Historias de cronopios y de famas - Julio Cortázar




"Lo verdaderamente nuevo da miedo o maravilla."






Cortázar, Julio. Historias de cronopios y de famas. 
Madrid: Santillana, 2007. 




 Que en diu la contraportada...
Historias de cronopios y de famas es uno de los libros legendarios de Julio Cortázar. Postulación de una mirada poética capaz de enfrentar las miserias de la rutina y del sentido común, el escritor argentino toma aquí partido por la imaginación creadora y el humor corrosivo de los surrealistas. Esta colección de cuentos y viñetas entrañables es una introducción privilegiada al mundo inagotable de uno de los más grandes escritores del siglo XX y un antídoto seguro contra la solemnidad y el aburrimiento.

 Com comença...
La tarea de ablandar el ladrillo todos los días, la tarea de abrirse paso en la masa pegajosa que se proclama mundo, cada mañana topar con el paralelelpípedo de nombre repugnante, con la satisfacción perruna de que todo está en su sitio, la misma mujer al lado, los mismos zapatos, el mismo sabor de la misma pasta dentrífica, la misma tristeza de las casas de enfrente, del sucio tablero de ventans de tiempo con su letro “Hotel de Belgique”.
Manual de instrucciones.

 Moments...
(Pàg. 26)
Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire.
Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj (Manual de instrucciones)

(Pàg. 66)
Cuando se pone un espejo al oeste de la isla de Pascua, atrasa. Cuando se pone un espejo al este de la isla de Pascua, adelanta. Con delicadas mediciones puede encontrarse el punto en que ese espejo estará en hora, pero el punto que sirve para ese espejo no es garantía de que sirva para otro, pues los espejos adolecen de distintos materiales y reaccionan según les da la real gana.
Conducta de los espejos en la isla de Pascua (Material plástico)

(Pàg. 69) 
Mi secretaria lloraba, leyendo el decreto por el cual me dejaban cesante. Para consolarme decidí abstraer sus lágrimas, y por un rato me deleité con esas diminutas fuentes cristalinas que nacían en el aire y se aplastaban en los biblioratos, el secante y el boletín oficial. La vida está llena de hermosuras así.
Posibilidades de la abstracción (Material plástico)

(Pàg. 70)
Un señor toma el tranvía después de comprar el diario y ponérselo bajo el brazo. Media hora más tarde desciende con el mismo diario bajo el mismo brazo.
Pero ya no es el mismo diario, ahora es un montón de hojas impresas que el señor abandona en un banco de plaza.
Apenas queda solo en el banco, el montón de hojas impresas se convierte otra vez en diario, hasta que un muchacho lo ve, lo lee y lo deja convertido en un montón de hojas impresas.
Apenas queda solo en el banco, el montón de hojas impresas se convierte otra vez en un diario, hasta que una anciana lo encuentra. Luego se lo lleva a su casa y  en el camino lo usa para empaquetar medio kilo de acelgas, que es para lo que sirven los diarios después de estas excitantes metamorfosis.
El diario a diario (Material plástico)

(Pàg. 81)
Lo verdaderamente nuevo da miedo o maravilla. Estas dos sensaciones igualmente cerca del estómago acompañan siempre la presencia de Prometeo: el resto es la comodidad, lo que siempre sale más o menos bien (...).
Qué tal, López (Material plástico)

(Pàg. 100) 
Yo no sé, mira, es terrible cómo llueve. Llueve todo el tiempo, afuera tupido y gris, aquí contra el balcón con goterones cuajados y duros, que hacen plaf y se aplastan como bofetadas uno detrás de otro qué hastío.
Aplastamiento de las gotas (Material plástico)

(Pàg. 112)
Y mira el aire, pero no ve ninguna esperanza, y suspira satisfecho.
Alegría del cronopio (Historias de cronopios y de famas)

(Pàg. 129) 
Una fama descubrió que la virtud era un microbio redondo y lleno de patas.
La cucaracha estrecha (Historias de cronopios y de famas)

(Pàg. 145)
Un cóndor cae como un rayo sobre un cronopio que pasa por Tinogasta, lo acorrala contra una pared de granito, y dice con gran petulancia, a saber:
Cóndor.- Atrévete a afirmar que no soy hermoso.
Cronopio.- Usted es el pájaro más hermoso que he visto nunca.
Cóndor.- Más todavía.
Cronopio.- Usted es más hermoso que el ave del paraíso.
Cóndor.- Atrévete a decir que no vuelo alto.
Cronopio.- Usted vuela a alturas vertiginosas, y es por completo supersónico y estratosférico.
Cóndor.- Atrévete a decir que huelo mal.
Cronopio.- Usted huele mejor que un litro entero de colonia Jean-Marie Farina.
Cóndor.- Mierda de tipo. No deja ni un claro donde sacudirle un picotazo.
Sus historias naturales. Cóndor y cronopio (Historias de cronopios y de famas)

 Altres n'han dit...
AsomadoenlaventanaCrítica literaria y otros escritos, Te con sal, Un libro al día, Pep Grill.

 Enllaços:
Julio Cortázar, contexttècniques i recursos, disseccióels temes, més enllà del surrealisme, mori la conformitat!, jocs lingüístics, què cony és un cronopio?contrapel, contrallum, ... contratot.


Comentaris

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entrades populars d'aquest blog

-Uf, va dir ell - Quim Monzó

En directo del Gólgota - Gore Vidal

La biblioteca fantasma - Jordi Masó

Crímenes ejemplares - Max Aub

El mestre d'ànimes - Irène Némirovsky