti la tercera part, i ja no queda gens, ara a la tardor la tindrem per aquí!

    ResponElimina
  2. XeXu,
    gràcies pel teu comentari.
    Personalment, a l'acabar la lectura de 1Q84, m'he sentit força desencantat.
    Pel que fa a la seva trama fantàstica, onírica o irreal, crec que queda força lluny de, per exemple, Kafka a la platja molt més potent i suggerent.

    Pel que fa al fil realista, la història m'és molt llunyana, els personatges poc creïbles i completament sobrepassats, per exemple, per l'argument de Afterdark o Al sur de la frontera, al oeste del sol.
    Tot plegat, no sóc ningú per treure cap mèrit a l'autor (al contrari, em trec el barret davant el seu desplegament imaginatiu i la seva capacitat), però entenc que l'obra està molt sobrevalorada.

    Lector-e,
    a tí por tus contenidos. Estás en tu casa.

    ResponElimina